Anuncio
Share

¿El peor tiroteo masivo? Un repaso por las masacres de la historia estadounidense

Personas de raza negra, detenidas después de los disturbios del 1º de junio de 1921 en Tulsa, Oklahoma, donde 300 personas murieron, muchos de ellos por disparos (Tulsa Historical Society).

Personas de raza negra, detenidas después de los disturbios del 1º de junio de 1921 en Tulsa, Oklahoma, donde 300 personas murieron, muchos de ellos por disparos (Tulsa Historical Society).

Cuando se conoció la noticia, el domingo último, del hombre armado que irrumpió en un club nocturno de Orlando, Florida, donde mató a 49 personas e hirió a otras 53, los medios de comunicación comenzaron a comparar el ataque con otros importantes tiroteos masivos.

Los Angeles Times, al igual que muchos otros medios, lo definió como “el más mortífero de la historia de los Estados Unidos”.

Sin embargo, algunos críticos señalaron que la frase era inexacta y constituía una falta de respeto a uno de los capítulos más oscuros de la historia del país. La cantidad de muertes, señalaron, fueron mucho mayores en otros tiroteos ocurridos hace más de un siglo, entre ellos disturbios por conflictos raciales y laborales a comienzos de 1900, y masacres perpetradas por el Ejército de los EE.UU. o colonos en el oeste de la nación. La disputa se reduce en gran medida a definiciones.

“El término ‘tiroteo masivo’ es impreciso”, señaló Grant Duwe, director de investigación en el Departamento de Correcciones de Minnesota y autor de un libro sobre asesinatos en masa en los EE.UU. En lugar de ello, afirmó, los eventos que los estadounidenses reconocen como ‘tiroteos masivos’ -entre ellos el ataque y asesinato de 28 personas en Newtown, Connecticut, y el ataque terrorista de San Bernardino- son “tiroteos públicos masivos”, precisó.

Los tiroteos públicos masivos se llevan a cabo en lugares públicos o semipúblicos, como escuelas o lugares de ocio, destacó Duwe, y no son subproducto de otro tipo de delito, como un robo, una guerra de pandillas o un acto de violencia doméstica. El objetivo es asesinar.

Los homicidios, perpetrados por un tirador solitario o un pequeño número de atacantes, se desarrollan en horas o menos, lo cual los diferencia de los asesinatos en serie, que ocurren durante semanas, meses o años. La definición no incluye tampoco muertes que sean parte de operaciones militares.

Según esta definición, el episodio en el club nocturno Pulse sería el tiroteo público masivo más mortífero en la historia de los Estados Unidos.

De todas maneras, algunas voces críticas replican que la terminología más estrecha evita comparaciones con algunos de los capítulos más sangrientos de la nación. “Es importante poner el incidente de Pulse en un contexto histórico, no para minimizar el terror causado por el fácil acceso al armamento militar que tuvo un individuo perturbado e intolerante, sino para reconocer que la cultura de las armas en los EE.UU. ha ido de la mano con el aumento del odio violento por mucho tiempo”, escribió este martes Ariela Gross, profesora de Derecho de USC, en un artículo de opinión publicado en el Wall Street Journal.

En el siglo XIX, y durante la primera parte del siglo XX, las personas con puestos de poder, como los miembros de la caballería y grupos religiosos, a menudo asesinaban a aquellos menos favorecidos, sin dinero ni posiciones sociales, afirmó Duwe. “En muchos de esos casos, rara vez alguien era culpado”, dijo.

Una definición más amplia de ‘tiroteo masivo’ incluye muchos de esos incidentes, entre ellos:

  • La masacre de Sand Creek: en 1964, cerca de 675 soldados cabalgaron hacia un campamento tribal en el este de Colorado y abrieron fuego, asesinando a más de 165 miembros de las tribus Cheyenne y Arapaho. Más de la mitad de los fallecidos fueron mujeres y niños, según el Servicio de Parques Nacionales. Se cuenta que Black Kettle, un jefe cheyenne, ondeó una bandera blanca cuando las tropas se acercaban. Él sobrevivió a la masacre pero fue asesinado cuatro años después, a manos del general George Armstrong Custer.
  • La masacre de Clear Lake: en 1850, una unidad de caballería de los EE.UU. descendió sobre una tribu de indios Pomo que vivían en una isla en Lake County, California, y mató al menos a 60 hombres, mujeres y niños. El ejército buscaba vengarse por la muerte de dos colonos blancos que habían “esclavizado, embrutecido y matado de hambre durante un largo tiempo a las poblaciones indígenas de la zona”, según una placa colocada en el lugar por el Departamento de Parques y Recreación de California.
  • La masacre de Wounded Knee: en 1890, las tropas del ejército de los EE.UU. cerca de Wounded Knee Creek, en Dakota del Sur, abrieron fuego contra el jefe lakota Big Foot y una banda de su tribu. Más de 150 hombres, mujeres y niños fueron asesinados.

Otras ejecuciones masivas involucraron altercados entre los colonos pioneros y las comunidades ya establecidas en el oeste, entre ellas la masacre de Mountain Meadows, en 1857. Un tren que se dirigía a California fue atacado por mormones a su paso por el suroeste de Utah, y cerca de 120 personas murieron.
Algunos enfrentamientos raciales y clasistas notables de finales del siglo XIX y principios del XX también pueden considerarse como tiroteos masivos:

  • La masacre de Rock Springs: en 1885, un grupo de hombres y mujeres de raza blanca golpearon fatalmente y dispararon a al menos 28 trabajadores inmigrantes chinos durante un motín en una mina de carbón en el suroeste de Wyoming. Los historiadores señalan que la revuelta se generó por el creciente malestar ante la contratación de los trabajadores chinos, quienes trabajaban por un salario menor que los estadounidenses.
  • Disturbios raciales en Tulsa: una turba de blancos atacaron a residentes negros de Tulsa, Oklahoma, en 1921 y quemaron el barrio de Greenwood, que era entonces el más rico distrito negro de los EE.UU. Las cifras modernas sitúan el número de muertos entre 50 y 300, muchos de ellos fallecieron por disparos.
  • La masacre de Elaine: en el otoño de 1919, un grupo de hombres negros de Elaine, una pequeña ciudad del este de Arkansas, se reunieron para discutir cómo recolectar más dinero por sus cosechas de algodón. Durante la sesión, un hombre blanco que servía como representante fue víctima de un disparo. En los disturbios que se sucedieron, unas 200 personas de raza negra fueron asesinadas.

Si quiere leer la nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio