Anuncio
Share

¿Por qué Estados Unidos es el líder mundial de balaceras masivas?

Desde 1966, se han producido balaceras masivas en los Estados Unidos a un ritmo cinco veces mayor que en las Filipinas, el país que ocupó el segundo lugar en tiroteos masivos, afirma un nuevo estudio, el cual analiza la razón por la cual los Estados Unidos supera a otros países en estos delitos.

Desde 1966, se han producido balaceras masivas en los Estados Unidos a un ritmo cinco veces mayor que en las Filipinas, el país que ocupó el segundo lugar en tiroteos masivos, afirma un nuevo estudio, el cual analiza la razón por la cual los Estados Unidos supera a otros países en estos delitos.

(David J. Phillip / Associated Press)

Estados Unidos es el líder mundial en balaceras masivas, atribuyéndose sólo un 5% de la población mundial, pero una proporción descomunal – el 31% -- de los tiroteos en masa del mundo desde 1966, encontró un nuevo estudio.

Filipinas, Rusia, Yemen y Francia -- países que pueden reclamar una porción sustancial de las 291 balaceras masivas documentadas entre 1966 y el 2012 – ni siquiera colectivamente llegan a acercarse a los Estados Unidos.

¿Y qué hace que los Estados Unidos sea una incubadora tan fértil para los tiradores en masa? Un análisis completo de los autores de los crímenes, sus motivos y el contexto nacional para sus acciones sugiere que varios factores han conspirado para crear un poderoso medio para fomentar el asesinato en gran escala.

Esos factores incluyen una brecha crónica y generalizada entre las expectativas de los estadounidenses y sus logros reales, la adulación de la fama por parte de los estadounidenses y el alcance de la propiedad de armas de fuego en los Estados Unidos.

Si colocas esas características frente a una circunstancia que los Estados Unidos comparte con muchos otros países -- un trasfondo de enfermedad mental mal tratada – te encuentras con un ambiente sumamente volátil y único, indica el nuevo estudio.

Con esas conclusiones, el criminólogo de la Universidad de Alabama, Adam Lankford, se propuso a iluminar el lado oscuro del “excepcionalismo” estadounidense -- la idea de que el tamaño, la diversidad, las instituciones políticas y económicas y las tradiciones de los Estados Unidos nos diferencian del resto del mundo.

El artículo de Lankford se encuentra entre aquellos artículos que serán presentados esta semana en la reunión anual de la Asociación Americana de Sociología, en Chicago.

Quizás no hay un solo factor que distinga a los Estados Unidos tan pronunciadamente como la propiedad de armas de fuego, escribió Lankford. De los 178 países incluidos en el análisisde Lankford, Estados Unidos ocupó el primer lugar en posesión de armas de fuego por habitante. Una encuesta realizada en el 2007 encontró que habían 270 millones de armas de fuego en los hogares de Estados Unidos -- una tasa de propiedad de 88.8 armas de fuego por cada 100 personas. Yemen le siguió, con 54.8 armas de fuego por cada 100 personas.

A través del mundo, las tasas de homicidios y suicidios de los países no guardan ninguna relación clara con las probabilidades de balaceras masivas del análisis de Lankford. En varios países con elevados índices de asesinatos -- México, Venezuela y Nigeria por ejemplo – los tiroteos masivos fueron extremadamente raros.

Pero la asociación entre las tasas nacionales de propiedad de armas de fuego y el número de tiradores en masa por país demostró una clara relevancia estadística, encontró Lankford. Detrás del primer lugar de los Estados Unidos, Finlandia y Suiza ocupan el tercero y el cuarto lugar, respectivamente, en posesión de armas de fuego por habitante. Mientras que ambos países gozan de tan elogiadas reputaciones como lugares seguros para vivir, ambos (junto con el No. 2 Yemen y el No. 5 Serbia) están clasificados entre los primeros 15 países mundialmente con tiradores en masa por habitante.

La “cultura de las armas” de los Estados Unidos, escribió Lankford, está profundamente arraigada en la idea de que una amplia propiedad de armas de fuego es una protección en contra de la aparición de la tiranía. Y esas raíces continúan encontrándose cerca de la superficie, escribió: Una encuesta nacional realizada en el 2013 encontró que el 65% de los estadounidenses creen que el propósito de su derecho a portar armas permanece “para asegurar que las personas sean capaces de protegerse de la tiranía”.

Pero la noción estadounidense de que se deben proteger los derechos individuales en contra de los poderes del estado tiene un costo. “Debido a su alto índice mundial de propiedad de armas de fuego, Estados Unidos sí se distingue -- y esto parece estar conectado a su alto porcentaje de balaceras masivas” escribió Lankford.

Los tiroteos en masa estadounidenses también fueron 3.6 veces más propensos a equiparse con armas múltiples que aquellas personas que realizaron crímenes similares en otros lugares, halló Lankford. Su análisis encontró que mientras mayor sea la cantidad de armas utilizadas en una balacera masiva mayor será la cantidad de personas asesinadas. (Curiosamente, sin embargo, los tiradores en masa estadounidenses que llevaron a cabo ataques utilizando múltiples armas tienden a reclamar menor cantidad de vidas de lo que lo hicieron los tiradores armados en otros lugares.)

Al mismo tiempo, las balaceras masivas que se llevaron a cabo en espacios comerciales o escuelas eran mucho más propensas a realizarse por tiradores estadounidenses que por aquellos otros tiradores en otras partes, encontró la nueva investigación.

Varios estudios han explorado los motivos de los tiradores en masa, y en estas medidas, Lankford también sugiere que las nociones estadounidenses únicas están poderosamente en acción.

Cita los datos de la encuesta, los cuales demuestran que los jóvenes estadounidenses continúan adoptando el “sueño estadounidense” del alto logro financiero y educativo, de hacer mejor que los padres de uno. Cuando estos sueños son frustrados, esta creencia fundamental en la movilidad ascendente predispone a algunas personas -- especialmente a aquellos con escasa comprensión de la salud mental – a la “tensión” psicológica. En raros casos, una tensión severa ayuda a forjar a los tiradores en masa, escribió.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio