Anuncio
Share

Un agente del LAPD mata a otra persona en South L.A. horas después de una emotiva reunión con la Comisión de Policía

Un hombre pasa frente a cartels, flores y velas colocadas en el area de Boyle Heigts donde Jesse Romero, de 14 anos, murio a manos de agentes del LAPD.

Un hombre pasa frente a cartels, flores y velas colocadas en el area de Boyle Heigts donde Jesse Romero, de 14 anos, murio a manos de agentes del LAPD.

(Francine Orr/ Los Angeles Times)

Un oficial de la policía de Los Ángeles disparó y mató a una persona el martes por la tarde durante una parada de tráfico en el sur de Los Ángeles, horas después de que activistas y otros líderes comunitarios hicieran un emotivo llamado a la Policía para que proporcione información de la muerte ocurrida la semana pasada.

El deceso ocurrió el martes, luego de que un oficial en motocicleta detuvo un auto obscuro que circulaba por Century Boulevard y la calle Figueroa alrededor de las 3:30 de la tarde, dijo el teniente del LAPD, Chris Ramirez. Durante la revisión un pasajero se bajó del vehículo, y el agente le disparó.

La policía todavía está investigando los motivos que impulsaron al oficial a abrir fuego. Dos armas fueron recuperados en la escena, dijo Ramírez. Ni el nombre ni la edad de la persona muerta fueron dados a conocer.

Al parecer el auto se había dado a la fuga y la policía estaba tratando de localizar el auto y hablar con el conductor. La policía no tenía ninguna información adicional sobre el tipo de vehículo y características.

Ningun agente resultó lesionado durante el incidente. El oficial que abrió fuego no traía una cámara corporal.

El tiroteo marcó el número 16 de este año por parte de agentes del LAPD, según los datos recopilados por Los Angeles Times. 13 personas han muerto en dichos encuentros con las autoridades.

En la reunión semanal del martes de la Comisión de Policía de la ciudad, activistas y residentes pidieron que se den a conocer las imágenes de las cámaras corporales que llevaban los oficiales que la semana pasada dieron muerte a un niño de 14 años de edad.

La tensión crecio rápidamente durante la reunión, de la comisión de la Policia, la primera desde que un oficial disparó fatalmente contra Jesse Romero en Boyle Heights, un encuentro letal que provocó preguntas, críticas y manifestaciones en esa parte de la ciudad.

“Están haciendo mucho daño a nuestra comunidad”, dijo Antonio Rodríguez, uno de los abogados que representan a la madre de Romero.

Al igual que otros en la audiencia, Rodriguez instó a los comisarios de policía para que den a conocer las grabaciones de las cámaras corporales.

La policía de Los Ángeles ha dicho que n va a dar a conocer esas imágenes a menos que sea requerido por los tribunales.

Rodríguez dijo que la Policía, debería dar a conocer todos liberar “todas las evidencias”, para que la comunidad pueda juzgar de forma independiente lo que es correcto y lo que no es correcto”.

La policía de Los Ángeles ha dicho que Romero disparó un armar contra los agentes mientras corría hacia ellos. Algunos testigos dijeron a los investigadores que vieron Romero tirar el arma sobre una cerca y que después escucharon unos disparos.

La semana pasada, una mujer dijo a Los Angeles Times que vio Romero sacar la pistola de su cintura y tirarla hacia un cerco. Cuando cayó al suelo, dijo que escucho el sonido del arma de fuego.

Los acontecimientos que condujeron a los disparos comenzaron a las 17:30 del 9 de agosto, cuando los oficiales respondieron a un informe de vandalismo cerca de Chicago y la Avenida César Chávez, dijo Michel Moore, asistente del jefe de la policía de Los Ángeles.

Cuando los agentes se acercaron, Romero empezó a correr por Cesar Chavez - donde un testigo lo vio disparando contra la policía, dijo Moore - antes de dar vuelta en una esquina. Cuando los agentes se acercaron a la esquina, oyeron un disparo, dijo Moore. Al doblar, un agente abrió fuego.

Romero, quien habría cumplido 15 años esta semana, murió en el lugar.

Los investigadores están buscando testigos adicionales y están haciendo el análisis de las pruebas, incluidas las grabaciones de la cámara corporales y el arma cargada encontrada en la escena del incidente, dijo Moore.

“Sigue habiendo una gran cantidad de trabajo por hacer en esta investigación”, dijo.

Tanto Moore como Matt Johnson, presidente de la Comisión de Policía, calificaron la muerte de Romero como “trágica”.

El encuentro mortal en Boyle Heights no fue el único que llamó la atención del público en la reunión del martes. La madre de un hombre muerto a tiros por la policía el mes pasado pidió a la Comisión de Policía, que den a conocer información de la muerte de su hijo.

Su hijo, Richard Risher, murió 25 de julio en Nickerson Gardens, uno de los proyectos de vivienda más conflictivos de Los Ángeles. La policía dijo que el joven de 18 años de edad, también disparó contra los agentes, lo que llevó a la policía abrir fuego. Uno de los agentes recibió un balazo en el brazo y fue atendido en un hospital.

“Quiero que el policía sea procesado”, dijo la madre de Risher, Lisa Simpson, levantando la voz. “Lo quiero fuera de las calles y sin salario”.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio