¿Quiere mantener los recuerdos importantes? Trate de caer en sueño profundo

¿Quiere mantener los recuerdos importantes? Trate de caer en sueño profundo

Cuando se trata de salud mental y la función cognoscitiva, la importancia del sueño con movimientos oculares rápidos (REM, por sus siglas en inglés) —esa etapa profunda y reconstituyente de sueño en la que caemos una y otra vez durante la noche— está tan bien establecida que los experimentos que privan a la gente de ello serían considerados poco éticos.

Pero todavía hay misterios por explorar que rodean la función de sueño REM, incluyendo si es que, por qué y cómo juega un papel clave en la memoria. En un nuevo estudio, investigadores dicen que han encontrado un nuevo modo de conducir tal investigación —al usar diminutas luces integradas en el cerebro de un ratón para interrumpir un solo aspecto del sueño—.

Su investigación ha encontrado pruebas de que, después de que experimentamos un día de interacción con nuestro complejo mundo, el sueño REM ininterrumpido es clave para convertir esas lecciones aprendidas en memorias emocionales y memorias contextuales.

Al conducirse en ratones, las nuevas conclusiones desarrollan los principios de recuerdos que son centrales para la experiencia humana.

Los recuerdos emocionales profundizan y enriquecen nuestras vidas. Pero ellos también pueden llevarnos a un efecto paralizador después de un acontecimiento traumático. Esos son nuestros recuerdos durables más largos, probablemente porque las memorias asociadas con emociones fuertes como el miedo y la crianza fueron por mucho tiempo clave para nuestra supervivencia. Los recuerdos contextuales nos ayudan a reconocer objetos, gente y sitios y recordar su importancia. La consolidación de este tipo de memorias es esencial para aprender y navegar nuestros mundos físicos y sociales.

Mientras los investigadores han encontrado que el sueño y la formación de recuerdos están profundamente entrelazados, las fases exactas de sueño en las cuales eso pasa no son bien entendidas.

En el nuevo estudio, publicado el jueves en la revista Science, los investigadores usaron optogenéticos, una técnica en la cual productos químicos y la luz son usados para prender y apagar neuronas específicas, al mirar detenidamente el proceso de consolidación de memoria durante el sueño REM en ratones.

El sueño REM es una delicada característica de los mamíferos. Un poco más de una hora luego de haber empezado a dormir, la gente comienza a entrar y salir de esta etapa única de sueño por períodos más y más largos. En el mundo exterior, se caracteriza por un rápido movimiento de los ojos bajo nuestros párpados, una pérdida casi total de movimiento de músculo voluntario y aparentes sueños realistas.

Pero dentro del cerebro, la llegada y partida de sueño REM es marcada por cambios más sutiles: en las regiones del cerebro que son centrales para el aprendizaje, las emociones y la memoria, ciertas neuronas comienzan a vibrar en un patrón sincrónico y distinto. Por mucho tiempo se ha creído que este llamado ritmo theta es el responsable del proceso de consolidar ciertos recuerdos.

Para averiguar si esto es así, los investigadores de la Universidad McGill de Canadá y el Hospital de la Universidad Inselspital de Suiza usaron optogenéticos para interrumpir el zumbido del ritmo theta en el cerebro de ratones durmientes, sin despertarlos.

Ellos se enfocaron en un grupo de neuronas en el tabique intermedio del cerebro que sirven como un mecanismo para comenzar y detener el ritmo theta en el hipocampus durante el sueño REM. Al cambiar selectivamente esas neuronas a la posición de "apagado", ellos dejaron dormir a los ratones, pero impidieron que sus cerebros entraran al sueño REM.

Entonces ellos vieron cómo la falta de sueño REM de los ratones afectó su memoria.

Los investigadores usan el impulso confiable de un ratón para explorar un nuevo objeto, o un objeto familiar en un nuevo punto, para probar si una memoria contextual ha sido formada. Si un ratón falla en el reconocimiento del objeto, se asume que ha fallado en crear un recuerdo contextual.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°