Anuncio
Share

Le pagó 700 mil dólares a una psíquica, y ni así consiguió el amor

Priscilla Kelly Delmaro en corte el martes. Ella se declaró culpable a un cargo de robo en cuarto grado.

Priscilla Kelly Delmaro en corte el martes. Ella se declaró culpable a un cargo de robo en cuarto grado.

(Michael Wilson / New York Times)

Los fraudes psíquicos no son nada nuevo en Nueva York, donde los establecimientos de videntes y adivinos son casi tan comunes como los Starbucks, pero pocas son tan llamativos como el que estafó los ahorros de su vida a un joven que vive en Los Ángeles.

Hubo promesas de amor verdadero si él sólo entregaba unos miles de dólares más. Hubo promesas de reencontrarse con su amor perdido, promesas que él creía incluso después de enterarse de que había muerto la mujer de sus sueños. Había dinero entregado para comprar una máquina del tiempo y para construir un puente de oro para ayudar a luchar en contra de los malos espíritus que separan a las almas afines.

Finalmente, hubo una mudanza de los Ángeles a Nueva York y nuevas promesas de que esto lo conduciría al espíritu de su ex novia, aunque en el cuerpo de otra mujer.

Pasaron casi 18 meses antes de que Niall Rice se diera cuenta de que su psiquica lo había sangrado hasta la medula y que la bola de cristal de su vidente era más neblinosa que funcional. Sin embargo, en corte el martes, le tomó solo unos pocos minutos a la que alguna vez fuera la confidente de Rice, Priscilla Kelly Delmaro, hacer su declaración de culpabilidad que la salva de la cárcel y de pagar restitución a Rice, quien le dio más de $550,000.

Rice, de 33 años, no estaba en la corte cuando el caso se ventiló, el cual ha llamado la atención de los medios de comunicación de su natal Gran Bretaña, el cual estaba llegando a su fin. Él ahora está quebrado, lastimado y vive en algún lugar de Los Ángeles, dijo Bob Nygaard, el investigador privado que en mayo llevó la policía hasta Delmaro, después de que un muy desesperado Rice se presentó ante su puerta con unos cuantos billetes arrugados aun de su propiedad.

“Estaba desesperado. Él me pidió si él podía dormir en sofá", dijo Nygaard de Rice, quien lo buscó por su especialización en rastrear psíquicos acusados de fraude.

Nygaard estuvo presente en corte en representación de su cliente, y llamó el resultado una “farsa” que lo que hará será propiciar el auge de los fraudes psíquicos, lo que dice él se ha convertido en un comercio a nivel nacional.

“El ser ingenuo no es un crimen, pero si es un delito robar a una persona ingenua”, señaló Nygaard, un policía retirado que ha perseguido a adivinos fraudulentos en todo el país, incluyendo a varios en California.

Hace dos años, localizó a una autoproclamada vidente y su marido acusados de estafar a un aspirante a actor en Los Ángeles con más de $900.000. En ese caso, Nygaard dijo que la víctima pudo recuperar la mayor parte de su dinero.

Pero acusó a los fiscales y las autoridades de aplicar un doble estándar en la persecución de muchos casos de fraudes cometidos por psíquicos porque las víctimas son crédulas y voluntariamente entregan su dinero.

Eso es lo que le ocurrió a Rice, que fue prosperando profesionalmente en Nueva York mientras que se le hacia difícil construir una vida personal. Solo y en dolor por un romance fallido, dos años atrás, Rice comenzó a visitar videntes en busca de una esperanza.

El martes en la sala de la corte, Delmaro, una pequeña mujer con raíces negras saliendo de su pelo rubio teñido, admitió que ella le había prometido a Rice que podía unirlos a él con su ex novia, incluso después de que ambos se enteraron de que la mujer había muerto. Al declararse culpable, Delmaro admitió que ella no tenía poder para utilizar una máquina del tiempo, un puente de oro, o poderes sobrenaturales para cambiar la vida de Rice.

Vestida en el holgado atuendo de prisión de color caqui, Delmaro repetidamente dijo “Sí, su Señoría” a medida que un juez leía todas las acusaciones, que databan de la primera visita de Rice a la tienda de Delmaro, cerca de Times Square, en el otoño de 2013.

Delmaro, que antes se había declarado como no culpable de robo en primer grado, cambió su declaración a culpable de robo en cuarto grado. Ambos son delitos, pero este último no lleva ningún término mínimo de cárcel.

Los fiscales acordaron que Delmaro, que ha estado detenida bajo fianza de $250,000 desde su arresto en mayo, reciba libertad condicional de cuatro años cuando sea condenada el 26 de enero. Ella no tendrá que pagar la restitución.

Afuera de la corte, el abogado de Delmaro, Jeffrey Cylkowski, dijo que era una “resolución justa” y que su cliente estaba ansiosa por llegar a casa con sus tres hijos pequeños.

“Ella ya no será una psíquica”, añadió.

Cylkowski dice que la admisión por parte de Rice de haber tenido un breve romance con Delmaro no había ayudado al demandante. “Es un problema en el caso”, dijo.

Nygaard dijo que no es inusual que los estafadores seduzcan a sus víctimas, porque saben que el romance se reflejará mal en un demandante que presenta cargos.

El caso no necesariamente ha terminado.

Delmaro fue la segunda de las dos videntes que Rice visitó durante esos oscuros días de 2013. Dijo que le pagó cerca de $150,000 a la primera psíquica, pero que eso no le compró la felicidad. Los gastos incluyeron $40,000 para un anillo de diamantes que Nygaard dijo que se suponía que la psíquica le devolvería a Rice pero que se lo quedó.

Nygaard quiere que también la primera psíquica sea arrestada.

"¿Por qué debemos permitir que ella cometa presuntamente el mismo crimen del que Delmaro ahora se ha declarado culpable de cometer?” Nygaard expresó. “Si una persona puede cometer un crimen como este sin ningún castigo, entonces es temporada abierta para todos”.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio