Anuncio
Share

Organizan marcha comunitaria en Costa Mesa para pedir una reforma migratoria

Annie Aeschbacher termina su letrero para la manifestación realizada el pasado viernes en la iglesia The Crossing Church. Foto de Susan Hoffman.

Annie Aeschbacher termina su letrero para la manifestación realizada el pasado viernes en la iglesia The Crossing Church. Foto de Susan Hoffman.

Más de 150 personas del condado de Orange y alrededores se reunieron en Costa Mesa en la noche del viernes para mostrar su solidaridad con los inmigrantes y pedir cambios en el sistema de inmigración del país.

El acto, celebrado en The Crossing Church, de Newport Boulevard, fue parte de El Camino del Inmigrante, una caminata de 11 días de duración organizada por la Asociación para el Desarrollo de la Comunidad Cristiana en colaboración con otros grupos, entre ellos Bread for the World y World Relief.

El título del evento del viernes fue “Extraños nunca más”. En él, los organizadores aseguraron que esperan promover la solidaridad con los inmigrantes y generar conciencia acerca de las familias que quedan fracturadas después de las deportaciones.

Los participantes comenzaron su viaje de 132 millas el sábado, en el parque Border Field State Park, justo al norte de la frontera de los EE.UU. con México. La marcha terminará este martes en Los Ángeles.

Entre quienes acudieron a The Crossing para la noche de música, oración, reflexión y discusión, se encontraba Adriana Mondragón, de 31 años y residente de Santa Ana, quien no es ciudadana estadounidense pero ha vivido, trabajado y estudiado en los EE.UU. desde sus cinco años de edad. Las cosas que son relativamente sencillas para la mayoría -obtener la licencia de conducir, buscar empleo- fueron más difíciles para ella a medida que crecía.

Mondragón dice que no tiene todas las respuestas acerca de cómo mejorar el sistema inmigratorio, pero sí tiene una certeza: algo debe cambiar. “No tengo la solución perfecta, pero lo que tenemos ahora no está funcionando”, afirmó. “Esto está separando a las familias”, agregó, al tiempo que destacó la importancia de ver tanta gente en el evento. “Es es una gran bendición para mí. Me da valor para saber que no estoy sola, que tengo amigos y familiares que caminan conmigo en este recorrido”.

Bethany Anderson, de 30 años y residente de Fullerton, caminó más de 40 millas de la ruta El Camino del Inmigrante hasta el momento y espera recorrer más en los próximos días. La mujer explicó que, dado que su vecindario está compuesto principalmente por inmigrantes de México, el tema de la reforma migratoria le toca de cerca. Por eso, también se siente preocupada por la retórica política acerca de los inmigrantes. “Creo que es un momento importante para hacer una postura pública acerca de lo importantes que son los inmigrantes para nuestra comunidad”, aseguró Anderson. “Ellos contribuyen con nuestra economía, son una parte importante del tejido de nuestro país y es momento de que nuestro sistema refleje eso”.

Autoridades de Orange County Congregation Community Organization también se dieron cita este viernes para ayudar a los asistentes a registrarse como votantes. “Creo que es una buena oportunidad, dado que una gran cantidad de gente ahora desilusionada por la retórica contra los inmigrantes”, afirmó Miguel Hernández, director ejecutivo de la organización. “Creemos que es una buena manera de unir a la gente”.

Anderson dice que, desde su llegada al condado de Orange, la reacción de los transeúntes ante El Camino del Inmigrante no ha sido necesariamente hostil, pero sí más escéptica de otras situaciones que ha visto más al sur. “Hoy nos cruzamos con un hombre que nos dijo: ‘Sí, los inmigrantes merecen ser tratados con dignidad, pero no tienen derecho a la ciudadanía’”, contó. “Yo le respondí: ‘¿Y todos nosotros sí tenemos derecho a ella? ¿Se supone que debo tener más derechos porque nací un par de millas más al norte de la frontera? ¿Debo tener más dignidad y más oportunidades de riqueza o privilegios porque nací aquí, en contra de muchos de mis amigos y vecinos que nacieron allí? Realmente no lo creo”.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio