Anuncio

Con la adquisición de Machado, los Dodgers acapararían los reflectores... pero necesitarían más

(AP)

El robo de estrellas por parte de la ciudad de Los Ángeles comenzó en el invierno cuando UCLA ganó la batalla nacional para hacerse de los servicios del entrenador de futbol americano Chip Kelly.

Y esto continuó temprano en la primavera cuando el Galaxy invadió los primeros planos al traer a Zlatan Ibrahimovic.

Unos días después, los Rams se sobrepusieron a varios equipos para firmar a Ndamukong Suh en lo que fue una gran contratación de la temporada baja de la NFL.

Y este verano los Lakers lograron una captura gigantesca al contratar a LeBron James.

Parece que ahora le toca a los Dodgers.

Hace mucho sentido que tengan su mirada sobre el dominicano Manny Machado, un shortstop estelar y uno de los talentos más cotizados de Grandes Ligas.

Esto es lo que hacen los equipos angelinos inteligentes. Es lo que los define. Es lo que tienen que ser.

Escuchan a los aficionados. No solo tienen que ganar, pero tienen que entretener también, y lo tienen que hacer con estrellas.

Es algo que está inculcado en el panorama de Los Ángeles. Así es la cultura de esta ciudad. Cuando quieres vender un producto, lo haces con una figura al frente. Cuando una super estrella está disponible, haces el trato. Si no lo haces tú, tu competencia lo hará y las consecuencias podrían ser peor que las derrotas.

Terminarías en la irrelevancia. El miedo de caer en esto fue el que impulsó a los ya mencionados equipos angelinos a hacer sus contrataciones de lujo. Y seguramente es lo que está motivando a los Dodgers para querer adquirir a Machado.

Sus cinco campeonatos divisionales no han resultado en un título de Serie Mundial. Los aficionados que llenan Dodger Stadium de manera consistente, ya han saboreado lo que es un “Clásico de Otoño”, pero se merecen más. 30 años son 30 años.

El equipo ostenta una buena base de talento joven, pero ya no les queda mucho tiempo a los líderes del club.

Clayton Kershaw podría marcharse después de esta campaña. No se sabe cuánto tiempo más Kenley Jansen podrá cargar con el bullpen. Rich Hill cumplirá 39 años el próximo verano. Justin Turner cumplirá 34.

Sería un movimiento audazmente calculado y apropiado para esta ciudad si los Dodgers firman a Machado.

Sin embargo, sería un riesgo del tamaño del cartel de Hollywood.

Al prescindirse de muchas cosas de valor para traer a Machado y su contrato que está por expirar, solo hay dos maneras en que este trato sería exitoso para los Dodgers.

Tienen que ganar la Serie Mundo con él o él tiene que estar dispuesto a firmar con ellos a largo plazo este invierno. Ambos resultados están plagados de complicaciones.

Para que los Dodgers puedan dar el gran salto y ganar su primera Serie Mundial en 30 años, necesitarían más que Machado. Es un formidable bateador -sus 24 jonrones y 65 carreras impulsadas liderarían a los Dodgers- pero lo que realmente requieren es picheo.

Necesitan ayuda en el bullpen y posiblemente en la rotación estelar.

Machado realmente no incrementa mucho las probabilidades que tienen los Dodgers de ganar el título, especialmente si en la Serie Mundial se enfrentan a un equipo poderoso como los Red Sox de Boston, los Astros de Houston o los Yankees de Nueva York.

Solo hay un número limitado de lanzadores que podrían ser adquiridos en las próximas semanas que pueden marcar la diferencia.

For the complete original story in English please click here


Anuncio