A medida que el peor incendio de California es finalmente contenido, la búsqueda de los desaparecidos en Paradise se vuelve desesperada

La búsqueda de los desaparecidos en Paradise se vuelve desesperada

En el parque de casas móviles Ridgewood para adultos mayores en Paradise, más de 100 trabajadores de búsqueda y rescate con monos blancos y máscaras de gas buscaron entre los escombros con palas y rastrillos, el pasado domingo 25 de noviembre.

Los pinos circundantes se chamuscaron, rodeando un vecindario donde cada hogar se había reducido a restos carbonizados y retorcidos. La semana pasada, los buscadores encontraron los restos de dos personas allí, dijo el sargento Dave Thompson de la Oficina del Sheriff del Condado de Sonoma.

El domingo 25, la tarea sombría y minuciosa logró descubrir algunos huesos, incluidos los de dos perros pequeños. Pero ninguno era humano. Los buscadores, muchos de los cuales son voluntarios, también, encontraron una caja fuerte llena de monedas mientras inspeccionaban los parques de casas móviles Ridgewood y Ponderosa, de al lado.

"Vamos remolque por remolque, pieza por pieza, inspeccionando todo por cualquier cosa que parezca humana", dijo Thompson, quien dirigió una operación que atrajo a buscadores de condados como Marin, Contra Costa, Shasta y Kern, así como la Guardia Nacional y el Cuerpo de Conservación de California.

Las fotos de Facebook antes del incendio de la comunidad de Ridgewood en Pentz y Wagstaff Road, donde los residentes tenían 55 años o más, mostraban casas móviles ordenadas con jardines bien cuidados. El incendio cruzó la cresta de la colina muy rápido, y las personas mayores con movilidad limitada podrían haber tenido problemas para huir, dijo Thompson.

El número de personas desaparecidas se situó en 296 el domingo, según la oficina del alguacil.

Cuando los equipos de búsqueda y rescate concluyeron su trabajo, Thompson los envió a otros vecindarios para seguir buscando personas que murieron.

Hubo algunas buenas noticias el domingo. Más de dos semanas después del incendio más mortífero registrado en California, en el condado de Butte, que mató al menos a 85 personas y destruyó 14,000 hogares, los funcionarios anunciaron que el gran incendio Camp finalmente se había contenido al 100%.

El devastador incendio, que comenzó el 8 de noviembre, quemó más de 153,000 acres y destruyó más de 18,000 estructuras, según funcionarios del Departamento Forestal y de Protección Contra Incendios de California. Miles de residentes fueron desplazados.

Las lluvias ligeras en el área han ayudado a los bomberos a extinguir los puntos ardientes, pero la mayoría de las evacuaciones y los cierres de carreteras siguen vigentes. Más de 1,000 bomberos permanecen en el sitio, ayudando con los esfuerzos de búsqueda y recuperación.

La contención completa, que llegó cinco días antes de lo esperado, fue un alivio muy bienvenido para los oficiales de bomberos, quienes señalaron que la lluvia ayudó.

"No tuvimos deslizamientos de tierra, así que eso fue bueno", dijo Brigitte Foster, oficial de prevención de incendios del Bosque Nacional de Lassen y portavoz de los oficiales de bomberos en relación con el incendio Camp. "Tuvimos suficiente lluvia para frenar el fuego".

Las lluvias también brindaron a los oficiales del departamento de bomberos la capacidad de reducir el número de bomberos y permitirles ir a casa durante el fin de semana festivo.

"Todavía tenemos muchos recursos para trabajar desde la línea de contención y asegurarnos de que no haya puntos ardientes a lo largo del borde", dijo Foster. "Todavía tenemos equipos de búsqueda y rescate trabajando en el área".

Además, las cuadrillas están ayudando a despejar carreteras y eliminando materiales peligrosos, como árboles que podrían caerse antes de que los residentes puedan regresar a las áreas quemadas y evaluar los daños a la propiedad. Se desconoce cuándo podrán regresar.

Hay algunas preocupaciones sobre las tormentas que se aproximan a las áreas quemadas esta semana en todo el estado, aunque no se espera que causen grandes flujos de escombros.

El Condado de Butte está esperando dos tormentas esta semana, una el martes 27 y una potencialmente más fuerte el jueves 29 de noviembre, que podrían traer ráfagas de viento de hasta 35 mph en el área quemada del incendio Camp y amenazar con derribar árboles, dijo Bill Rasch, un meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Sacramento.

Hay una pequeña posibilidad de que el sistema meteorológico del jueves también pueda traer tormentas eléctricas, lo que podría aumentar la tasa de lluvia lo suficiente como para provocar corrientes de lodo, dijo.

"Haremos actualizaciones al respecto a medida que se acerque", dijo Rasch el domingo. Es probable que los dos sistemas meteorológicos combinados traigan entre dos y cuatro pulgadas de lluvia esta semana, o aproximadamente la mitad de lo que la región vio la semana pasada, dijo.

En el sur de California, una tormenta del Pacífico puede traer entre media pulgada a dos pulgadas de lluvia desde la noche del miércoles hasta el jueves, pero tampoco se espera que cause grandes flujos de escombros en las áreas quemadas por el incendio, dijo Kathy Hoxsie, meteoróloga del Servicio Meteorológico Nacional en Oxnard.

Hoxsie advirtió que los conductores en los cañones y en la carretera de la costa del Pacífico aún deben tener cuidado con las pequeñas corrientes de lodo y caídas de rocas.

"La carretera de la costa del Pacífico es conocida por las rocas en la carretera, incluso sin incendios", dijo. "Así que queremos asegurarnos de que las personas estén conscientes de que cuando decimos que no esperamos en este momento flujos importantes de escombros, es muy probable que aún haya problemas menores".

Los residentes en ambas áreas deben prestar atención a las noticias y a los sistemas de alerta de emergencia de sus condados en caso de que cambien los pronósticos, dijeron los funcionarios del clima.

Cientos de evacuados del área de Malibú, Agoura Hills y Thousand Oaks pasaron el fin de semana festivo regresando a sus vecindarios quemados para inspeccionar sus viviendas dañadas o destruidas y comenzar a reconstruir sus vidas. Algunos seguían debatiendo si quedarse o irse.

El incendio Woolsey, que se extendió a lo largo de los condados de Los Ángeles y Ventura, comenzó el 8 de noviembre y mató a tres personas, quemó más de 96,000 acres y destruyó 1,600 estructuras antes de que fuera completamente contenido el Día de Acción de Gracias.

Pono Barnes, un portavoz del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles, dijo que los bomberos están trabajando para alentar a los residentes a prepararse para las tormentas de lluvia que podrían desarrollarse y moverse sobre el área quemada esta temporada de invierno.

"Todo el paisaje en el área ha cambiado", dijo Barnes. "La vegetación que estaba allí para mantener el suelo unido fue quemada".

Los funcionarios del departamento de bomberos dijeron que el terreno que se ha quemado no puede absorber agua y puede provocar problemas de escorrentía. Además, indicaron que el suelo suelto podría provocar flujos de escombros.

A los residentes cuyas casas están ubicadas a lo largo de laderas empinadas se les ha dicho que usen láminas de plástico o bolsas de arena para controlar la erosión del agua.

"El último evento de lluvia que tuvimos fue pequeño y no tuvimos ningún flujo importante de escombros, pero algunas partes de las laderas se deslizaron y hubo residuos rocosos", dijo Barnes.

Mientras tanto, los equipos de gas y servicios públicos han estado trabajando para restablecer el servicio a los residentes que han podido regresar a sus hogares.

Southern California Gas Co. dijo que las cuadrillas han completado revisiones en áreas que ya no están bajo las órdenes de evacuación obligatorias y donde se apagó el gas.

Esas áreas incluyen la comunidad de Peter Strauss Ranch, el parque de casas móviles Oak Forest, el parque de casas móviles Seminole Springs y el área de Morning View Drive y Bonsall Drive en Malibú.

Southern California Edison ha restaurado la electricidad a más de 39,000 residentes, pero más de 2,400 clientes todavía están esperando que se restablezca su servicio, dijeron las autoridades.

Las operaciones en los centros de asistencia por desastre en Malibú y Agoura Hills se ampliaron para seguir ayudando a los residentes afectados por el incendio Woolsey.

Los centros, ubicados en el antiguo Palacio de Justicia de Malibú y la Fundación Conrad N. Hilton en Agoura Hills, estarán abiertos hasta el 8 de diciembre. Las horas de operación son de lunes a jueves de 1 a 8 p.m. y viernes y sábado de 10 a.m. a 6 p.m.

En los centros, los residentes afectados por el incendio pueden obtener ayuda para presentar reclamos de seguros y solicitar asistencia de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias. También pueden recibir consejos sobre cómo limpiar, reparar y reconstruir sus propiedades.

Chang informó desde Paradise. Vives y Kohli informaron desde Los Ángeles.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°