Anuncio
Share

Rayo de luz que cruzó el cielo de California eran restos de un cohete chino, confirman autoridades

El Comando Estratégico de los EE.UU. confirmó que el rayo de luz que fue visto por muchos este miércoles por la noche en el cielo de California se trató de un cohete chino que reingresó en la atmósfera.

La mancha visual fue creada por los restos de un cohete chino CZ-7, que volvió a entrar en la atmósfera cerca de California, a las 9:36 p.m. hora del Pacífico, informó el vocero del departamento, teniente coronel Martin L. O’Donnell. Hasta el momento, no ha habido reporte de daños.

Restos del cohete chino iluminan el cielo.

Restos del cohete chino iluminan el cielo.

El cohete era uno de los 16,000 objetos creados por el hombre que el Centro Conjunto de Operaciones Espaciales detectó en la órbita de la Tierra, señaló. Los objetos usualmente mueren en la atmósfera, lo cual explicaría el rastro brillante que muchos vieron esta semana en el cielo. En algunos casos, cuando un objeto aterriza, lo hace sobre el agua, aclaró, y dijo que el cohete no representó una amenaza.

Según relatos de testigos, la traza brillante fue vista en Nevada, Utah y en toda California; quizás en otras partes. Jonathan McDowell, astrónomo del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica de Cambridge, Massachusetts, afirmó que el cohete chino había sido puesto en órbita el 25 de junio.

El lanzamiento del cohete Long March 7, el mes pasado, marcó una nueva era en la cohetería china, señaló McDowell. Después de un mes en órbita, reingresó en la atmósfera y probablemente viajaba a 18,000 millas por hora. Cuando algunos detectaron la traza de luz, el cohete se encontraba probablemente a 50 millas por encima, precisó el experto. El cuerpo principal probablemente se haya derretido, dijo también McDowell, pero algunas pequeñas piezas de metal podrían llegar al suelo.

El rayo de luz coincide con la lluvia de meteoritos Delta Aquarid, que normalmente alcanza su máximo esplendor cerca del 28 o 29 de julio.

El espectáculo de luz recordó un incidente del pasado diciembre, cuando los restos de un cohete ruso que reingresaba a la atmósfera terrestre iluminó los cielos de toda la costa oeste.

Estos hechos ocurren casi a diario en algún lugar de la Tierra, pero no se ven generalmente sobre áreas pobladas, señaló Don Yeomans, director de la Oficina del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra, de la NASA.

Por su parte, McDowell coincidió en que, aunque el reingreso es común, esa enorme visibilidad no lo es. “Algo tan grande ingresa de forma no controlada probablemente una vez al mes”, afirmó el experto, aunque luego aclaró que puede ser una vez al año.

En los medios sociales, miles de testigos ansiosos documentaron la inusual vista.


Anuncio