Quitar el cable de TV es más fácil (y más barato) de lo que piensas

Sin duda has escuchado esta historia antes. Alguien se harta de su compañía de cable y cancela el servicio. Ya sea en un acto de desafío o de desilusión, y en lugar de eso eligen confiar en los servicios basados en Internet y las aplicaciones móviles para el entretenimiento en video.

También es mi historia. Me uní al club de los cord-cutters en agosto, sacrificando la opción de “todo lo que puedes ver” por a la carta y el DVR por lo que sea que esté disponible ahora. Pero lo interesante no es que mi historia es única, sino que mi comportamiento es cada vez más común.

Es la poca notabilidad del elegir Netflix, Amazon Video, Hulu y otros servicios basados en Internet, o lo que se llama opciones “over-the-top”, en lugar del paquete de cable tradicional lo que hace que la tendencia del cord-cutting sea sorprendente. 

Mi experiencia es parte de un amplio movimiento de rechazo de los paquetes excesivos, dijo Paul Verna, un analista de EMarketer quien investiga la tendencia del cord-cutting. En los Estados Unidos existen aproximadamente 8 millones 600 mil hogares como el mío que son considerados “cord-cutters”, lo que significa que cuentan con acceso a Internet de alta velocidad pero sin ninguna suscripción de televisión por cable o satélite,de acuerdo a un estudio publicado este año por ExperianMarketing Services.

“Creo que [el cable] es una cosa del pasado”, dijo Deb Cole. La residente de Mission Beach, California, de más de 30 años de edad, canceló su servicio de cable en el 2009 y ahora jura fidelidad a sus cuentas de streaming: Netflix, Amazon Video y HBO. “Me encantaba mi DVR y grabaría todos esos canales”, dijo. “El problema era que tenía que estar en casa para verlos”. 

Incluso Richard Combs, de 40 y de Kensington, California, un usuario de televisión tradicional, canceló su servicio de cable hace un mes. Con la ayuda de su decodificador Amazon Fire TV condujo a su esposa y a sus dos hijos junto con él a una estricta dieta de streaming de entretenimiento.

“Los primeros días fueron algo extraños”, admitió Combs. “Pero te tengo que decir, es mejor”.

Mejor, en parte, porque el cord-cutting ya no requiere deconfiguraciones complicadas. Todo lo que realmente necesitas es $100 o menos para un decodificador como un Apple TV, un Amazon Fire TV  o un Roku, o un streaming stick aún más accesible como el Chromecast de Google. Entonces, tu televisor te transporta hacia el reino de constante expansión de la programación por Internet, la cual no es tan extraña como se escucha. Netflix y Amazon se están, por ejemplo, convirtiendo en cadenas de televisión con series originales “que se deben ver”que sin duda son mejores que los programas de televisión en las cuatro grandes cadenas de televisión.

Si no puedes renunciar a la televisión tradicional, no tienes que hacerlo. Una antena digital -- estoy usando una antena WinegardHDTV FlatWave ($30) que coloqué sobre mi ventana — te puede proporcionar tu dosis de los canales ABC, NBC o CBS gratuitamente. Y Hulu, aunque no es el reemplazo perfecto parala televisión por cable, cuenta con suficiente contenido de cadena de temporada como para hacer que el renunciar a tu DVR sea menos doloroso.

Además, una serie de maniobras radicales de la industria realizadas este año han cambiado a la televisión como la conocemos, haciendo que el abandonar tu compañía de cable sea más fácil que nunca.

HBO y Showtime comenzaron a vender sus catálogos de contenidos como opciones “over-the-top”, lo cual significa que los consumidores pueden pagar por mes -- $15 y $11, respectivamente -- para tenerlas cadenas premium. Incluso CBS ahora vende sus programas directamente a los consumidores a través de un servicio de $5.99 al mes llamado CBS All Access. Y Sling TV, el cual se inauguró en febrero, ofrece una versión menor del paquete de cable: 23 canales incluyendo ESPN, TBS, CNN y HGTV, todos con transmisión en vivo y a la carta a través de la aplicación de Sling TV por un costo de $20 al mes.

Más opciones están en camino, lo que significa que no es inconcebible que tu canal favorito tendrá su propia aplicación de streaming por suscripción.

“Hay algunas personas que dicen [que la tendencia del cord-cutting] es exagerada”, dijo Verna de EMarketer, “pero si no fuera real, no verías aparecer servicios independientes”.

Si ya pagas por Netflix o cuentas con acceso a Amazon Video (a través de Amazon Prime), podrías tener un momento de iluminación durante tu siguiente cambio de apartamento.

Toma a Amanda Nelson, de 28 años de edad, quien dejó de pagar por cable en el 2010 cuando se separó de su entonces novio con quien vivía. Ella sola no podía pagar por el cable. Como la mayoría de los cord-cutters que entrevisté, el cambio de apartamento de Nelson la hizo reconsiderar sus opciones de entretenimiento. Hoy en día, la residente de Golden Hill, California, subsiste felizmente con la nueva versión sin comerciales de Hulu ($12), la cual ve principalmente a través de una laptop de 17 pulgadas que viaja junto con ella a donde quiera que vaya. También comparte — lo que significa que no paga por ellas -- cuentas de Netflix, HBO y NFL Sunday Ticket con amigos y familiares.

“Viajo con frecuencia y me gusta poder ver mis ‘historias’, como dice mi abuela”, dijo Nelson, quien calcula que paga unos $20 al mes por sus opciones de entretenimiento. “Hace poco pasé una semana en Miami, y fue agradable ver el episodio más reciente de ‘Empire’”.

Mi propio cambio a un nuevo apartamento me presentó con la perfecta oportunidad para darle click al botón de resetear. En mi antigua residencia le había estado pagando a Cox $238.58 por mes por Internet y cable. En un momento dado, un representante de ventas me había engañado a contratar una oferta promocional para el mejor servicio del proveedor de cable, el cual venía con todo incluido, incluyendo la capacidad para grabar hasta seis — ¡sí, seis! — programas a la vez. En ese momento, el paquete era más barato que las otras opciones disponibles, por lo que el costo adicional parecía razonable. Incluso práctico.

Pero, como siempre sucede, el precio de promoción desapareció en una fecha posterior y mi factura nunca fue la misma. Claro, podría haber rebajado mi servicio o amenazado con dejarlo, pero he recorrido esos caminos antes. Simplemente no son divertidos.

Estos días, pago $8 por Hulu, $20 por Sling TV y $45 poracceso a Internet a través de Time Warner Cable. Mi nuevo total es de $73 al mes -- o $165 menos de lo que estaba pagando antes. Y si he aprendido algo, es que el dinero es más importante para mí que “The Real Housewives”.

Sin embargo, una pequeña advertencia. El cancelar el servicio de cable no es difícil, pero viene con algunos sacrificios que algunas personas simplemente no estarán dispuestas a hacer. Por ejemplo, mis padres no podrían, y no pudieron dejar los partidos de los Padres, los cuales son transmitidos por Fox Sports San Diego y no son accesibles a través de una antena.

Yo tampoco.

Jennifer Van Grove escribe sobre tecnología para el San Diego Union-Tribune.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°