Acusan a Assange, pero no por publicar información secreta

Acusan a Assange, pero no por publicar información secreta

Muchas personas, incluidos algunos antiguos admiradores, han llegado a detestar a Julian Assange. Pero no es necesario que te guste el fundador de WikiLeaks para preocuparte si su acusación federal  -revelada el pasado jueves después de que fue arrestado en la Embajada de Ecuador en Londres- presagia una ofensiva contra la libertad de prensa.

Esa preocupación se alivia hasta cierto punto, pero no del todo, por el hecho de que la acusación no impone a Assange un delito por publicar información clasificada en WikiLeaks. Eso realmente habría sido un golpe frontal a lo que los periodistas hacen regularmente. Más bien, la acusación alega que Assange conspiró en 2010 con Chelsea Manning, una analista de inteligencia del Ejército de EE.UU en Irak, para descifrar una contraseña del gobierno en busca de material secreto para su divulgación.

Esa es una cuestión de enorme importancia, puesto que los periodistas están debidamente protegidos por la 1ª Enmienda, incluso cuando publican información clasificada que les ha sido proporcionada por sus fuentes. Pero si Assange cruzó la línea al conspirar para facilitar el robo de la información, eso es un asunto muy diferente.

El supuesto plan para descifrar la contraseña aparentemente no tuvo éxito, pero WikiLeaks publicó miles de archivos que Manning descargó. Algunas de las revelaciones, como un video de 2007 de un ataque a un helicóptero Apache que mató a 12 civiles en Bagdad, lo calificaron como una denuncia de irregularidades. Pero otros, incluidos los cables diplomáticos confidenciales, socavaron la política exterior de Estados Unidos sin exponer ningún delito. Manning cumplió siete años de una sentencia de 35 años de prisión antes de recibir una conmutación del entonces presidente Obama.

Más recientemente, WikiLeaks fue responsable de la liberación de miles de correos electrónicos del partido demócrata durante la campaña electoral de 2016, correos electrónicos que el fiscal especial, Robert S. Mueller III, dijo que fueron proporcionados por agentes rusos, (Assange ha negado cualquier vínculo con la inteligencia rusa). En 2017, el entonces director de la CIA, Michael R. Pompeo, describió a WikiLeaks como "un servicio de inteligencia hostil no estatal a menudo instigado por actores estatales como Rusia".

Al margen de si uno está de acuerdo con las tácticas de Assange o no, habría sido muy alarmante si el Departamento de Justicia hubiera elegido procesarlo bajo la Ley de Espionaje, lo que hace que sea un delito transferir información confidencial de la defensa a "cualquier persona que no tenga derecho a recibirla", tratar la publicación de dicha información como una violación de la Ley de espionaje podría disuadir a los denunciantes, mantener al público en la oscuridad sobre las irregularidades oficiales y pondría un obstáculo irrazonable en el camino de los periodistas.

La acusación no revelada, afortunadamente, se aleja de sentar ese precedente. Aunque se alega que Assange y Manning intentaron piratear una computadora del Departamento de Defensa" en cumplimiento de un acto criminal en violación de las leyes de Estados Unidos", incluidas las disposiciones de la Ley de Espionaje, el cargo real es que Assange conspiró con Manning para cometer el delito de intrusión informática.

Incluso si uno considera a Assange como periodista, eso no lo exime de cumplir con una ley contra el fraude informático. El gobierno tiene la posición de demostrar que él conspiró para violar la ley. Mientras tanto, como cualquier otro acusado criminal, se le presume inocente hasta que se pruebe su culpabilidad.

Si bien es un alivio que Assange no esté siendo procesado simplemente por publicar información clasificada, la acusación tiene, sin embargo, algunas implicaciones siniestras. Por ejemplo, cita como parte de la conspiración que "Assange alentó a Manning a proporcionar información y registros de los departamentos y agencias de Estados Unidos". Según la acusación, Manning le dijo a Assange que "después de este material, es todo lo que realmente haré". Assange respondió: "Los ojos curiosos, en mi experiencia, nunca se secan".

A Robert Mahoney, director adjunto del Comité para la Protección de Periodistas, le preocupa que esta situación pueda presagiar "amplios argumentos legales sobre periodistas que solicitan información o interactúan con fuentes y que pudiera tener terribles consecuencias para los informes de investigación y la publicación de información de interés público".

Pase lo que pase con Assange, eso sería una tragedia.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°