Anuncio
Share

¿Violó Wells Fargo las leyes de horas extras? Ocho senadores piden al Departamento de Trabajo que investigue

La senadora Elizabeth Warren (D-Mass.) interroga al presidente ejecutivo de Wells Fargo, John Stumpf, durante una audiencia del Comité de Banca del Senado, realizada este martes.

La senadora Elizabeth Warren (D-Mass.) interroga al presidente ejecutivo de Wells Fargo, John Stumpf, durante una audiencia del Comité de Banca del Senado, realizada este martes.

(Foto de Win McNamee/Getty Images)

Un grupo de senadores pidió este jueves lanzar una investigación federal para saber si Wells Fargo & Co. violó leyes laborales, tras las acusaciones de que el banco no pagaba horas extras a los cajeros y otros empleados que trabajaban los fines de semana en pos de cumplir con sus agresivas cuotas de ventas.

La senadora Elizabeth Warren (D-Mass.) y siete colegas escribieron al secretario de trabajo, Tom Pérez, y a David Weil, administrador de la división de Salario del departamento: “El retrato que emerge del comportamiento de la compañía sugiere un potencial de explotación generalizada de su propia mano de obra, con el fin de facilitar la explotación de su base de clientes”.

“Particularmente cuando se tiene en cuenta que el salario medio de un cajero de banco es de aproximadamente $12 por hora, es la obligación de la División de Salario y Horas asegurar que cada empleado de Wells que ha luchado por hacer lo correcto en el marco de semejante explotación haya sido recompensado en su totalidad por cada hora de trabajo”, escribieron los senadores.

Además de Warren, quien esta semana pidió la renuncia de John Stumpf, presidente ejecutivo de Wells Fargo, la carta está firmada por los demócratas Sherrod Brown, de Ohio; Jack Reed, de Rhode Island; Robert Menéndez, de Nueva Jersey; Jeff Merkley, de Oregon; Kirsten Gillibrand, de Nueva York y Mazie Hirono, de Hawái. El otro firmante fue el excandidato presidencial demócrata, el senador Bernie Sanders (I-Vermont).

Jennifer Dunn, vocera de Wells Fargo, afirmó que los empleados del banco “son nuestro mayor activo”. “Nos esforzamos para que cada uno de ellos se sienta valorado, recompensado y reconocido; y nos enorgullece crear un ambiente positivo para nuestros miembros del equipo, incluyendo una compensación competitiva en el mercado, oportunidades de desarrollo profesional, una amplia gama de beneficios y una importante oferta de programas para equilibrar el trabajo y la vida cotidiana”, aseguró.

Por su parte, Jason Surbey, portavoz del Departamento de Trabajo, confirmó que la entidad recibió la carta. “Si bien no podemos discutir los detalles de aplicación de posibles decisiones legales, tomamos las preocupaciones planteadas en la nota muy en serio”, afirmó.

La carta de los senadores podría agregar un problema más, a los muchos que ya enfrenta Wells Fargo luego de que sus empleados abrieran cerca de dos millones de cuentas que los clientes jamás quisieron; un escándalo destapado por Los Angeles Times en 2013.

Este mes, el banco accedió a pagar $185 millones para resolver las investigaciones llevadas adelante por el fiscal de la ciudad de Los Ángeles Mike Feuer, la Oficina del Contralor de la Moneda y la Oficina de Protección Financiera al Consumidor, en referencia a las tácticas de ventas indebidas.

Sin embargo, los comités del Senado y de la Cámara han abierto sus propias investigaciones, y el Departamento de Justicia investiga también posibles cargos criminales. El Comité de Banca del Senado realizó una audiencia este martes, en la cual Stumpf fue fuertemente cuestionado. El Comité de Servicios Financieros de la Cámara, además, tiene prevista una audiencia para la semana próxima.

Los ocho senadores que han requerido la investigación del Departamento de Trabajo remarcaron varias demandas civiles, entre ellas una presentada en Los Ángeles por nueve exempleados de Wells Fargo, y otras quejas realizadas por trabajadores bancarios que alegaban la falta de pago de las horas extra. Algunos de estos reclamos databan de 1999, informaron los senadores.

Muchas de las acusaciones provienen de trabajadores que señalaron haber sido castigados cuando no cumplían con las cuotas de ventas. “Cuando no llegaban a ellas, los empleados se enfrentaban a amenazas de despido, horas extra obligatorias y sin compensación, acoso y otras formas de represalias”, señala la misiva.

Los senadores hicieron mención al artículo del Times, de 2013, y destacaron que los empleados de Wells Fargo “han descrito una cultura de gestión caracterizada por ‘el abuso mental’, se veían obligados a trabajar horas extras durante los fines de semana ‘en una situación similar a la de una detención después de clase’ y eran ‘severamente castigados y avergonzados frente a más de 60 gerentes’”.

Traducción: Valeria Agis

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio