A medida que se olvidan los horrores de los nazis, algunos jóvenes son influenciados por el odio

A medida que se olvidan los horrores de los nazis, algunos jóvenes son influenciados por el odio

Cuando Kaitlyn vio las fotos de Snapchat que mostraba a adolescentes del Condado de Orange posando alrededor de una esvástica hecha de vasos rojos, de inmediato publicó una captura de la imagen en su pantalla en las redes sociales, esperando muestras de indignación.

En cambio, obtuvo una respuesta mixta. Algunas personas se ofendieron por la imagen. Pero otros dijeron que estaban más sorprendidos por la reacción, argumentando que los estudiantes, algunos posando ​​con los brazos haciendo un saludo nazi, sólo estaban bromeando.

"¿Cómo es posible que a estos adolescentes que han sido educados sobre [el Holocausto] les resulte gracioso?", dijo Kaitlyn, una estudiante de 17 años en una escuela judía privada en Irvine.

El Holocausto es un tema que siempre se ha tratado en las clases de historia, y a menudo la lectura del libro "The Diary of Anne Frank" es obligatoria. Pero con el tiempo, el conocimiento de las atrocidades nazis entre los jóvenes ha disminuido. Y algunas ideas más oscuras están llenando el vacío.

Un estudio encargado el año pasado por la Conference on Jewish Material Claims Against Germany mostró que el 66% de los milenios de Estados Unidos no sabía qué era el campo de concentración de Auschwitz. Cuatro de cada 10 milenios pensaron que 2 millones o menos de judíos fueron asesinados durante el Holocausto; el número real es de alrededor de 6 millones.

Para las personas nacidas después del 2000, el Holocausto se percibe menos real, ya que es menos probable que escuchen de sobrevivientes y veteranos de la Segunda Guerra Mundial, dijo Edward Dunbar, un profesor de UCLA que ha investigado crímenes de odio y violencia durante dos décadas.

"Estas formas de atrocidades se están desvaneciendo con el tiempo para los jóvenes y adolescentes, sería algo así como la Guerra Civil para ellos", dijo Dunbar.

Brian Levin, director del Cal State San Bernardino's Center on Hate and Extremism, dijo que la historia revisionista sobre temas como el Holocausto puede llevar eventualmente a delitos de odio.

Lo más perturbador de los incidentes como la fiesta en Costa Mesa el fin de semana pasado, dijo, es que la mayoría de los estudiantes probablemente no son "fanáticos", pero los símbolos nazis se han vuelto tan convencionales que su significado se ha diluido.

"Lo que da miedo es que hay mucha más ignorancia en América que maldad, pero la ignorancia es el terreno desde donde se arraiga el mal", dijo Levin. "Cuando llegamos a un punto en el que los funcionarios electos aparecen con la cara pintada de negro en sus días de juventud y los jóvenes de hoy en día no toman en serio el Holocausto, muestra un factor increíble en las fallas cívicas".

El incidente del Condado de Orange se produce cuando los delitos de odio están aumentando en todo el país. De 2014 a 2017, los delitos de odio antisemitas aumentaron un 54%, según el FBI.

Particularmente alarmante, dijeron los expertos en odio y extremismo, es el aumento de los incidentes en los campus escolares. En California, hubo un aumento del 65% en los delitos de odio en las escuelas primarias y secundarias de 2012 a 2017, según un informe del Departamento de Justicia del estado.

Ha habido un gran aumento de incidentes en los campus de escuelas secundarias y universidades en los últimos años, con grupos de odio que publican volantes con lemas como "Está bien ser blanco" y "protege tu herencia", dijo Levin. 

Los adolescentes del Condado de Orange, que asistían a una fiesta en una casa de Costa Mesa, no son los únicos, en absoluto, de evocar la iconografía o los gestos nazis.

En diciembre, los estudiantes de Matilija Junior High School en Ojai se recostaron en un campo formando una esvástica y compartieron la foto en un chat grupal que incluía comentarios racistas. En 2016, un estudiante de segundo año en Shadow Hills High School llegó a clase vestido como nazi en Halloween, la escuela se vio obligada a realizar un ejercicio con los alumnos después de que circularan las imágenes en Twitter y Snapchat.

Los estudiantes de preparatoria en Nueva Jersey, Florida, Kansas y Georgia han sido castigados en los últimos años luego de publicar fotos de un juego de bebida "pong-style" llamado "Judíos contra nazis", en el que los equipos colocan vasos de plástico en forma de esvásticas y la Estrella de David

Después de que Kaitlyn, quien no quiso que se usara su apellido por temor de ser acosada online, publicara fotos de la fiesta, una amiga envió un mensaje de texto con una conversación de Snapchat entre algunos de los estudiantes en la casa esa noche. Hacían bromas insensibles sobre el Holocausto.

"Yaaaa no, los teléfonos van a morir", escribió un estudiante. "Al igual que los judíos".

Los alumnos habían titulado la conversación "raza suprema".

Uno que estaba en la fiesta publicó una historia en Instagram con lo que inicialmente parecía una disculpa, diciendo que estaba "muy apenado por mis acciones, ya que soy culpable por asociación". En la siguiente imagen, escribió que estaba bromeando, que "Anoche fue increíble" y que no tenía "ninguna simpatía" por nadie que se ofendiera. Afirmó ser judío. Luego borró su cuenta.

 Maureen Costello, directora del programa Teaching Tolerance del Southern Poverty Law Center, dijo que el incidente del Condado de Orange debe tomarse en serio, ya que puede apuntar a un comportamiento más alarmante.

"Lo que también estamos viendo es que están influenciando y reclutando online hacia la supremacía blanca", dijo. "No hay duda al respecto, los jóvenes están siendo expuestos a eso. Los grupos de odio están online ahora, y no necesitas buscarlos. Ellos te encuentran ".

Costello dijo que los miembros de los grupos de odio buscan en los grupos de chat de la comunidad de juegos, por ejemplo, entablando conversaciones, especialmente con jóvenes blancos, que parecen ser los más atraídos por la ideología fascista.

Una vez que un grupo de odio convierte a un adolescente, la ideología puede propagarse como un virus en los círculos sociales cuando las personas comparten memes ofensivos y malas fuentes de información, dijo. Añadió que una búsqueda en YouTube de nazis puede llevar a una persona joven a un oscuro agujero online.

"La cuestión es, ¿será algo que superarán y cuántos de ellos evolucionarán a algo peor?", dijo Costello.

Peter Levi, director regional de la Liga Antidifamación en el Condado de Orange, dijo que las habilidades en los medios sociales de los adolescentes son un arma de doble filo.

"En medio de la noche, en sus teléfonos, en sus habitaciones, pueden acceder a las cosas más odiosas de la Tierra, y son mucho mejores en esto que nosotros los adultos", dijo. “Con este tipo de acceso y la alta polarización y desintegración de la civilidad y el respeto que tenemos, se modela en los medios, en la política, online, en el cable, en Twitter, en Facebook, en los comentarios sobre los videos de YouTube, en Instagram, no debería estar tan sorprendido de que los jóvenes propaguen ideas de odio y acciones de odio ".

Michelle Cassini, en una concurrida reunión del ayuntamiento en Newport Harbor High School en Newport Beach, dijo que su hijo, un estudiante que asiste a esta escuela, y su hija, que se graduó en 2017, se sintieron "incómodos por ser judíos".

Cuando la clase de su hija estaba estudiando el Holocausto, algunos de sus compañeros de clase hicieron una broma en Instagram burlándose del genocidio y sus víctimas. Ella alertó a los administradores de la escuela, dijo, y propuso que los estudiantes viajaran al Museo de la Tolerancia.

"La falta de compromiso ha creado y perpetuado este odio", dijo Cassini. "Esto es odio puro ".

Hablando ante un auditorio repleto, el rabino Reuven Mintz del Chabad Center for Jewish Life en Newport Beach dijo que para los aproximadamente 300 sobrevivientes del Holocausto que viven en el Condado de Orange, ver símbolos del régimen nazi en el sur de California fue una pesadilla.

"Tenemos mucho trabajo por delante", dijo.

 

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°