Admite culpabilidad abogado de alto perfil y defiende a su hija en el escándalo de las universidades

Abogado de alto perfil admite culpabilidad y defiende a su hija en el escándalo de admisiones a la universidad

Un abogado de alto perfil que fue acusado en el escándalo de admisiones a la universidad dijo en una declaración pública que se declarará culpable y defenderá a su hija adolescente, diciendo que ella no estaba al tanto del plan y que "ha sido la más perjudicada".

Gordon Caplan, quien hasta el mes pasado dirigió la práctica de capital privado en el bufete de abogados de Nueva York Willkie Farr & Gallagher, fue uno de los 33 padres acusados ​​por los fiscales federales de un presunto plan para ingresar a los hijos de familias adineradas a las mejores universidades con sobornos, credenciales falsas y exámenes amañados de ingreso a la universidad.

Caplan pagó al cerebro del plan, el consultor de admisiones universitarias de Newport Beach, William "Rick" Singer, $75.000 para que un supuesto cómplice corrigiera las respuestas de su hija en el ACT, dijeron los fiscales.

La niña fue diagnosticada con una discapacidad de aprendizaje después de que Singer le dijo a Caplan que necesitaba "ser estúpida" para recibir tiempo adicional en sus exámenes de ingreso a la universidad, de acuerdo con las transcripciones de llamadas telefónicas registradas por el FBI y citadas en los registros judiciales.

Caplan, un residente de Greenwich, Connecticut, fue acusado de conspiración para cometer fraude. Es el segundo padre que anuncia su intención de declararse culpable. Los abogados de Peter Jan Sartorio dijeron en un tribunal el pasado miércoles que el empresario de alimentos congelados se declarará culpable.

No está claro si Caplan se declarará culpable del cargo de conspiración de fraude, y sus abogados no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios. El abogado de Sartorio dijo el pasado miércoles que se declararía culpable de los cargos enumerados en un nuevo documento que los fiscales presentarán antes de fin de mes.

Si Caplan se declara culpable del cargo de conspiración de fraude, un delito grave, será expulsado de la barra de abogados de Nueva York.

Otros dos padres, Devin Sloane, un ejecutivo de una compañía de sistemas de agua de Los Ángeles, y Jane Buckingham, una experta en mercadotecnia, han indicado en documentos judiciales que están cerca de llegar a acuerdos similares con los fiscales.

Una declaración de culpabilidad culminaría con una caída abrupta para Caplan, un abogado educado en la Ivy League que fue aclamado por su comprensión de las complejas maniobras financieras y su servicio público.

Caplan fue nombrado "Dealmaker of the Year" en 2018 por la revista American Lawyer por estructurar la venta de $850 millones de dólares de la tienda insignia de Lord & Taylor en Manhattan.

También presidió la junta de Publicolor, una organización sin fines de lucro que ayuda a los estudiantes de la ciudad de Nueva York a repintar sus escuelas y fue reconocido por su alma mater, la Facultad de Derecho de la Universidad de Fordham, por ayudar a una estudiante a traer a su hija de 12 años al país. La niña necesitaba tratamiento para una enfermedad rara, pero no podía viajar por las prohibiciones implementadas por el Presidente Trump. Caplan fue fotografiado con otras personas esperando para saludar a la niña en el aeropuerto en enero de 2018.

Seis meses después, él le comunicó a Singer que pagaría $75.000 para manipular el puntaje ACT de su hija, dicen los fiscales. Caplan quería que ella asistiera a Cornell, su alma mater de pregrado. Presuntamente fue grabado por el FBI y dijo que no tenía ninguna objeción moral de que un graduado de Harvard de 36 años corrigiera las respuestas de su hija en el ACT.

Caplan se echó a reír cuando Singer le dijo que su esquema de pruebas -su "jonrón de jonrones"- siempre funcionaba, según las transcripciones de su conversación citadas en una declaración jurada del FBI. Expresó cierta inquietud, "para ser honesto, se siente un poco raro", pero luego le aclaró a Singer que no estaba "preocupado por el tema moral".

"Me preocupa que, si [mi hija] se dan cuenta de esto, ya sabes, todo terminaría para ella", dijo, según la declaración jurada.

Singer le dijo a Caplan que trajera a su hija a Los Ángeles para reunirse con un psicólogo en el que confiaba. La niña debe actuar "estúpida", dijo Singer, para ser diagnosticada falsamente con una discapacidad de aprendizaje, un componente clave del plan. Una vez diagnosticada, la niña podría recibir tiempo adicional en su ACT, lo que permitiría al cómplice de Singer -un as de los exámenes- corregir sus respuestas, de acuerdo con la declaración jurada.

A pesar del diagnóstico, los administradores de ACT negaron dos veces las solicitudes de Caplan para obtener tiempo adicional. En noviembre, a su hija le fue concedida la prórroga.

"Totalmente inesperado", dijo Caplan a Singer, de acuerdo con la declaración jurada. "Quiero decir, que a la tercera vez se lo hayan concedido fue fabuloso".

Sin el conocimiento de Caplan, el FBI había pedido a ACT Inc. que aprobara la tercera solicitud de Caplan. Para entonces, Singer estaba cooperando con los fiscales federales en Massachusetts. Caplan le envió un depósito de $25.000 a una cuenta controlada por el FBI, según la declaración jurada.

Una mañana de sábado en diciembre, según la declaración jurada, los agentes observaron a Caplan conducir hasta una escuela privada en West Hollywood, donde el cómplice de Singer observó a su hija tomar el ACT antes de corregir sus respuestas. Caplan transfirió $50.000 más a la cuenta controlada por el FBI 12 días después, dicen los fiscales.

Caplan fue arrestado el 12 de marzo cuando los fiscales presentaron cargos contra 50 personas, entre ellas 33 padres. Apareció en una corte federal en Boston el pasado miércoles, junto a las actrices Lori Loughlin y Felicity Huffman y una docena de otros padres implicados en el plan.

Willkie Farr & Gallagher, de la cual Caplan fue copresidente, dijo el pasado viernes que ya no es socio y que ha dejado la firma.

"En Willkie, nada es más importante para nosotros que nuestra integridad y no toleramos un comportamiento que vaya en contra de nuestros valores fundamentales", dijo la firma en un comunicado.

Caplan dijo el pasado viernes que su hija estaba devastada al enterarse de lo que había hecho. Ella está en la escuela preparatoria y no ha solicitado ingreso en ninguna universidad, dijo.

"Ella no tenía conocimiento sobre mis acciones, está devastada por lo que hice y eso es lo que más me ha perjudicado", dijo.

Caplan se disculpó con su familia, sus amigos y sus antiguos colegas en Willkie Farr. También se disculpó con "los estudiantes de todas partes que han sido aceptados en la universidad a través de su propio esfuerzo".

"El remordimiento y la vergüenza que siento es más de lo que puedo transmitir", dijo.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°