Anuncio

Por sus esfuerzos contra el tabaquismo, Glendale recibe una ‘A’; Los Ángeles obtiene el grado ‘C’

La Asociación Estadounidense del Pulmón concedió a la ciudad de Glendale un grado A por sus esfuerzos contra el tabaquismo, mientras que Burbank obtuvo una B (Gerald Herbert / AP).

La Asociación Estadounidense del Pulmón concedió a la ciudad de Glendale un grado A por sus esfuerzos contra el tabaquismo, mientras que Burbank obtuvo una B (Gerald Herbert / AP).

Por séptimo año consecutivo, Glendale obtuvo una calificación ‘A’ de la Asociación Estadounidense del Pulmón en relación con sus leyes contra el tabaco; su vecina, Burbank, recibió grados ‘B’ durante exactamente el mismo período.

Desde 2009, la agencia califica a 482 ciudades y 58 condados en California en su informe anual llamado “Estado del control del tabaco”, que mide varias categorías de políticas de uso y control, y los esfuerzos de leyes de aire puro, zonas libres de humo y reducción de venta de productos de tabaco.

De las 21 ciudades y condados de California que recibieron la calificación más alta, Glendale superó el recuento de la población en 201,688 y ganó grados de A en dos de las tres categorías, aunque obtuvo una B en la provisión de viviendas libres de humo.

En general, Glendale lleva a cabo iniciativas saludables, según Elena Bolbolian, subdirector de administración y servicios de vecindad de la ciudad. El programa Fresh Air, una serie de regulaciones antitabaco establecidas por la ciudad, es un ejemplo de ello. “La ciudad se asoció con varias organizaciones diferentes para evaluar ideas y tener algunas recomendaciones”, afirmó John Brownell, gerente de cumplimiento de códigos de Glendale. “Conjuntamente, miramos qué hacían otros sitios e intentamos importar las mejores ordenanzas que tenían”.

Pocas ciudades y condados de California ganaron una A, y la constante calificación de B de Burbank es mejor que la C recibida por Los Ángeles. Burbank se destacó nuevamente en limitar la venta de productos de tabaco y proporcionar zonas libres de humo al aire libre, pero se quedó corta en el control de sus apartamentos y condominios. “Estamos contentos de tener una B”, destacó Drew Sugars, portavoz de la ciudad. “Muchos sitios no llegan tan alto, aunque sabemos que hay margen de mejora”.

En total, 12 comunidades menos de California recibieron calificaciones F en comparación con el año pasado, y por primera vez desde que la agencia comenzó con el informe más de 20 ciudades y condados obtuvieron grados A.

“En sitios como Burbank, que están tan cerca de una A, podría existir la creencia de que algunas de estas políticas antitabaco son restrictivas con los ciudadanos y que, de alguna manera, violan los derechos personales”, expresó John Yi, director de apoyo de la asociación. “Pero en una ciudad como Glendale, con una gran población, uno ve que dichas políticas han ayudado a la gente a respirar mejor y que no dañan la economía ni se violan los derechos de sus ciudadanos”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio