Anuncio
Share

Votantes de California se oponen a la eliminación de la pena de muerte

El corredor de la muerte en la prisión estatal San Quentin (Mark Boster / Los Angeles Times).

El corredor de la muerte en la prisión estatal San Quentin (Mark Boster / Los Angeles Times).

Más de la mitad de los votantes se oponen a una medida electoral de noviembre próximo que aboliría la pena de muerte en California, según una nueva encuesta de USC Dornsife/Los Angeles Times, realizada por SurveyMonkey.

La Proposición 62, que sustituiría la pena capital con prisión perpetua sin posibilidad de libertad condicional, contó con el apoyo del 40% de los votantes registrados sondeados (1,909) en todo el estado, durante este mes. El nueve por ciento del total no emitió respuesta.

Esta proposición es una de las dos medidas sobre el futuro de la pena capital que los votantes deberán elegir el 8 de noviembre. Las dos iniciativas requieren que los condenados trabajen y paguen una indemnización a las víctimas, pero tienen enfoques opuestos respecto de un sistema que -ambas concuerdan- no funciona como debería.

La Proposición 66, en cambio, mantendría la pena de muerte pero limitaría el número de apelaciones por parte de los prisioneros para desafiar sus condenas y sentencias, y proporcionaría también nuevos plazos destinados a agilizarlas.

La encuesta solamente buscó opiniones acerca de la Proposición 62, que ha cosechado algunos partidarios de alto perfil, como el multimillonario californiano Tom Steyer, el expresidente Jimmy Carter y la exprimera dama Rosalyn Carter. La campaña en contra de la Proposición 62, por su parte, tiene un amplio apoyo de la policía y los agentes de la ley en todo California.

Jacob Hay, vocero de la campaña a favor de la medida, disputó los resultados y mencionó que un sondeo interno que emplea la totalidad de las proposiciones tal como se las menciona en la boleta -incluyendo su impacto fiscal- mostró que la Proposición 62 lleva la delantera.

“Los votantes se orientan rápidamente hacia la Proposición 62 cuando se enteran de los $150 millones de ahorros anuales que ésta proporcionaría y cómo garantiza que en California jamás se ejecute a una persona inocente”, indicó.

“Es la única solución real para un sistema fallido, que ha costado $384 millones por ejecución, no proporciona ningún beneficio de prevención del delito y es una promesa vacía para las familias de las víctimas”, agregó Hay.

Anne Marie Schubert, fiscal de distrito del condado de Sacramento, defensora de la Proposición 66, no está de acuerdo con ello. “La encuesta es consistente con lo que vemos en otros sondeos, que muestran que los californianos apoyan el sistema de pena de muerte pero quieren que funcione mejor, algo que busca la Proposición 66”, afirmó.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis


Anuncio