¿Por qué mi Luke Perry era Dylan McKay de ‘90210’?

¿Por qué mi Luke Perry era Dylan McKay de ‘90210’?

Lo vi hace unas semanas. Dylan McKay estaba encima de su motocicleta estacionada, con su chaqueta de cuero marrón y mostrando su sonrisa de rompecorazones, la que hacía que su ceja derecha, la que tenía la cicatriz, se levantara, mientras insistía a Brenda Walsh para que se subiera a dar un paseo.

Ese era mi Luke Perry.

Cada año, a veces más de una vez, vuelvo a ver “Beverly Hills, 90210”.

Tal vez sea porque vi el programa durante su emisión original, que comenzó en 1990... cuando tenía 6 años de edad. Brandon, Dylan, Brenda, Kelly, Donna, Steve, Andrea y David, y todos los demás que llegaron a la serie en los últimos años, han pasado más tiempo en la sala de mi casa, que incluso, mis amigos más cercanos en la vida real.

 

Siempre hubo algo sobre Dylan. Presentado en el segundo episodio de “Beverly Hills, 90210”, titulado “The Green Room”, Dylan era el chico malo y melancólico de West Beverly High que no era tan malo, el que cada drama adolescente ha tratado de replicar en los años posteriores.

Era el adolescente que vivía solo en un hotel, y tenía una afición por aventurarse a México por capricho. Su madre vivía en Hawaii; su padre estaba en la cárcel y luego murió (¿o no?). Naturalmente, conducía alrededor de la ciudad en una motocicleta o su preciado Porsche 356 Speedster negro de 1964, si no estaba sobre una ola.

También estuvo en el centro de uno de los triángulos amorosos más populares de la televisión, la gente de cierta edad todavía reflexiona sobre su postura en la dinámica  Brenda-Dylan-Kelly que ayudó a impulsar el programa hacia una sensación de los años 90 y a Perry hacia una de las estrellas más importantes del programa. La forma en que exudaba sin esfuerzo una genialidad y vulnerabilidad en la interpretación de Dylan a menudo podía compararse con James Dean, claro, el rostro y el cabello de rompecorazones no estaba mal.

 

Es fácil descartar la actuación en un programa como “Beverly Hills, 90210”, pero para un drama de jóvenes adultos que tocó temas sociales importantes como la violación en una cita, el embarazo en la adolescencia y el alcoholismo, no se puede negar que el programa rompió moldes en la forma en que superó las expectativas de lo que podría ser un drama de adolescentes. Y Perry como Dylan a menudo entregaba algunos de los momentos más efectivos.

¿Quién puede olvidar el momento en la temporada 3 cuando el padre de Dylan, Jack, recién salido de la cárcel y viviendo con su hijo en un barco en un esfuerzo por arreglar su relación, está abriendo la puerta de su coche cuando estalla en llamas? La forma en que Dylan grita horrorizado mientras corre hacia la explosión es tan visceral. O en la sexta temporada, cuando sacó el cuerpo de su esposa muerta de su auto bajo la lluvia torrencial, gritando de dolor antes de llorar en su cuello. Todavía lloro cuando veo esa escena. Y, claro, esos no fueron momentos que le valieron el reconocimiento de un premio Emmy, pero pídale a cualquier fan de “90210” que mencione algunos de los momentos más memorables del programa, y esas escenas probablemente obtendrán una mención.

Por supuesto, en los años transcurridos desde que el programa terminó su emisión de 10 años en 2000, Perry se sacudió el alter ego por el que es innegablemente más conocido. Tuvo un buen momento televangelista en el drama de prisión de HBO “Oz”, y también tuvo un turno memorable como explorador de talentos de surf en “John From Cincinnati” de HBO. Más recientemente estaba llegando a una nueva generación de jóvenes espectadores, en la condición de padre en una popular serie de adolescentes de esta época, “Riverdale” de CW. Actualmente transmitiendo su tercera temporada, y renovada por una cuarta, Perry interpretó a Fred Andrews, el padre del protagonista y rompecorazones Archie Andrews (KJ Apa). Fred es un padre soltero que dirige una empresa de construcción en la ciudad ficticia de Riverdale. No está claro aún cómo la serie tratará la muerte de Perry.

Sus fans, mientras tanto, están tratando de procesarlo. Porque durante mucho tiempo ha estado vivo y bien en la pantalla de televisión.

Hace apenas unos días, los fanáticos de “Beverly Hills, 90210” (algunos) estaban felices cuando Fox anunció una nueva versión del drama. Aunque Perry no estaba vinculado (probablemente debido a su compromiso con “Riverdale”), no parecía un sueño lejano que pudiera hacer una aparición como invitado para apaciguar a los fans como yo.

Ahora se ha ido.

Excepto hasta que nos volvamos a ver, en mi pantalla de televisión.

 

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°