El pretendiente al que rechacé me arregló una cita con el hombre de mis sueños

El pretendiente al que rechacé me arregló una cita con el hombre de mis sueños

El terremoto de Northridge de 1994 acababa de ocurrir. La sacudida fue tan fuerte que pensé que mi apartamento de segundo piso en Reseda estaba a punto de colapsar sobre el primer piso cuando mi cama fue arrojada al otro lado de la habitación. Los platos se derrumbaron de los armarios. Estaba oscuro y no podía ver. Cuando traté de salir de mi habitación, la puerta estaba bloqueada: la tabla de planchar que estaba montada en la pared se había caído, lo que hacía imposible abrir la puerta.

Tuve una pequeña sensación de pánico. Con un poco de lucha nerviosa pude manipular mi salida. Mis vecinos y yo salimos corriendo a la calle. El edificio no se derrumbó, pero al final, quedó en ruinas.

Tenía que encontrar un nuevo lugar para vivir. La mayoría de mis amigos se fueron de Los Ángeles para quedarse con sus familiares o amigos porque temían réplicas u otro terremoto. Todavía tenía que ir a trabajar en mi empleo (como asistente en una compañía de consultoría de negocios en Woodland Hills), así que no podía dejar la ciudad. Solo éramos yo y mi gato, Courbet.

El ex de mi hermana, que sigue siendo un buen amigo, me ofreció hospedarme en su apartamento en Santa Mónica. Estaba en Ocean Avenue, y tenía dos habitaciones espaciosas. Estaba un poco reacia, al principio, porque él era actor y, en ese momento, más o menos un fiestero. Yo ya había pasado esa fase, pero era difícil rechazar un apartamento en el que sales de tu garaje todos los días para disfrutar de una hermosa vista al mar. Tomé a Courbet y me mudé por lo que esperaba que fuera un corto período de tiempo.

El ex me pedía a menudo que me reuniera con él en las fiestas. Creo que le gustaba la compañía y también pensó que sería divertido para mí. Eventualmente, cedí.

En una de estas fiestas, conocí a Ron y me sentí atraída por él inmediatamente. No era una atracción física, sino una conexión espiritual. Tenía unos ojos tan amables. Recuerdo haber tenido la extraña y clara sensación de que se trataba de alguien a quien se suponía que debía conocer. Después de hablar un rato, hice algo que nunca había hecho en mi vida: le di mi tarjeta de presentación. Nos mantuvimos en contacto por teléfono, al principio. Me “gustó”. Una razón era que él era el único no actor que conocía que podía citar a Shakespeare. Dejó citas de Shakespeare en mi buzón de voz. Salimos un par de veces, pero creo que se cansó de que pensara en él sólo como un amigo, y quería más.

Sabía que ambos sentíamos una profunda conexión, así que fue muy decepcionante para mí cuando Ron dejó de llamar. Entonces un día, llamó. Nos pusimos al día y dijo que le gustaría arreglarme una cita con alguien. Sí, es inusual para un pretendiente rechazado tenderle una cita a la persona que te rechazó, pero yo conocía su naturaleza buena y amable, así que confiaba en que él tenía mi mejor interés en el corazón. Me contó un poco sobre Peter, mi cita a ciegas. Venía de una familia numerosa, tenía éxito como actor y era un actor-director que dirigía un teatro local. Tenía 45 años y nunca se había casado. En ese momento, yo tenía 37 años y tampoco había estado casada.

Nuestra primera cita fue en Stanley’s en Woodland Hills. Tenía ojos marrones claros y adorables hoyuelos. Era un hombre que había madurado en su apariencia juvenil. Llevaba un chaleco de tweed antiguo. Un inconformista, pensé, y eso me encantó.

La conversación fue fácil. Aprendimos que ambos amamos el teatro y el cine. Me hizo reír, y era inteligente. Ambos valoramos nuestra independencia. Nuestras disposiciones parecían similares. Sentí una hermosa y cálida llama dentro de mí que era emocionante, pero también pacífica. Había un poco de moderación por su parte, como si nuestra conexión fuera demasiado rápida. Pero realmente me gustó mucho. Estaba deseando volver a verle.

Después, nuestro amigo en común, Ron, me llamó y me preguntó qué pensaba. Me dijo que había hablado con Peter, y “le pareciste estupenda”. Años después, descubrí que le dijo a Peter lo mismo, sobre mí.

En nuestra tercera cita, Peter sugirió que fuéramos a la Montaña Mágica el domingo de Super Bowl, porque la mayoría de la gente estaría viendo el partido, y podríamos subirnos a las montañas rusas tantas veces como quisiéramos. (A ambos nos encantaban las montañas rusas.) En nuestro último viaje, empezó a llover a cántaros. Fue emocionante. Empapados, volvimos a mi apartamento. Cuando abrimos la puerta, Peter dijo: Cariño, ¿por qué no cambiamos esta ropa mojada por un Martini seco?

Me reí y dije: Eso suena como algo que diría Dean Martin (lo cual me pareció entrañable).

En nuestro primer aniversario, Peter planeó una escapada para nosotros. Arregló un viaje en helicóptero a Catalina (me mareo muchísimo en los barcos). Tenía un amigo, Billie, que vivía allí, dirigiendo el Casino, el hermoso edificio Art Deco. Billie se reunió con nosotros para cenar y luego se ofreció a llevarnos en un tour privado. Una vez que llegamos al hermoso salón de baile panorámico, Billie se excusó, las luces se apagaron y comenzó a sonar la música de la película “Il Postino”. Peter tomó mi mano y preguntó: ¿Me concedes este baile?

Durante nuestro baile, hubo una pausa en la música donde Peter me arremolinó en una silla y se puso de rodillas, me entregó una caja de anillos antigua con un anillo dentro y me pidió que me casara con él. Fue maravillosamente romántico. Le dije: “Sí”, y luego se encendieron las luces y la música volvió a sonar, y Billie apareció con copas de champán para celebrar.

Nos casamos en un acantilado con vista al mar, solo nosotros dos, un ministro y un fotógrafo. Era justo lo que ambos queríamos. Llevamos casados más de 20 años y tenemos una vida feliz con nuestros dos gatos y un perro.

A lo largo de los años, cuando cuento la historia de cómo nos conocimos, a menudo empiezo con el terremoto, y cómo me sacudió de mi camino y me desvió en una dirección que cambió mi vida dramáticamente.

Mirando hacia atrás, veo que no fue el terremoto lo que puso a Peter en mi vida, sino Ron.

No estoy segura de por qué se esforzó tanto para reunirnos a Peter y a mí, y nunca se lo he preguntado.

Mi suposición es que él sabía lo difícil que es encontrar el amor.

La autora es agente de bienes raíces e instructora de Pilates en Ojai. Está en Instagram @norinfox

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en Los Ángeles y sus alrededores. Si tiene comentarios o una historia real que contar, envíenos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°