Anuncio
Share

Posible venta de armas por parte de policías puede tener conexión con una confiscación de armas en Pasadena

×

One sale involved a buyer who converted two guns to assault weapons and later got into a six-hour standoff with a SWAT team. He was sentenced in June to 18 months in prison. (Sign up for our free video newsletter here http://bit.ly/2n6VKPR)

Una carta de la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) a las agencias policiales de todo el sur de California, advirtió sobre un “problema actual” de oficiales involucrados en ventas de armas de fuego sin licencia.

La carta del 31 de marzo de Eric Harden, agente especial a cargo de la División de Campo de ATF, en Los Ángeles, dijo que la agencia ha descubierto que oficiales compran y luego revenden pistolas sin la licencia, misma que viola las leyes federales.

La carta de la ATF, publicada por primera vez por el San Diego Union-Tribune, llegó después de haberse realizado una investigación el 16 de febrero en la casa de un oficial de alto nivel de la policía de Pasadena.

Informes de los medios, en su momento, publicaron que armas de gran tamaño fueron confiscadas de la casa del oficial en Sierra Madre y transportadas en los vehículos de ATF. No se realizaron arrestos, pero el Pasadena Star-News informó que un oficial fue puesto en trabajos administrativos después de cateo.

Un portavoz de la ciudad dijo que la investigación del ATF no tenía nada que ver con el trabajo del oficial con el departamento. Sin embargo, las oficinas de la ciudad de Pasadena fueron cerradas el viernes. Las autoridades no dieron a conocer el nombre del oficial y una portavoz de la ATF se negó a comentar las investigaciones en curso.

La carta de Harden indica que la agencia recientemente descubrió que oficiales habían comprado más de 100 armas “fuera de la lista” bajo la ley. Esas son armas que no están en una lista de pistolas aprobadas por California y que no pueden ser compradas por el público. Algunas de esas armas han sido recuperadas en escenas de un crimen.

Sin embargo, la ley establece una exención específica que permite a los oficiales de policía comprar esas armas.

La carta de Harden, que fue distribuida a sheriffs y jefes de la policía, habla sobre “la creciente tendencia de los oficiales del orden de involucrarse en el negocio de las armas de fuego sin licencia”.

Este es un problema en el que la oficina de ATF se ha enfocado antes. En una investigación en el 2011, la agencia ordenó órdenes de cateo en los hogares de los oficiales en el departamento del sheriff del condado de Sacramento y a los oficiales en las ciudades de Roseville y de Sacramento, todo por vender armas que la mayoría de los residentes de California no puede comprar.

Esa investigación impulsó proyectos de ley por parte de un legislador estatal para cerrar la brecha que permitía a las fuerzas del orden comprar y vender tales armas. Ambos intentos en 2012 y 2013 fueron vetados por el gobernador Jerry Brown. En el centro de la edición está una lista de las armas de mano que el estado ha designado como “seguras” y que se pueden comprar legalmente por los residentes.

La lista es el resultado de la Acta de la Pistola Insegura establecida en el 2001 en California, que requiere que el estado haga una lista de armas consideradas lo suficientemente seguras para vender. Nuevos requisitos de micro-estampado en balas disparadas de pistolas semiautomáticas entraron en vigor en 2013, acortando la lista. En 2014, por ejemplo, 1.152 pistolas estaban en la lista. Actualmente, el número es de 755.

Hay excepciones a la ley. Las armas que se compraron antes de que se aprobara la lista se pueden conservar en forma legal, además de las armas que no están en la lista permitida, pero que se mantuvieron con miembros de la familia.

Algunos oficiales del orden público también pueden comprar armas fuera de la lista. Además pueden revenderlas legalmente, incluyendo a los californianos que normalmente no se les permitirían comprarlas.

Los oficiales venden principalmente armas fuera de la lista permitida a través de una transacción llamada transferencia de parte privada. Después de que los agentes de la ley adquieran armas fuera del ‘roster’ permitido, hay una gran variedad de razones para deshacerse de ellas.

Es posible que a los oficiales no les guste la forma en cómo se manejan, o deciden actualizar el arma por un nuevo modelo. En ese momento, la ley de California les permite transferir el arma a otra persona que tiene licencia legal – como la ley lo permite - a través de un distribuidor autorizado de armas de fuego.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio