Anuncio

¿Qué tiene la Patrulla Fronteriza en contra de las cámaras corporales?

Un oficial del Departamento de Policía de Los Ángeles lleva una cámara corporal durante una demostración en enero del 2014.

Un oficial del Departamento de Policía de Los Ángeles lleva una cámara corporal durante una demostración en enero del 2014.

(Damian Dovarganes / Associated Press)

Para asegurarle al público sobre su compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas, muchos organismos encargados de hacer cumplir la ley en todo el país -- incluyendo el Departamento de Policía de Los Ángeles -- han adoptado el uso de las cámaras corporales con admirable rapidez. Sin embargo, el organismo de aplicación de la ley más grande de la nación, la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, se está moviendo tan lentamente para adoptar esta nueva tecnología que parece que no se está moviendo en absoluto.

En agosto, un grupo de trabajo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos completó un estudio de viabilidad sobre las cámaras corporales realizado a petición del comisionado R. Gil Kerlikowske. El grupo desarrolló un trabajo adecuado sobre el esbozar los pros y contras de hacer que los agentes de la patrulla fronteriza utilicen las cámaras (resistencia de los oficiales, cuestiones de privacidad y costos, entre otras cosas) y los beneficios (disminución de los incidentes de uso de fuerza, un mejor registro y una mejor seguridad de los oficiales).

No hay sorpresas ahí. Los organismos policiales, incluyendo al Departamento de Policía de Los Ángeles, llevaron a cabo análisis de costo-beneficio similares mientras se preparaban para lanzar sus programas. Y aunque difíciles, ninguno de los retos de la política ha demostrado ser insuperable.

Mientras tanto, los estudios realizados durante el último año han encontrado que cuando la policía usa cámaras corporales y graba videos de las interacciones con los sospechosos, realmente influye en el comportamiento de los oficiales y de los sospechosos, y reduce considerablemente los incidentes de uso de fuerza.

Hoy en día, muchos jefes de policía, grupos de derechos civiles e incluso hasta el Presidente están elogiando a las cámaras corporales como una herramienta policial fundamental que hace que todo el mundo esté más seguro.

Esto hizo que el anuncio realizado la semana pasada por Kerlikowske, sobre la necesidad de tener mas información de las cámaras corporales, sea aún más sospechoso. ¿Fue esto sólo una táctica evasiva llevada a cabo por un departamento no comprometido con la transparencia?

Ese es el mensaje del anuncio con el que se quedaron grupos tales como la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles. Están comprensivamente preocupados por la sugerencia de que una agencia encargada de hacer cumplir la ley que opera en tantos lugares aislados no quiere rendir cuentas. Es particularmente preocupante porque la Patrulla Fronteriza tiene una historia de clandestinidad, incluyendo el mantener en secreto sus evaluaciones de los incidentes de uso de fuerza letal.

Kerlikowske dice que no está arrastrando sus pies y que pretende implementar un plan para el uso de las cámaras corporales y las cámaras en los vehículos mucho antes de dejar su puesto en enero del 2017 -- un plan que aborde los desafíos únicos de la Patrulla Fronteriza. Bien. La precaución es razonable. Nadie se beneficiaría si la agencia se mueve demasiado rápido y gasta millones de dólares de los contribuyentes para apaciguar a los críticos, sólo para acabar con miles de cámaras corporales que no pudieron soportar un turno a caballo en el desierto polvoriento. Pero no esperemos demasiado tiempo; Este es un tema importante, y la agencia necesita avanzar en cuanto a esta cuestión.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio