Anuncio
Share

Tras el atentado terrorista de San Bernardino, muchos están tomando clases de tiro

Judy Walsh observa una presentación de agentes del sheriff del condado de San Bernardino, durante un entrenamiento de tiro en Highland, California.

Judy Walsh observa una presentación de agentes del sheriff del condado de San Bernardino, durante un entrenamiento de tiro en Highland, California.

(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Casi al mismo tiempo que una pareja abría fuego en el Inland Regional Center de San Bernardino en diciembre, el hijo de Barbara Holmes, quien sufre de autismo, iba en camino hacia ahí.

Mientras ella veía las noticias en la televisión, sin saber si él había llegado y sin poder comunicarse, se sintió desvalida.

Holmes eventualmente supo que su hijo estaba a salvo, pues le habían impedido el paso al centro antes de llegar. Pero a ella le atormenta la sensación de impotencia que la invadió ese día.

Ella fue una entre varias docenas de personas que asistió a una clase de tiro organizada la semana pasada por el Departamento del sheriff del condado de San Bernardino, para enseñarle a la gente qué hacer si se enfrenta a un tirador.

“Tenemos que aprender estas cosas ahora”, dice Holmes. “Cada padre debería enseñarle a sus hijos… Hemos estado viviendo en una burbuja”

En las semanas posteriores al tiroteo que dejó 14 personas muertas y 22 lesionadas, el Departamento del sheriff ha organizado al menos cuatro entrenamientos de tiro para el público en general, y está planeando más.

Un evento reciente en Highland, una pequeña ciudad vecina de San Bernardino que trabaja con el Departamento del sheriff, atrajo a una multitud de casi 60 personas, dijeron los agentes. Al entrenamiento del siguiente día, al que asistió Holmes, llegaron casi otros 30.

“La ansiedad se ha elevado en la región”, dijo el capitán de la policía de Highland, Tony DeCecio. “La gente quiere saber qué hacer”.

Durante la sesión de dos horas, los agentes locales proporcionaron información acerca de grupos terroristas, consejos en primeros auxilios y dieron una sugerencia: “Corran, escóndanse o peleen”, se si enfrentan a un tirador.

El consejo ha sido promovido en años recientes por el Departamento de Seguridad Nacional y el FBI como una forma de responder ante tiradores. Un video financiado federalmente que habla de ello, ha sido visto casi 4.5 millones de veces, y un llamado a la gente a “Correr, esconderse o pelear” fue emitido recientemente por el Centro Médico Naval de San Diego, luego de que alguien equivocadamente reportó un tiroteo ahí.

En Highland, mientras los asistentes toman café y comen donas, muchos dicen sentir una urgente necesidad de prepararse para un futuro tiroteo.

“Sé que muchas veces la diferencia entre salvar tu vida o no es entender cuáles son tus mejores opciones”, dice Jesse Carrillo, quien asistió junto con su esposa Angelina.

El entrenamiento fue dirigido por un veterano de 14 años, el agente Danny Rice, quien DeCecio dice que se le pidió que estuviera al frente porque “sabe como pelear y sobrevivir”.

En 2012, a Rice le dispararon mientras estaba en servicio; él le disparó y mató al hombre que lo atacó. Rice llevó al entrenamiento los jeans que vestía aquel día, y mostró los dos hoyos de bala que tenían en la pierna derecha.

Al inicio de la sesión, un agente le preguntó a los asistentes si alguien quería saber cómo se podía sacar un permiso para tener un arma; varias personas alzaron la mano.

Desde el 2 de diciembre, el departamento ha sido inundado de aplicaciones y la espera para obtener un permiso ahora es de ocho a 10 meses, comparado con los dos o tres que eran antes.

El agente Kyle Glozer mostró varias imágenes de grupos terroristas: supremacistas blancos, Al-Qaeda, el Estado Islámico y el movimiento de Ciudadanos Soveranos, cuyos miembros están en contra del gobierno.

Glozer urgió a la multitud a ser vigilante y hablar fuerte y claro sobre cosas sospechosas, mostró fotos de mochilas abandonadas cerca de una escalera y un carro estacionado con un tanque de propano en el asiento del pasajero.

“Soy paranóico. Abiertamente paranóico”, dijo. “Nuestro enemigo número uno es la negación. Creemos que nunca nos va a pasar a nosotros”.

También mostró las portadas de revistas en inglés producidas por ISIS, Al-Qaeda y otros grupos terroristas.

“Si vieran esto en el tocador de alguien, probablemente no pensarían nada al respecto”, agrega.

Rice mostró el video de cómo el tirador se paseaba en los pasillos previo al tiroteo en el Washington Navy Yard shooting, en el que 12 personas fueron asesinadas. Fue seguido de otro video de gente corriendo y arrastrándose mientras los atacantes andaban por un mall en Nairobi, eventualmente matando a 67 personas. Después, mostró imágines de estudiantes escondiéndose bajo las mesas durante los ataques de 1999 en la preparatoria Columbine en Colorado.

"¿Qué van a escoger hacer?”, le preguntó a los presentes.

Rice recomienda aprender respiración táctica en combate para tranquilizarse durante un ataque, que según explica, consiste en inhalar en cuatro segundos, aguantar el aliento por otros cuatro y exhalar en cuatro más. También ofreció consejos sobre cómo envolver un cinturón alrededor de la perilla de una puerta para que alguien no entre, y apagar luces y teléfonos mientras se esconden.

Cualquier cosa puede ser un arma, dice. Una silla, un libro o una pluma.

Finalmente, el agente Cory McCarthy ofreció consejos de auxilio médico, en los que enfatizó el uso directo de presión para detener una hemorragia.

“Controlen la hemorragia y salgan”, dijo. “El tirador podría estar cerca”.

Cuando terminó el entrenamiento, Rice dijo que quería que la gente “abriera su mente a la posibilidad de que algo así podría pasar”.

“Incendios, temblores. Estamos preparados para eso. Pero queremos negar que esto podría pasar”, agregó. “Ya ha pasado”.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio