Anuncio
Share

Familias de clase media pierden sus empleos y se ven afectadas a causa de la subcontratación

Los centros de atención telefónica son una de las ocupaciones más afectadas por la subcontratación interna. (AP / Bristol Herald Courier, John Bray)

Los centros de atención telefónica son una de las ocupaciones más afectadas por la subcontratación interna. (AP / Bristol Herald Courier, John Bray)

Por casi 20 años Alfredo Molena hizo una vida de clase media en la reparación de cajeros automáticos de bancos en Los Ángeles, a pesar de haber desertado de la secundaria y ser un inmigrante de El Salvador.

En el año 2000 él estaba ganando unos $45,000 al año, lo suficiente para mantener a su esposa y sus dos hijos, vivir en un amplio apartamento y tomar vacaciones periódicas a El Salvador y Hawái. Tenía seguro de salud, un plan de retiro 401 (k), teléfono celular y un vehículo proporcionado por la compañía. Pero todo se vino abajo en 2005 después de su empleador, Bank of America subcontrató el trabajo con Diebold Inc., una empresa especializada en el mantenimiento de cajeros automáticos.

Hoy Molena conduce un camión de carga y realiza largos recorridos para ganarse alrededor de $30,000 al año, situándolo en el tercio inferior de los ingresos familiares. Él no tiene seguro médico. “No puedo pagarlo”, dijo.

La globalización y el envío de puestos de trabajo de manufactura de Estados Unidos a China y otros países con mano de obra barata son las causas comunes para reducir los salarios y el nivel de vida de los trabajadores estadounidenses, aunque hay otro factor menos conocido detrás de la clase media que los reduce: la subcontratación doméstica.

Desde trabajadores de recursos humanos y representantes de servicio al cliente a cocineros, conserjes y guardias de seguridad, muchas ocupaciones han sido explotadas por los empleadores en los últimos años. Nadie sabe su número total, pero estimaciones aproximadas que se basan en el crecimiento de ayuda temporal y otros negocios y los servicios profesionales de nómina sugieren que uno de cada seis empleos hoy en día está subcontratado, o casi 20 millones de posiciones, dijo Lynn Reaser, economista de Point Loma Nazarene University de San Diego.

Datos independientes del Departamento de Trabajo muestran que algunas de estas ocupaciones han visto una disminución significativa en los salarios ajustados o reales a la inflación en la última década.

En 2005, había 138,210 trabajadores en todo el país que reparaban Los cajeros automáticos, ordenadores y otras máquinas de oficina, ganando un salario anual promedio de $37,640.

Diez años más tarde, el número de estos puestos de trabajo se había reducido a 106,100, con la mayor parte de ellos subcontratados por un pago anual de $38,990. Pero después de considerar la inflación, es una caída de alrededor del 15% desde 2005.

En contraste, los salarios reales para todas las ocupaciones subieron un 1.3% entre 2005 y 2015 - en sí una ganancia pequeña en la última década, pero significativamente más que los afectados por la subcontratación doméstica.

“Si una empresa quiere ahorrar costos de mano de obra, la subcontratación es sólo una manera de reajustar los salarios y las expectativas”, dijo Susan Houseman, economista de W. E. Upjohn Institute para la Investigación del Empleo en Kalamazoo, Michigan.

A diferencia del efecto de la práctica de basar algunos de los procesos o servicios en el extranjero de una empresa, con el fin de tomar ventaja de menores costos., con su traslado de puestos de trabajo y plantas al extranjero, los economistas saben relativamente poco acerca de la extensión y efectos de décadas de subcontratación de la producción y servicios a terceros en Estados Unidos.

Pero lo que la investigación sugiere es que la práctica ha jugado un papel significativo en las tendencias preocupantes de la nación en torno al estancamiento de los salarios y el aumento de la desigualdad.

Rosemary Batt y otros investigadores de la Universidad de Cornell encontraron que los grandes empleadores en los centros de llamadas subcontratados, por ejemplo, pagan a sus trabajadores alrededor del 40% menos comparados con los empleados internos de las grandes empresas, sin incluir el valor de beneficios de salud y jubilación.

Esa disparidad se debe en parte a que las grandes empresas suelen ser sensibles a lo que se denomina “equidad interna” o equidad en salarios entre compañeros de trabajo en la misma empresa. Ellos tienen mucho menos preocupación por el pago de salarios más bajos a los empleados de fuera. La sindicalización también juega un papel.

En un artículo reciente, Houseman, Batt, Annette Bernhardt de UC Berkeley y Eileen Appelbaum, del Centro para la Investigación Económica y Política, dijeron que, si bien los datos son limitados, hay indicios de que la subcontratación doméstica es mucho más frecuente de lo que generalmente se reconoce y que la tendencia está afectando “profundamente la calidad del empleo y la naturaleza del contrato de trabajo de una parte significativa de la fuerza laboral estadounidense”.

La reducción de costos de mano de obra no es la única razón por las que las empresas trabajan con proveedores externos. Los proveedores del extranjero pueden aportar capacidades únicas - tales como la investigación del cliente - y ayudar a las empresas a adaptarse a las alzas y descensos en los negocios mediante la reducción de los niveles de personal, sin someterse a costosos despidos internos.

“Los bancos quieren centrarse en el servicio básico y ser capaces de subcontratar todas estas otras cosas”, dijo Ralph Spinelli, vicepresidente de Htx Services, quien anteriormente dirigió los servicios de apoyo ATM a Citigroup. Citigroup y Bank of America declinaron hacer comentarios para este artículo. Diebold no quiso hacer comentarios más allá de decir que pagan de forma competitiva.

En los últimos años, los empleadores eran reacios a subcontratar porque significaba perder el control y correr el riesgo de daño a la marca corporativa. Pero estas preocupaciones se han facilitado por las tecnologías avanzadas de monitoreo y capacidades de comunicación.

La subcontratación “ha contribuido a la ruptura de las normas culturales en las que las empresas tenían sus propios empleados que reflejaban los valores de las compañías”, dijo Appelbaum, que ha estudiado la subcontratación en el sector salud.

Como se muestra en caso de Molena, el efecto de la subcontratación doméstica no se ha limitado a los trabajadores no calificados o temporales. Después de su despido en BofA, no trabajó nunca más en ese campo y fue incapaz de encontrar algo parecido a lo que ganaba antes.

“Fueron años hermosos”, dijo Molena, 63, recordando el pasado dentro de la cabina de su tráiler blanco que rugía a lo largo de una carretera de Georgia.

La pérdida de trabajo del sector manufacturero de Los Ángeles dificulta la recuperación del estado, según un informe.

Las personas que trabajan en oficios como carpintería han tenido un éxito también. En años recientes han visto el aumento de bienes y servicios prevenientes de un proveedor externo o foráneo, incluso en filas profesionales, como contadores y abogados.

“Hay incluso médicos en la demanda”, dijo Appelbaum. La tendencia va en aumento, dijo, porque los empleadores se han cuidado de añadir empleados y asumir las responsabilidades que vienen con eso, incluyendo la formación de ellos y el cuidado de sus necesidades.

El crecimiento de proveedores externos explica en parte por qué tantos millones de estadounidenses han caído por debajo de la escala económica. Como resultado, la clase media ya no constituye una mayoría.

Los datos recopilados por el Centro de Investigación Pew muestran que, a principios de 1970, los hogares de ingresos medios representaron el 61% de la población. Para el año pasado, la proporción de hogares de ingresos medios en la nación había caído a un nivel por debajo del 50%.

La industria de centros de llamadas proporciona uno de los ejemplos más crudos. En algún tiempo, los servicios de venta y atención al se efectuaba por teléfono con casi la totalidad de empleados internos de grandes empresas. Hoy en día gran parte del trabajo se ha desplazado al extranjero, principalmente Filipinas, así como a subcontratistas en las regiones de bajos salarios de Estados Unidos.

Alexis Pérez, de 41 años, es uno de los afortunados. Trabaja como asociado de ventas en Nueva York para Verizon, ganando cerca de $74,000 al año. Esto es más del doble del salario promedio de los representantes de servicio al cliente en todo el país. Pero no está seguro cuánto tiempo durará.

A principios de este año, Pérez y otros miembros de Communication Workers of America se declararon en huelga durante casi siete semanas, en parte debido a Verizon trató de subcontratar y reducir su personal del centro de llamadas.

Si bien el sindicato evitó en gran medida el plan de Verizon, al menos durante los próximos cuatro años del contrato, Pérez dijo que estaba “absolutamente preocupado por el futuro ... Si la empresa subcontrata, no va quedar ningún trabajo”.

Si desea leer la nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio