Anuncio
Share

Una década con Taylor Swift: 13 maniobras que la llevaron a la cima del pop

La cantautora Taylor Swift, durante su actuación en la entrega de los Premios Grammy de 2016, ha realizado varios giros de carrera inteligentes durante la década siguiente al lanzamiento de su debut, “Taylor Swift”, en 2006.

La cantautora Taylor Swift, durante su actuación en la entrega de los Premios Grammy de 2016, ha realizado varios giros de carrera inteligentes durante la década siguiente al lanzamiento de su debut, “Taylor Swift”, en 2006.

(Robert Gauthier/Los Angeles Times)

El 24 de octubre de 2006, la principiante empresa Big Machine Records, en Nashville, editó lo que podría haber sido un disco con 15 minutos de fama. El trabajo pertenecía a una cantautora de 16 años de edad, por entonces desconocida. Sus canciones abordaban temas que la música country por el momento no había tocado: romances adolescentes, dramas de preparatoria y sueños juveniles.

Poco a poco y a paso firme, ese álbum, “Taylor Swift”, comenzó a escalar las listas de discos más vendidos del país, y la artista con pelo rizado empezó a aparecer cada vez más, especialmente cuando Big Machine editó un sencillo que aludía directamente a la mayor estrella country de los EE.UU. en ese momento: Tim McGraw.

A finales del año, el álbum había vendido 200,000 copias y llevó a este periódico a ponderar a Swift como uno de los rostros a tener en cuenta para los años venideros, elogiando el disco como “un trabajo que toca temas como la frágil autoestima de los adolescentes y la magia del primer amor”.

Tan prometedor como parecía, es seguro decir que pocos podrían haber previsto el grado en que su música explotaría después y la convertiría en una de las mayores estrellas pop del planeta. Swift demostró algo que parecía ser imposible después de la crisis de la industria de la música al llegar al millón de copias vendidas durante la primera semana con tres discos consecutivos: “Speak Now”, en 2010; “Red”, en 2012 y “1989” en 2014.

Con eso en mente, L.A. Times analizó 13 astutas movidas que la artista y ejecutiva ha realizado a lo largo de su camino hasta convertirse en una fuerza dominante del pop, durante su primera década de carrera.

1) Primera incursión en Nashville (2001): millones de chicos sueñan con la fama, pero Swift demostró desde el principio sus poderes de persuasión para lograr que sus padres conduzcan casi 800 millas desde Wyomissing, Pensilvania, hasta Nashville. Una vez allí, alegremente llamó a las puertas de las discográficas, pese a las grandes probabilidades de que nadie le prestara importancia a esa niña de 11 años de edad. En ese viaje no obtuvo contrato alguno, pero muchos tomaron nota de su desenfado.

2) Sony/ATV Publishing (2005): cerca de cuatro años después, aún puliendo sus habilidades como cantante y compositora durante su preparatoria, Swift obtuvo un contrato con uno de los mayores editores de música -Sony/ATV Publishing- a sus 15 años de edad. Con mucho entusiasmo sacrificó actividades extracurriculares de la adolescencia para ocupar su escritorio en Sony/ATV, donde perfeccionó aún más sus competencias como compositora, en lugar de salir con sus amigos.

3) Firmar con Big Machine Records (2006): pasando por alto las ofertas de contratos de grandes sellos, Swift (con la aprobación de sus padres) apostó alto al firmar con la novata Big Machine y su fundador, Scott Borchetta. A diferencia de sus competidores, Borchetta estaba dispuesto a dejarla grabar sus propias canciones y coproducir su debut con Nathan Chapman, veterano de Nashville.

4) “Tim McGraw” (2006): aludir directamente a esta gran estrella country en su primer sencillo le dio notoriedad entre los programadores de música country del país -a menudo notoriamente rígidos-. Eso aumentó las probabilidades de que éstos al menos escuchen una vez su canción, en medio de la embestida de nuevos artistas.

5) Redes sociales: como una adolescente sin dudas respecto de las redes sociales, Swift abrazó plenamente MySpace para interactuar directamente con los fans en un momento en que la mayoría de los agentes de poder en Nashville se preguntaban qué era eso. Hizo lo mismo con la llegada de Twitter, Instagram y otras redes, construyendo además un vínculo muy personal con quienes gustaban de su música.

6) “Taylor Swift” (2006): alejada del molde de los músicos pop adolescentes, cuyos discos empujan prematuramente a los oyentes al mundo adulto, el debut de Swift, de 2006, contenía canciones propias de su edad y con temas de esa etapa de la vida. Ella creía -al igual que Borchetta- que dichas canciones podían conectarla con una gran base de fans desaprovechados, que no tenían mucha música que ‘hablara directamente’ con ellos.

7) “Love Story” (2008): en otro gran golpe, a los 18 años, la cantante no demostró reparos en retomar un tema shakesperiano. “Love Story”, su fábula adolescente de romance, reflejó su visión idealista de la posibilidad de ser ‘felices para siempre’. El álbum contiene la canción “Fearless”, que convirtió a Swift en la receptora más joven (20 años de edad) del Grammy al Álbum del Año en la historia de dicho galardón.

8) Premios MTV y VMA (2009): su respuesta al intento de Kanye West de eclipsar su momento de fama frente a millones de televidentes fue elegante (e impresionantemente madura). Esto le ganó un gran respeto por parte de sus compañeros, de sus fans y de los padres de éstos.

9) “Speak Now” (2010): al escribir casi todas las canciones, desarmó a los cínicos que sugerían que ella simplemente disfrutaba de contar con genios de la composición con quienes había trabajado en sus dos primeros discos. El álbum también demostró que vender un millón de copias en la primera semana era aún posible en una industria debilitada.

10) “Mean” (2010): esta canción surgió de sus pensamientos acerca de un crítico innecesariamente duro con su música, pero gracias a un poderoso video se transformó en un gran mensaje de autoestima, que destacó su relevancia ante el bullying y otras formas comunes de acoso. Legiones de fans se identificaron y vitorearon el mensaje.

11) Filantropía: fue una de las primeras en actuar tras las devastadoras inundaciones que azotaron Tennessee en 2010, y donó $500,000 para la causa. Tenía apenas 20 años. Dos años después, escribió y grabó “Ronan”, un sencillo a beneficio para subrayar la empatía con los que sufren. El resultado directo fue la ayuda a un niño con cáncer. En 2013, donó $4 millones al Salón de la Fama de la Música Country para crear un centro de educación musical enfocado en los jóvenes. En agosto pasado, donó $1 millón para ayudar a las víctimas de las recientes inundaciones en Luisiana.

12) Artículo de opinión en el Wall Street Journal, acerca del valor de la música (2014): para poner de manifiesto la devaluación continua de la música y de sus creadores en nuestra cultura, Swift dio un paso al frente en las páginas de las principales publicaciones de noticias financieras para generar una fuerte discusión pública. “La música es un arte, y el arte es importante y poco común”, escribió. “Lo importante, lo inusual, es valioso. Y las cosas de valor hay que pagarlas”.

13) Rechazo a Apple (2015): para fortalecer aún más su fuerza en la industria de la música, Swift desafió -cortés pero firmemente- a Apple por no pagar a los autores, productores y artistas durante las pruebas gratuitas (por tres meses) de su nuevo servicio de música en línea. “Esto es sorprendente, decepcionante y completamente ajeno a esta empresa, que ha sido históricamente progresista y generosa”, escribió en su sitio. “Tres meses sin pago es mucho tiempo, y es injusto pedirle a cualquiera que trabaje a cambio de nada”. Apple dio marcha atrás con la medida.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio