Anuncio
Share

¿Qué le parecería usar su teléfono para sacar dinero sin necesidad de una tarjeta?

La incorporación de cajeros automáticos sin tarjetas sucede mientras los bancos intentan que sus clientes realicen más transacciones online, en sus teléfonos o a través de las máquinas ATM. Arriba, una sucursal en Nueva York, el año pasado.

La incorporación de cajeros automáticos sin tarjetas sucede mientras los bancos intentan que sus clientes realicen más transacciones online, en sus teléfonos o a través de las máquinas ATM. Arriba, una sucursal en Nueva York, el año pasado.

(Mark Lennihan / Associated Press)

A la larga lista de cosas que se pueden hacer con un teléfono –como ver una película, comprar un café con leche o pedir un aventón- ahora se agrega una más: conseguir efectivo.

En los próximos meses, los tres bancos más grandes del país comenzarán a desplegar cajeros automáticos que permitirán a los clientes retirar dinero mediante sus teléfonos inteligentes en lugar de sus tarjetas de débito; el más reciente paso hacia un futuro en el cual los celulares podrían reemplazar las sucursales bancarias y hasta las carteras.

“Mis hijos tienen 5 y 6 años de edad; no creo que ellos lleven su tarjeta plástica a todos lados cuando crezcan”, afirmó Michelle Moore, jefe de banca digital de Bank of America, que tiene previsto concretar sus cajeros sin tarjeta en mayo próximo.

Wells Fargo, el gigante bancario de San Francisco, planea ofrecer acceso sin tarjeta en un número limitado de máquinas ATM durante este verano, y en toda su red a fines de año. La mayoría de los cajeros automáticos de JPMorgan Chase comenzarán a ofrecer acceso sin tarjeta durante la segunda mitad del año.

Los cajeros automáticos que funcionan con un teléfono en lugar de una tarjeta no son nuevos, aunque sí poco comunes. City National Bank del centro de Los Ángeles dio a conocer estos dispositivos en 2013, y algunos otros bancos regionales han seguido su ejemplo durante el último año, pero el número de máquinas ATM sin tarjeta asciende actualmente a unos pocos miles en todo el país.

Sin embargo, pronto serán mucho más comunes, especialmente en Los Ángeles, donde Bank of America, Wells Fargo y JPMorgan Chase poseen, cada uno, cientos de cajeros automáticos y controlan casi la mitad de todos los depósitos bancarios. A nivel nacional, poseen en total 47,000 máquinas ATM, más del 10% de los cajeros automáticos de EE.UU.

El ingreso de los bancos a los cajeros sin tarjeta llega mientras un pequeño pero creciente número de estadounidenses utilizan sus teléfonos para enviar dinero y hacer compras empleando las aplicaciones conocidas como ‘billetera móvil’, entre ellas Apple Pay y Android Pay.

También aparece mientras los bancos intentan que los clientes realicen más transacciones online, en sus teléfonos o a través de los cajeros electrónicos, que son menos costosas que las realizadas en las sucursales con personal.

Al igual que ocurre con los pagos de billetera móvil, que constituyen una pequeña fracción del total, los analistas esperan que el uso de un celular para obtener dinero de un cajero automático se vea, al comienzo, como una novedad poco utilizada.

Sin embargo, en el largo plazo esto podría ser una aplicación más, que haría sentir cómodos a los clientes con el uso de sus dispositivos como herramientas financieras, lo cual llevaría a un crecimiento general de la banca móvil, aseguró Mark Schwanhausser, director de la firma consultora Javelin Research & Strategy. “Así se acostumbra a la gente a las técnicas de los pagos móviles”, afirmó. “Es como un entrenamiento”.

Los bancos ofrecerán acceso sin tarjeta a máquinas ATM mediante una comunicación de campo cercano –la tecnología tap-to-pay empleada en Apple Pay y Android Pay, que conecta los teléfonos con las terminales de pago con tarjeta de crédito-, o por códigos que los clientes obtienen a través de la aplicación móvil de su banco.

Mediante la comunicación de campo cercano (o NFC, por sus siglas en inglés) un cliente inicia sesión en una aplicación de billetera móvil o de su propio banco, y luego físicamente da un toque en el teléfono a la máquina ATM e ingresa su contraseña.

Bank of America y Wells Fargo planean lanzar el acceso NFC este año, pese a que sólo estará disponible en los cajeros automáticos equipados con lectores para NFC.

Wells Fargo espera que más de un tercio de sus 13,000 cajeros automáticos cuenten con dichos lectores a fin de año; mientras que más de la mitad de los 16,100 cajeros de Bank of America ya poseen tecnología NFC.

Chase también está preparando un sistema NFC, aunque el vocero de la entidad, Michael Fusco, afirmó que no están seguros de cuándo podrán lanzarlo.

Por ahora, Chase comenzó con un sistema basado en código, que requiere una actualización de software para cajeros pero sin necesidad de nuevo hardware. Wells Fargo comenzará a ofrecer acceso basado en código durante este año.

Estos sistemas requieren que los usuarios accedan a la aplicación móvil de su banco, soliciten un código de acceso y luego escriban ese número, de siete u ocho dígitos, en una máquina ATM.

Los códigos pueden usarse sólo una vez y expiran en unos 10 minutos, características que tienen por función evitar sus robos o mala utilización.

“Luego de ese lapso se convierte en un conjunto de dígitos sin sentido, que no puede ser reutilizado”, precisó Jonathan Velline, jefe de banca automática de Wells Fargo.

Aunque los clientes podrían preocuparse de posibles saqueos a sus cuentas bancarias en caso de robo o extravío de su teléfono, Ed O’Brien, director de la firma de consultoría bancaria Mercator Advisory Group, afirmó que acceder a una máquina ATM con un teléfono podría ser más seguro que el uso de una tarjeta.

Si un teléfono es robado, el ladrón tendría que sortear varias capas de seguridad para extraer dinero de un cajero automático. Necesitaría desbloquear el dispositivo, iniciar sesión en la aplicación de banca o billetera móvil, y en la mayoría de los casos, conocer la contraseña del cliente.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio