Siete hechos acerca de las codiciadas tarjetas de residente permanente

Siete hechos acerca de las codiciadas tarjetas de residente permanente

Los beneficios de una tarjeta verde (green card) incluyen elegibilidad para el Seguro Social, jubilación y beneficios de impuestos, y cobertura de seguro.

Este miércoles, la Casa Blanca presentó un sistema de inmigración basado en el mérito, que crearía nuevos estándares para determinar qué extranjeros obtienen la residencia legal en los Estados Unidos.

El sistema propuesto, basado en puntos, clasificaría a los solicitantes según su nivel de experiencia laboral, lazos familiares y educación. Por ejemplo, las personas obtendrían un puntaje más alto si hablan inglés y pueden mantenerse económicamente.

A continuación, siete hechos acerca de la residencia permanente en su estado actual, compilados a partir de la información publicada por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los EE.UU.:

¿Qué es una tarjeta de residente?

Una tarjeta verde, formalmente conocida como una tarjeta de residencia permanente, es expedida a ciudadanos extranjeros por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración. Ésta autoriza a los beneficiarios a residir y trabajar en los EE.UU. de forma indefinida. La tarjeta tiene imágenes holográficas y huellas digitales grabadas con láser, para evitar su falsificación. Además, debe renovarse cada 10 años. Este documento es necesario si la persona desea naturalizarse y convertirse en ciudadano de los EE.UU. posteriormente.

¿Por qué se la llama tarjeta verde?

La primera versión de la tarjeta de residencia se llamó ‘recibo de registro de extranjero’. La primera de ellas, emitida poco después de la Segunda Guerra Mundial según CitizenPath.com, era verde. Con los años se han emitido con diferentes colores, como varios tonos de azul pálido, rosa y amarillo.

¿Quién es elegible para recibirla?

Actualmente son elegibles varias categorías de personas, entre ellas los cónyuges de ciudadanos estadounidenses, los padres de ciudadanos estadounidenses que tienen al menos 21 años de edad; trabajadores con “capacidades extraordinarias” en campos como las ciencias y las artes, la educación, los negocios o deportes; aquellos que han tenido estatus de refugiados o asilados por al menos un año; los extranjeros que “hayan invertido -o estén activamente en proceso de inversión- por lo menos un millón de dólares en una nueva empresa comercial en los EE.UU., que cree empleos de tiempo completo para al menos 10 empleados calificados; y aquellos que inviertan $500,000 en un área de empleo específica.

También están disponibles a través del Programa de Diversidad de Visas para Inmigrantes, conocido popularmente como la lotería de visas, que concede 50,000 permisos al año a través de un sorteo, para solicitantes preseleccionados, de países que posean una baja tasa de inmigración a los EE.UU.

En 2017, se prohibió a los nativos de los siguientes países ingresar a la lotería: Bangladesh, Brasil, Canadá, China (no incluye a Hong Kong), Colombia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Haití, India, Jamaica, México, Nigeria, Pakistán, Perú, Filipinas, Corea del Sur, Vietnam y el Reino Unido y sus territorios dependientes, excepto Irlanda del Norte. La administración Trump ha propuesto eliminar por completo la lotería de tarjetas de residencia.

¿Cuál es el procedimiento para obtener una tarjeta verde, y cuánto tiempo demora?

Los inmigrantes que ya se encuentran en los EE.UU. con autorización deben presentar documentación para cambiar su estatus actual de visa y solicitar la residencia permanente. Hay un número determinado de visas de inmigrante que pueden emitirse a los extranjeros que buscan ser residentes permanentes cada año. Tal límite no existe en las visas de inmigrante para “parientes inmediatos” de ciudadanos estadounidenses.

La gente que no está en los EE.UU. debe solicitarla en un consulado estadounidense en el extranjero. El proceso comienza con una petición inicial que asigna un número de visa de inmigrante, lo cual permite que la solicitud avance.

El tiempo de procesamiento para obtener la tarjeta de residente varía, pero lo usual es de seis meses o más.

¿Tiene un costo?

Sí. El costo es de poco más de $1,000, que incluye  honorarios por ajustar el estatus migratorio de un extranjero y la toma de huellas dactilares y otros datos biométricos, como una fotografía y la firma, que se emplean para controles de seguridad.

¿Qué tipos de beneficios brinda una tarjeta de residente?

Además del permiso para vivir y trabajar de forma permanente en los EE.UU., los titulares de estas tarjetas pueden viajar libremente por todo el país y patrocinar a ciertos miembros de sus familias para solicitar sus propios permisos de residencia. Después de cinco años, los residentes también pueden solicitar la ciudadanía. Otros provechos incluyen la elegibilidad para el Seguro Social, beneficios jubilatorios y de impuestos, cobertura de seguros y becas para investigación y educación. También pueden solicitar legalmente financiamiento para compras de propiedades o de un auto.

¿Qué tipo de prohibiciones enfrentan los titulares de tarjetas verdes?

No se les permite postularse para las elecciones ni votar en elecciones federales. Tampoco pueden ser miembros de un jurado.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°