Anuncio
Share

Una estrella de YouTube se declaró culpable de vandalismo tras alegar que lo habían golpeado por ser gay

Calum McSwiggan, de 26 años, aparece en esta foto de fichaje del Departamento del Sheriff del Condado de L.A., antes de herirse a sí mismo en su celda.

Calum McSwiggan, de 26 años, aparece en esta foto de fichaje del Departamento del Sheriff del Condado de L.A., antes de herirse a sí mismo en su celda.

(Sheriff del Condado de L.A)

La estrella de YouTube Calum McSwiggan, quien afirmó haber sido brutalmente agredido por tres hombres en West Hollywood como parte de un delito de odio anti-gay, se declaró culpable de vandalizar un automóvil.

McSwiggan, de 26 años, se declaró culpable este lunes de una acusación de vandalismo que causó más de 400 dólares en daños. El joven recibió una condena de tres años de libertad condicional, 52 sesiones de consejería para el manejo de la ira, y se le ordenó pagar $7,000 en indemnización.

McSwiggan, conocido por miles de fans por su canal de YouTube acerca de temas de personas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero, fue acusado de dañar el espejo y un parachoques de un vehículo en Santa Monica Boulevard, cerca de Robertson Boulevard, en West Hollywood, el 27 de junio pasado.

McSwiggan, de 26 años, había asegurado que el conductor del vehículo lo había golpeado, junto con dos otros hombres, durante el incidente. Pero los fiscales alegan que mintió sobre el supuesto ataque a los agentes del Sheriff.

McSwiggan, residente de Londres, quien se encontraba de visita en el sur de California, fue acusado originalmente de vandalismo y por presentar un informe policial falso, y podría recibir hasta tres años y seis meses de cárcel. Los fiscales rechazaron la acusación falsa de denuncia policial como parte del acuerdo de declaración de culpabilidad.

La saga se desarrolló de manera dramática en las cuentas de redes sociales de McSwiggan, quien escribió en Instagram que, después de visitar un club nocturno gay en West Hollywood este verano, tres hombres lo atacaron, hirieron en su frente y rompieron tres de sus dientes. El joven culpó a las “autoridades” por no protegerlo y por tratarlo como “un ciudadano de segunda clase”.

“Nunca me sentí tan aterrorizado por ser un hombre gay a la vista del público”, señaló en una publicación que lo mostraba en un hospital. Pero las acusaciones de McSwiggan provocaron una rápida respuesta del Departamento del Sheriff del Condado de L.A., que tomó la inusual iniciativa de emitir una declaración pública y publicar su foto de fichaje para contrarrestar sus afirmaciones.

El Departamento del Sheriff confirmó que los agentes respondieron a un ataque denunciado, pero que los investigadores “no pudieron justificar el incidente”, según el comunicado.

McSwiggan fue arrestado bajo sospecha de vandalismo del vehículo de los hombres, afirmaron las autoridades.

Antes de ser trasladado a su celda, a McSwiggan se le tomó una foto de fichaje, donde aparece sin heridas evidentes. Los agentes del Sheriff señalaron que el joven fue visto después “hiriéndose a sí mismo” con un teléfono público, dentro de su celda. Más tarde fue trasladado a un hospital, donde fue tratado.

Cuando fue liberado de la custodia, McSwiggan relató en una publicación de Facebook que había sido golpeado y pateado, pero también reconoció que él había dañado un vehículo.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio