Anuncio

UC aprobó primer incremento a la colegiatura en seis años

Rozie Beverly, a la derecha, estudiante de la Universidad de California en Berkeley, y otros estudiantes reaccionan mientras la Junta de Regentes de UC aprueba el primer aumento de colegiatura en los últimos seis años.

Rozie Beverly, a la derecha, estudiante de la Universidad de California en Berkeley, y otros estudiantes reaccionan mientras la Junta de Regentes de UC aprueba el primer aumento de colegiatura en los últimos seis años.

(Jeff Chiu)

El jueves mientras que los regentes universitarios aprobaban un incremento del 2.5% a la colegiatura de la Universidad de California, el salón de juntas en donde se estaba llevando a cabo la reunión estaba lleno de frustración.

Uno de los regentes dijo que este aumento era una “bandita adhesiva”. Otro dijo que votar para aprobar un incremento a los costos estudiantiles había sido “muy doloroso”. Algunos preguntaban repetidamente sobre otras alternativas para obtener más dinero, sin que fueran los estudiantes y sus familias los que tuvieran que sufrir por ello.

Pero al final, después de una hora de debate los regentes votaron 16-4, para que por primera vez desde 2010-11 se incrementara la colegiatura. El aumento será parte de un plan de presupuesto de 7,800 millones de dólares aprobado para el 2017-18.

Un día antes la presidenta de UC Janet Napolitano le había dicho a los regentes que para mantener la calidad del sistema de universidades públicas dedicadas a la investigación y poder continuar con la misma calidad educativa, era necesario aumentar la colegiatura.

Napolitano dijo a los regentes que durante la Gran Recesión, el sistema de 10 campus sufrió importantes recortes de fondos estatales, logró ahorrar más de $320 millones a través de un uso más eficiente de la energía, reformas en las prácticas de compras y otros cambios. A pesar de estos esfuerzos, dijo, los campus están luchando con una mayor proporción de estudiantes, profesores, menos cursos, menos asistentes de enseñanza y servicios de estudiantes excesivos.

“Hemos hecho más con menos, pero a cambio hemos pagado un costo”, dijo.

El jueves mientras que los regentes universitarios aprobaban un incremento del 2.5% a la colegiatura de la Universidad de California, el salón en donde se estaba llevando a cabo la junta estaba lleno de frustración.

Uno de los regentes dijo que este aumento era una “bandita adhesiva”. Otro dijo que votar para aprobar un incremento a los costos estudiantiles había sido “muy doloroso”. Algunos preguntaban repetidamente sobre otras alternativas para obtener más dinero, sin que fueran los estudiantes y sus familias los que tuvieran que sufrir por ello.

Pero al final, después de una hora de debate los regentes votaron 16-4 para que por primera vez desde 2010-11 se incrementara la colegiatura. El aumento será parte de un plan de presupuesto de 7,800 millones de dólares aprobado para el 2017-18.

Un día antes la presidenta de UC Janet Napolitano les había dicho a los regentes que este incremento era necesario para asegurar el cumplimiento del prestigio universitario y poder continuar con la misma calidad educativa.

Bajo el nuevo presupuesto, la colegiatura incrementará a $11,502 para el año escolar 2017-18, $282 dólares más de lo que se paga actualmente. La cuota correspondiente a los servicios estudiantiles aumentará de $54, a $1,128.

El aumento en total para los estudiantes universitarios no residentes será de $1,668. Pagaran la misma tarifa de colegiatura base y costos estudiantiles, además de un 5% más en colegiatura complementaria, $1,332 más de lo que actualmente pagan, para el próximo año el nuevo costo de la colegiatura será de $28,014.

La ayuda financiera cubrirá los incrementos para dos tercios de los cerca de 175,000 estudiantes residentes de California.

“Esto se está moviendo”, dijo el regente Russel Gould. “Tenemos la obligación de proteger a la institución y de servir a nuestros estudiantes”.

Según los funcionarios de UC el incremento generará $88 millones de dólares, de los cuales un tercio será destinado directamente al programa de ayuda financiera. El resto se utilizará para apoyar el aumento de inscripciones y para abordar otras necesidades apremiantes, incluyendo añadir profesores, consejeros y tutores así como expansión de los servicios de salud mental.

El sistema de 10 campus ha inscrito a más de 7,400 estudiantes de California desde 2015-2016, el mayor aumento en 70 años, y planea añadir 2,500 alumnos más este otoño. Una consecuencia del aumento de alumnos fue el incremento en la proporción de profesores por número de estudiantes, de su nivel histórico de 18 a 1 al actual, de 21 alumnos por cada docente, precisaron los funcionarios de la institución.

Los líderes de varios planteles han dicho de forma individual que utilizarían los ingresos adicionales para contratar entre 25 y 50 profesores.

En un memorándum a los regentes, la oficina de Napolitano presentó datos que muestran que el apoyo estatal para los costos de instrucción por estudiante disminuyó en más de la mitad, de $16,980 en 2000-2001, a un estimado de $7,160 este año. Durante el mismo período, la porción de UC -de la colegiatura, cuotas y fondos generales- se elevó de $5,860 a $9,450.

El estado recortó alrededor de un tercio del presupuesto de la casa de estudios durante la Gran Recesión, pero desde entonces lo ha restaurado lentamente bajo un acuerdo de presupuesto multianual llevado a cabo entre Napolitano y el gobernador Jerry Brown, quien consideró como “razonable” el aumento de la matrícula luego de seis años de estabilidad. Pero en un mensaje, este mes reiteró que la UC debe encontrar maneras de reducir los costos. “Sin estas mejoras, los aumentos a las colegiaturas sólo afectarán a las familias que pagarian por un sistema ineficiente”, escribió Brown.

Brown también podría colaborar con esas cargas para algunas familias mediante su propuesta de eliminar el programa de Becas para la Clase Media, que podría comenzar este otoño para los alumnos nuevos. Las autoridades de la UC estiman que un retiro gradual del programa para el próximo año escolar privaría a aproximadamente 2,300 nuevos alumnos de $6.9 millones en becas.

Los líderes del cuerpo estudiantil de la UC se han pronunciado en contra de los aumentos. Algunos sostienen que, aunque la ayuda financiera cubre la matrícula, ya tienen problemas para pagar la vivienda, los alimentos, los libros y demás costos.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí



Anuncio