Share

Walt Disney World planea desplegar transbordadores sin conductor

Walt Disney World planea desplegar transbordadores sin conductor en Florida

Un vehículo Navya sin conductor, en un instituto de investigación, en Austria (Navya).

(Navya)

Walt Disney World, en Florida, intenta realizar el más importante despliegue comercial de vehículos de pasajeros sin conductor hasta el momento, al probar una flota de transbordadores autónomos que podrían transportar a visitantes a través de los estacionamientos y sus parques temáticos.

Según fuentes con conocimiento directo de los planes de Disney, la compañía está en negociaciones de última hora con al menos dos fabricantes de estos vehículos autónomos: Local Motors, con sede en Phoenix, y Navya, con sede en París. No queda claro todavía si los contratos se destinarían a ambas o sólo una de las firmas.

Las fuentes, que pidieron no ser identificadas para evitar ofender a Disney, señalaron que la empresa planea un programa piloto a finales de este año para transportar a empleados en vehículos robot, de accionamiento eléctrico. Si esa prueba funciona bien, expresaron, los transbordadores comenzarían a transportar a los visitantes del parque el próximo año.

En la actualidad no hay planes de incorporar transbordadores sin conductor a Disneyland, en Anaheim, según las fuentes. La razón no está clara, pero al parecer Florida impone menos restricciones al despliegue de vehículos autónomos, mientras que California está revisando las regulaciones calificadas por la industria como innecesariamente difíciles.

Disney no respondió los pedidos de comentario de este periódico, por email y llamados telefónicos. Navya y Local Motors prefirieron no comentar al respecto.

La avalancha de cobertura mediática acerca de vehículos sin conductor durante el último año ha preparado al público para su aparición en las rutas. Aunque los fabricantes sostienen que los particulares no podrán comprar coches autónomos durante varios años, éstos se están introduciendo gradualmente al público en áreas limitadas.

Waymo, el brazo autónomo de Alphabet-Google, comenzó a ofrecer paseos en autos sin conductor en Phoenix.

El año pasado, varias compañías de transporte sin conductor comenzaron a probar los vehículos con pasajeros públicos en parques empresariales y universidades en Finlandia, Singapur, Washington D.C., Las Vegas y otros sitios.

Los transbordadores autónomos están destinados a ser “la primera exposición que la mayoría de las personas tendrán con la tecnología sin conductor”, afirmó Ben Stinnet, director de operaciones de Auro Robotics, una empresa start-up ubicada en Santa Clara, California. La compañía, que no está involucrada en el trato con Disney, está probando pequeños transbordadores en la Universidad de Santa Clara. Otras empresas nóveles que están fabricando transbordadores son EasyMile, de Toulouse, Francia, y SB Drive, de Tokio.

La mayoría de estos vehículos tienen forma de un ladrillo alto, sobre ruedas. Con amplio espacio libre, los transbordadores pueden llevar típicamente entre 12 y 15 pasajeros. Equipados con cámaras, sensores de radar y láser, están limitados a áreas “geovalladas” -zonas donde el entorno está bien mapeado y comprendido por el software y hardware de la inteligencia artificial de los vehículos-. Aunque son capaces de conducir a 25 mph o más, su velocidad generalmente se limita en despliegues iniciales a entre 5 y 10 mph.

Deben ser aburridos”, afirmó Alain Kornhauser, experto en vehículos autónomos de la Universidad de Princeton. “Montar en un ascensor es aburrido, pero te lleva a donde quieres ir”. Los transbordadores como los planificados en Walt Disney World “demostrarán al público que (los vehículos robot) realmente funcionan”, resaltó.

Walt Disney World está compuesto de varios parques temáticos que cubren una amplia zona cerca de Orlando. Cientos de autobuses, barcos y tranvías de estacionamientos transportan a visitantes y empleados. También cuenta con tres monorrieles.

Algunos sostienen que, en Disney, los transportes sin conductor retoman la visión futurista establecida cuando los monorrieles llegaron a Disneyland a comienzos de los años 1960, y a Walt Disney World, a comienzos de los 1970. Los vehículos sin conductor “harían que el transporte en Disney fuese cool otra vez”, escribió el columnista John Frost en 2013, en el Disney Blog.

Nadie sabe con seguridad qué tan grande podría ser el mercado de los transbordadores autónomos. Se espera que la tecnología sin conductor y el traslado a demanda basado en aplicaciones transformen el transporte público. Sin embargo, aún hay grandes preguntas sin respuesta. ¿Las ciudades usarán sólo autobuses sin conductores, o estos serán gradualmente reemplazados por pequeños transbordadores que conduzcan rutas dinámicas personalizadas, según la demanda?

Kornhauser señaló que los funcionarios de tránsito comienzan a enfrentarse a estas dudas. Mientras tanto, las compañías esperan tomar una gran porción del mercado emergente.

Local Motors está construyendo su transbordador autónomo Olli en impresoras 3-D en una fábrica en National Harbor, Maryland. La firma cuenta con transbordadores en funcionamiento en Berlín y en el área de Washington, D.C.

En enero pasado, la empresa dio una demostración del Olli en el Strip de Las Vegas durante el evento Consumer Electronics Show, y planea un despliegue más permanente de éste.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis