Anuncio
Share

Padre de individuo que murió a manos de las autoridades inicia fundación para reformar la policía

Richard Olango, cuyo hijo murió a manos de la policía de El Cajón, habló en una conferencia de prensa a comienzos de mes (Mark Boster/Los Angeles Times).

Richard Olango, cuyo hijo murió a manos de la policía de El Cajón, habló en una conferencia de prensa a comienzos de mes (Mark Boster/Los Angeles Times).

El padre de Alfred Olango anunció la creación de una fundación con el nombre de su hijo -quien murió a manos de oficiales de El Cajón, el mes pasado- que servirá para reformar la policía.

Richard Olango señaló que San Diego será la sede “para el mundo” de la Alfred Olango Justice and Unity Foundation. La organización fue registrada como una entidad sin fines de lucro en California, afirmó el hombre el sábado último en una reunión celebrada en el World Beat Center de Balboa Park.

El evento, llamado el Día Internacional del Recuerdo de las Víctimas de la Brutalidad Policial, atrajo a cerca de 90 personas, quienes escucharon al reverendo Shane Harris, de National Action Network San Diego; a Shakina Ortega, cuyo esposo murió a manos de la policía de esa ciudad, y a Robert Branch, quien se grabó a sí mismo mientras era estrangulado por un detective del sheriff vestido de civil.

Olango sostuvo que planea trabajar para mejorar la formación de la policía en áreas de psicología, comportamiento humano, justicia criminal y disciplina. “Estas son las bases de la formación policial”, sostuvo. “Si no aprueban estas cuestiones, deben volver a la escuela”.

Alfred Olango, de 38 años, fue baleado fatalmente el 27 de septiembre pasado por el oficial de El Cajón Richard Gonsalves. Videos de celulares y de cámaras de seguridad captaron el breve encuentro y muestran a Olango, con sus manos juntas, apuntando hacia el oficial. Las autoridades aseguraron que Olango tenía un dispositivo vaporizador con un cilindro plateado, que el oficial confundió con un arma de fuego.

“Se supone que la policía debe usar un arma como último recurso”, expuso Richard Olango. “Desde que la policía llegó hasta que mi hijo murió pasaron 1 minuto y 29 segundos”.

Otros familiares de Alfred Olango también estuvieron presentes en la reunión, entre ellos su madre, Pamela Benge, quien dijo a la multitud: “No quiero que ninguna otra madre pase por lo que yo estoy pasando”.

El episodio de Olango desató violentas protestas en la ciudad de clase trabajadora, con 100,000 habitantes.

En tanto, Branch, quien estuvo acompañado este sábado por su abogado, Dan Gilleon, afirmó que no podía dar detalles acerca del juicio por su causa. Este exguardia de seguridad se involucró en un incidente de tránsito con su agresor, quien conducía un auto de civil pero siguió a Branch hasta Del Cerro. Branch le dijo al agente Paul Ward, ahora retirado, que no había razón para que lo arrestara, y trató de defenderse, señalaron las autoridades. En el video se ven los brazos de Ward alrededor del cuello de Branch, quien queda inconsciente poco después mediante una maniobra de llave. “Estoy feliz de estar aquí, con vida”, afirmó Branch.

Ortega señaló que la policía de San Diego había dado varias versiones del encuentro de 2012 que terminó con la muerte de su esposo, Víctor Ortega, baleado durante una pelea con el oficial Jonathan McCarthy -quien afirmó que Ortega había querido arrebatarle el arma-. “Debí indagar entre todas las mentiras que me contaron”, afirmó la mujer, en referencia a la policía. “Hay que luchar por justicia, por lo que es correcto”.

Harris señaló que muchas familias se han visto afectadas por las muertes de sus seres queridos a manos de policías. “Vamos a unir a estas familias”, afirmó. “Nos aseguraremos de que no sigan caminando solas”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio