Anuncio
Share

¿Quieres ser Superman en el bulevar Hollywood? Es posible que necesites un permiso para ello

El Concejo de Los Ángeles votó para comenzar a redactar nuevas reglas que requerirían que la gente consiga pases diarios para actuar, pedir dinero, tocar música amplificada o participar en otra “actividad expresiva” a lo largo de un tramo lleno de gente en Hollywood Boulevard, entre Orange Drive y Highland Avenue.

El Concejo de Los Ángeles votó para comenzar a redactar nuevas reglas que requerirían que la gente consiga pases diarios para actuar, pedir dinero, tocar música amplificada o participar en otra “actividad expresiva” a lo largo de un tramo lleno de gente en Hollywood Boulevard, entre Orange Drive y Highland Avenue.

El corazón agitado de Hollywood Boulevard ha sido durante mucho tiempo una meca para un moderado elenco de artistas callejeros y algunos estafadores: entre ellos hay hasta los que avientan a los superhéroes que ofrecen fotos; bailarines energéticos que buscan cautivar a multitudes, y aspirantes a músicos que hacen ventas ambulantes de discos compactos a los turistas que visitan la ciudad.

Pero la policía se queja de que las coloridas bufonadas en un tramo muy ocupado, especialmente en el Paseo de la Fama, a veces se han convertido en una amenaza por la obstrucción de las aceras afuera de los teatros emblemáticos y empujan a los peatones a caminar por la calle.

En una audiencia en el Ayuntamiento a principios de este año, los defensores de negocios se lamentaban de que el famoso bloque cercano a la avenida Highland Park se había convertido en lugar caótico por los agresivos vendedores ambulantes que se aprovechan de los visitantes.

Kerry Morrison, director ejecutivo de Hollywood Property Owners Alliance, dijo a los legisladores locales que la situación era “una vergüenza absoluta para nuestra ciudad”.

“Es como salir ileso corriendo de entre una peligrosa multitud”, dijo Morrison.

Ahora, Los Ángeles, está considerando la posibilidad de lanzar una ofensiva para detener el problema. El Concejo de la ciudad votó el miércoles para iniciar la redacción de nuevas normas que requerirían que las personas obtengan pases diarios para realizar sus actividades, pedir dinero, reproducir música amplificada o participar en otra “actividad expresiva” a lo largo de un tramo del congestionado Hollywood Boulevard, entre Orange Drive y Highland Avenue.

La Cámara de Comercio de Hollywood aplaudió la idea, diciendo que la ciudad necesita herramientas para detener el acoso y las amenazas. El plan también fue una noticia bienvenida por Enrique Ramírez, gerente del Hard Rock Café, quien dijo que recientemente pidió la intervención de la policía para alejar de la puerta del restaurante a dos artistas con poca ropa.

“Imagínese si se tratara de su negocio y su clientela fueran familias”, dijo Ramírez. “No queremos estar asociados con eso ... La gente sólo viene aquí para disfrutar de Hollywood como es, no para que lo molesten”.

Pero el plan en ciernes también ha estimulado preocupaciones acerca de la libertad de expresión y ha alarmado a algunos artistas quienes dicen que van a destruir la animada vida callejera que atrae a los turistas y residentes locales cuando salen a curiosear y a hacer compras en Hollywood. Según la propuesta, sólo 20 pases diarios serían entregados a quien llegue primero por ellos, un número que irritó a los actores experimentados.

“Sería matar a la escena de la calle”, dijo Matthias Balke, quien entretiene a los turistas como Batman y que una vez ya demandó a la ciudad por arrestar a los personajes disfrazados.

Hace casi seis años, la ciudad recibió la orden de no seguir con las amenazas de arresto a Balke y sus compañeros de actuación en Hollywood Boulevard, a menos que éstos estuvieran bloqueando ilegalmente la acera. Balke dijo que la policía tiene que parar a los pordioseros agresivos de la zona, pero “están sugiriendo un error evitable en el que se elimina algo bueno cuando se trata de deshacerse de algo malo”.

“Es una solución única que castiga a la gente buena por la maldad de la gente mala”, se quejó Balke.

El abogado de derechos civiles Stephen Rohde también advirtió que el plan ha planteado “asuntos serios relacionados con la Primera Enmienda”, argumentando que exigir a las personas que obtengan un permiso diario podría obstaculizar las protestas políticas que surgen rápidamente. Limitar el número de dichos pases “puede ser una limitación irrazonable del derecho de reunión y el derecho de libre expresión”, agregó Rohde.

En una audiencia en abril, el concejal Mitch O’Farrell dijo que Los Ángeles toma la libertad de expresión en serio, pero que los tribunales también han dado guías a las ciudades sobre cómo y cuándo podrían restringirla. Las recomendaciones de la policía y otros departamentos de la ciudad “dará lugar a un entorno más seguro para los residentes y visitantes en Hollywood Boulevard” dijo su portavoz, Tony Arranaga, en un comunicado.

Bajo las propuestas de restricciones, quienes incumplan reiteradamente las reglas podrían perder el derecho a obtener permisos diarios durante tres meses. Las regulaciones también prohibirían a las personas actuar, pedir donaciones o usar un sonido amplificado a 5 pies de los cruces peatonales y entradas o salidas de edificios. La ciudad también podría frenar la cantidad de espacio que podrían ocupar en la acera.

El miércoles, el Concejo respaldó el plan sin discusión. Abogados de la ciudad se encuentran ahora en la tarea de redactar una ley que será presentada al Concejo para su aprobación final.

En abril, un abogado de la ciudad dijo a los legisladores que otras ciudades también han tratado de frenar la vida de la calle, incluyendo Santa Mónica y Las Vegas. Por ejemplo, la ciudad de Nueva York, ahora limita a los personajes disfrazados y otras personas que buscan propinas en Times Square a las zonas pintadas en el pavimento.

El Jefe de Policía de Los Angeles, Charlie Beck, ha recomendado las restricciones, argumentando que ayudarían a controlar mejor el flujo de turistas en las aceras de Hollywood.

En un reporte de junio, Beck también enumeró una serie de detenciones que involucran a notables artistas de Hollywood: una pelea afuera del teatro Dolby entre un disfrazado del Pato Donald y otro disfrazado de Mickey Mouse; un imitador de “Mr. Incredible” que golpeó a una mujer disfrazada de Batichica, y una mujer con atuendos de pirata que se negó a darle el cambio de un billete de $100 a un turista chino.

A más de 50 personas se les ha ordenado permanecer lejos del área en los últimos tres años, indica el informe.

“Es anarquía, y es peligroso”, dijo a los legisladores Mike Harkins, director ejecutivo de seguridad en el complejo Hollywood Highland, durante una audiencia en el mes de abril.

Según un estudio encargado por la Junta de Turismo y Convenciones de Los Angeles, aproximadamente una quinta parte de los visitantes de Hollywood que fueron abordados por los artistas o vendedores ambulantes dijeron que tuvieron una experiencia desagradable con los pordioseros que trataban de llamar su atención, incluyendo a las personas que venden CDs.

En un martes nublado y caluroso, unos pocos músicos que promovían sus CDs y media docena de personajes disfrazados vagaban por las aceras frente al histórico Teatro Chino Grauman, ahora conocido como Teatros Chinos TCL. Entre ellos se encontraba un imponente personaje de Chewbacca que se acercó a una pareja de turistas de México que caminaba con sus tres pequeños hijos.

“Le ofrecí $2, pero dijo que costaba $5, así que le di $5”, dijo Erica Flores después del encuentro. “Él debería habernos dicho el costo desde el principio”.

Omar Budhoo, que estaba vestido como un zombi verde, dijo el martes que él sólo pedía donaciones y nunca obligaba a la gente a darle más dinero. Sin embargo, dijo que la creciente competencia por el territorio en el boulevard y la necesidad de tener que ganar de $200 a $300 por día había hecho a algunos personajes demasiado agresivos.

“Las cosas están fuera de control”, dijo Budhoo. “A veces se necesitan reglas y regulaciones para impedir que la gente se comporte demasiado loca”.

Sin embargo, Budhoo está inquieto por lo que podría pasar si no pudiera conseguir uno de los permisos propuestos.

“Me encanta entretener a la gente”, dijo. “Se llevan eso de mí ... es como si te sacaran el corazón”.

Si desea leer la nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio