Anuncio
Share

La policía de Long Beach busca testigos del homicidio de una madre y su pequeña hija

Familiares y amigos dan sus condolencias a Luis Anaya (izq.), cuya hija de cuatro años de edad recibió un disparo y murió, junto con la madre de la pequeña, en la intersección de 9th Street y Locust Avenue, en Long Beach, este sábado por la noche (Luis Sinco / Los Angeles Times).

Familiares y amigos dan sus condolencias a Luis Anaya (izq.), cuya hija de cuatro años de edad recibió un disparo y murió, junto con la madre de la pequeña, en la intersección de 9th Street y Locust Avenue, en Long Beach, este sábado por la noche (Luis Sinco / Los Angeles Times).

La policía de Long Beach busca entender por qué alguien abrió fuego contra una familia en las afueras del centro de la ciudad, el pasado sábado por la noche. En el incidente murieron una mujer y su hija, de cuatro años de edad. Según las autoridades de la ciudad, han recibido sólo tres nuevos llamados telefónicos con información al respecto.

No queda claro si Carina Mancera, de 26 años, y su hija, Jennabel, fueron un blanco o víctimas de un crimen al azar, según afirmó el alcalde de Long Beach, Robert Garcia.

En declaraciones a los periodistas en la propia escena del crimen, este lunes, el sargento de homicidios Robert Woods rechazó la idea de que el tiroteo estuviese relacionado con actividades de pandillas, y expresó su desilusión porque, hasta el momento, los ciudadanos no han aportado pistas al respecto. “Me sentí algo desanimado por eso. Pensé que, a esta altura, contaríamos con una abrumadora cantidad de información del público. Pero no tenemos nada aún”.

Luis Anaya, novio de toda la vida de Mancera, y la hija de ambos caminaban hacia su casa, ubicada en Locust Avenue, en la intersección de East 9th Street, cerca de las 10:20 p.m., cuando fueron abordados por el tirador, señaló Woods. “Después de abrir fuego contra las dos personas fallecidas, también le disparó al Sr. Anaya y huyó”, precisó el sargento, quien agregó también que el atacante se dirigió hacia el este después del incidente.

Woods evitó hacer comentarios respecto del tipo de arma utilizada y dijo que no quería caracterizar lo sucedido como una emboscada, “porque no tenemos pruebas suficientes todavía. Yo diría que todo ocurrió a una muy corta distancia, y de forma muy brutal”, dijo.

La policía ha recuperado imágenes de cámaras de vigilancia de la zona, pero el sargento precisó que las imágenes por sí solas “no resolverán nuestro caso”, y animó nuevamente a posibles testigos a presentarse.

Anaya y Mancera crecieron en Long Beach y habían estado en pareja durante, al menos, cinco años, comentaron amigos de ambos a Los Angeles Times este domingo. Anaya trabajaba en construcción y no tenía conexiones con pandillas.

Los vecinos se sorprendieron por el ataque y describieron la zona como un área residencial, donde el sonido de disparos es infrecuente. “Este barrio y esta zona céntrica son más seguros que hace 10 años”, aseguró Garcia. “Este vecindario se ha desarrollado. Mucha gente vive aquí y es una buena comunidad”.

Aunque el número de homicidios en Long Beach no se ha incrementado significativamente durante este año, los delitos violentos en toda la ciudad aumentaron un 8% en los primeros seis meses de 2016. Garcia advirtió que la delincuencia en la ciudad descendió durante toda la década y atribuyó el reciente aumento a una tendencia mayor que se registra en todo el estado. “Sabemos que el crimen violento ha aumentado en la mayoría de las ciudades de California, especialmente en las más grandes”, afirmó. “Estamos destinando más recursos para garantizar la seguridad”.

En respuesta a la falta de información por parte del público, Garcia manifestó que ha discutido la posibilidad de una recompensa para aquellos que aporten información valiosa, que lleve a arrestar al o los implicados en el asesinato. La policía solicita que cualquier persona que tenga datos contacte a los detectives Scott Lasch y Michael Hubbard, al (562) 570-7244.

“Se trata de una historia de misterio, y el motivo de ésta nos desconcierta”, afirmó el sargento Woods. “He trabajado de esto por mucho tiempo, pero esta vez me desconcierta”.

Si desea leer la nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio