Anuncio
Share

Muhammad Alí: El primero y el último héroe musulmán de Estados Unidos

Muhammad Alí (d), aparece con Malcolm X en 1964 en Nueva York. Associated Press

Muhammad Alí (d), aparece con Malcolm X en 1964 en Nueva York. Associated Press

Muhammad Alí no fue el primer musulmán famoso de nuestra nación, pero sí fue el primero y el último icono cultural para lograr que los estadounidenses se sintieran cómodos con la idea de que podían ser musulmanes sin sacrificar los mismos ideales que los hacen fundamentalmente estadounidenses.

Después de todo, Alí, se inició en el fondo y terminó en la parte superior, luchando literalmente en su camino con el racismo y las limitaciones de los derechos “pre-civiles” de Estados Unidos, hasta convertirse en un ejemplo vivo de lo que puede suceder cuando se desafía el sistema y se logra ganar.

El éxito en el cuadrilátero lo hizo famoso, pero fue su personalidad: sincero, desafiante, imprudente, falible lo que le llevó a ser el primer musulmán que los americanos sintieron que conocían.

Como una niña que ha crecido en la década de 1970 para ver a un compañero como Alí, con su propia serie de dibujos animados (“¡Soy el más grande!”), el libro de historietas, la figura de acción y la canción de música pop (acerca de él, no por él) es para enorgullecerse de un nombre y una fe que la mayoría del tiempo ha evidenciado ser difícil.

¿Cuándo chocaron alguna vez el Islam y la cultura de música pop de un modo positivo? Al parecer, hasta que Muhammad Alí lo hizo.

En la escuela, burlas como “Hey Alí, ¿Eres un terrorista?” fueron neutralizadas por los elogios probablemente dichos como si fueran burlas: “Alí, ¿Está usted relacionado con Mahoma?” Si solamente lo estuviera. ¿Quién no querría ser tan atractivo, tan poderoso, tan verbalmente diestro?

Cuando el campeón de peso pesado conocido como Cassius Clay se convirtió al Islam a principios de 1960, el país tenía pocos puntos de referencia sobre la fe o de sus seguidores. Fue antes de que Estados Unidos se viera envuelto en el conflicto de Oriente Medio, a finales de 1960, el embargo de petróleo de los años 70 o la crisis de los rehenes en Irán, que comenzó a finales de 1979.

Malcolm X y la Nación del Islam eran esencialmente una representación doméstica de la fe, muy diferente de las torres y alfombras voladoras e imágenes previas a la Segunda Guerra Mundial. Los afroamericanos estaban tomando de nuevo una fe que la esclavitud y el racismo institucionalizado les habían negado.

Cuando Alí anunció que se había convertido al Islam bajo la guía de Malcolm X, los promotores amenazaron con cancelar los combates de boxeo y los medios de comunicación se negaron a referirse a él por su nuevo nombre musulmán. Sin embargo, como lo hizo con sus oponentes en el ring, el boxeador eventualmente los desgastó.

En las fotos de ese período, Malcolm X aparece con una sonrisa en el rostro en más de una ocasión e incluso sonriente junto a Alí. Sin el campeón, es poco probable que un fotógrafo se hubiera visto obligado a capturar un momento tan incongruente con la imagen militante de Malcolm X.

Kareem Abdul-Jabbar, el siguiente nombre más grande en convertirse al Islam en la cúspide de su fama en 1971, tomó un camino más discreto que Alí (¿no lo hizo así cada uno?). Él se vio atrapado por el criticismo de los fans que sentían que le daba la espalda a la fe cristiana, pero su camino fue un poco menos agitado, gracias al campeón.

Alí, finalmente se convirtió en una fuerza más dominante de la corriente principal del Islam sunita, y luego, más tarde en su vida, del Islam sufí -los místicos del Islam-. En todas partes, continuó hablando en nombre de los musulmanes estadounidenses y de los musulmanes en todo el mundo y dictando sermones sobre los ataques terroristas del 9/11/2001, durante la creciente ola de extremismo e Islamofobia.

Lo hizo incluso cuando las palabras no fluyeron tan fácilmente, cuando tuvo que luchar contra su propio cuerpo para hacerse oír.

Hace apenas unos seis meses, comentó sobre el uso intensivo de los musulmanes como “chivos expiatorios” como táctica en la campaña presidencial: Alí emitió un comunicado titulado “Los candidatos presidenciales que proponen la prohibición de la inmigración musulmana a Estados Unidos”, después de la propuesta de Donald Trump de no dejar entrar a los musulmanes al país.

“Nuestros líderes políticos deberían utilizar su posición para traer comprensión y una visión más real acerca del Islam” escribió Alí, “y deslindar todas las muertes trágicas ocurridas hasta ahora, realizadas por personas trastornadas”.

Los musulmanes estadounidenses, sean de generaciones con raíces profundas aquí o sean inmigrantes recientes, debemos un agradecimiento a Muhammad Alí por hacernos no más que cualquier otro. Nos convertimos en una parte aceptada de la cultura y de la cultura de música pop, todo gracias a él.

Aunque con el actual clima de ataques musulmanes se puede sentir como que se ha perdido todo ese progreso, no lo es así. Nadie puede romper esa conexión profunda que Alí hizo con el pueblo estadounidense y la forma en que los desafió a aceptar lo que inicialmente temían.

“Yo soy Estados Unidos”, dijo Alí alguna vez. “Solo que soy la parte que tú no quieres reconocer. Pero acostúmbrate a verme: Negro, lleno de confianza, orgulloso; mi nombre, no el tuyo; mi religión, no la tuya; mis ideales, lo mío —¡Acostúmbrate a verme como quién soy yo!”

Y lo logramos.

Si quiere leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio