Anuncio
Share

Expertos aseguran que los dispositivos móviles en el dormitorio roban horas de sueño a los niños

Si quiere que su hijo duerma bien, retire del dormitorio los teléfonos inteligentes, las tabletas y cualquier otra pantalla (Fotolia).

Si quiere que su hijo duerma bien, retire del dormitorio los teléfonos inteligentes, las tabletas y cualquier otra pantalla (Fotolia).

(Los Angeles Times)

Buenas noches, que duermas bien y no mires la luz de la tableta. Los padres y madres preocupados por la cantidad y calidad del sueño de sus hijos deben mantener los dispositivos móviles -teléfonos, tabletas y computadoras portátiles- fuera de los dormitorios de los niños, según un nuevo estudio publicado este lunes en la revista JAMA Pediatrics.

No es ninguna sorpresa que el uso de un dispositivo móvil antes de acostarse esté asociado con problemas para conciliar y mantener el sueño, así como a una mayor somnolencia nocturna. La mayoría de las personas saben que la luz de las tabletas y teléfonos pueden interferir los ritmos circadianos, por lo cual es más difícil disfrutar de un sueño reparador durante toda la noche.

Pero los autores también informaron que el simple acceso a un dispositivo en el cuarto -aún si no se lo emplea antes de dormir- está asociado con mayores probabilidades de un mal descanso para los niños.

“El sueño a menudo es una parte infravalorada pero muy importante del desarrollo de los niños; la pérdida regular de calidad de descanso puede llevar a una variedad de problemas”, afirmó en un comunicado el líder del estudio, Ben Carter, del King’s College London. “Con la creciente popularidad de los dispositivos portátiles y su uso en escuelas como reemplazo de los libros de texto, es posible que crezca el problema de la poca calidad de sueño entre los niños”.

Los investigadores precisaron que el 72% de todos los pequeños, y el 89% de adolescentes tienen al menos un dispositivo en la habitación, y la mayoría de ellos los emplean regularmente antes de dormir.

Para los chicos, una buena noche de sueño se define como la posibilidad de dormirse con relativa rapidez, permanecer dormido durante toda la noche y sólo despertarse después de nueve o diez horas de descanso.

Mantener dispositivos móviles fuera de la habitación no es garantía de que los niños tendrán una noche de sueño perfecto, pero sin duda puede aumentar las posibilidades de que eso suceda, sostienen los autores en su metaanálisis de 11 estudios distintos que evaluaron la relación entre los más pequeños y los dispositivos móviles.

Por ejemplo, los investigadores descubrieron que el 31.5% de los infantes que no tienen dispositivos móviles en su habitación informaron que no duermen lo suficiente, en comparación con el 41% de quienes sí tienen acceso a un dispositivo y el 45.4% que los emplea justo antes de acostarse.

También vieron un patrón similar para la calidad del sueño, o de lo difícil que es para los niños conciliar el sueño y permanecer dormidos. Cerca del 34% de los chicos sin acceso a dispositivos a la hora de dormir reportaron una pobre calidad del descanso, comparado con el 44% de aquellos que sí tienen un aparato móvil y el 52% que emplea uno de ellos antes de dormir. Los chicos sin dispositivos en sus dormitorios también mostraron tener menos somnolencia durante el día que sus compañeros que sí los tienen.

Aunque este estudio en particular no determina por qué los dispositivos interfieren con la calidad y cantidad de sueño, los autores explican que se debe a una combinación de factores. Los expertos señalan que el contenido digital puede ser psicológicamente estimulante y que la luz emitida por los dispositivos afecta el tiempo circadiano, lo cual dificulta el adormecer. En cuanto al efecto sobre el sueño que genera tener un dispositivo en la habitación aunque no se lo emplee, los expertos sostienen que esto podría deberse a la naturaleza “siempre disponible” de las redes sociales.

Aunque se necesitan más investigaciones para saber exactamente cómo el uso de los dispositivos puede afectar el sueño, los autores aseveran que la conclusión importante para los padres es sacar de inmediato los dispositivos de la habitación de sus hijos, al menos durante las horas nocturnas. “Es imperativo que todos los maestros, profesionales de la salud, padres y niños sean educados acerca de la influencia perjudicial del uso de dispositivos para el sueño”, escribieron.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio