Anuncio
Share

Políticos de California se unen para destituir al juez del caso de violación en Stanford

Una foto de 2011 muestra a Aaron Persky, juez de la Corte Suprema del Condado de Santa Clara, quien ha sido objeto de críticas por condenar al exnadador de la Universidad Stanford, Brock Turner, a sólo seis meses de prisión por agredir sexualmente a una mujer inconsciente.

Una foto de 2011 muestra a Aaron Persky, juez de la Corte Suprema del Condado de Santa Clara, quien ha sido objeto de críticas por condenar al exnadador de la Universidad Stanford, Brock Turner, a sólo seis meses de prisión por agredir sexualmente a una mujer inconsciente.

(Jason Doiy/The Recorder, a través de Associated Press)

Lo que comenzó como una protesta local por una sentencia de seis meses de cárcel para un estudiante de la Universidad de Stanford acusado de violación se multiplicó rápidamente en una campaña política con una sola misión: destituir al juez que emitió la sentencia.

Un equipo de veteranos consultores políticos se unió el viernes pasado a la iniciativa para retirar del cargo al juez Aaron Persky, de la Corte Suprema del Condado de Santa Clara. Ahora, el comité de acción política de la organización Liga de Mujeres Legislativas de California (California Legislative Womens Caucus) ha anunciado que comenzará a recaudar dinero para la campaña.

“Es bastante notable”, señaló Michele Dauber, profesora de derecho de Stanford, que inició la propuesta de destitución. “Muestra el punto de inflexión que esto ha generado”.

El 2 de junio pasado, Persky sentenció a Brock Turner, exnadador de Stanford, a seis meses de cárcel y tres años de libertad condicional por el ataque sexual a una mujer inconsciente, perpetrado en 2015 después de una fiesta en el campus de la universidad. Dos transeúntes fueron testigos del ataque e intervinieron, reteniendo a Turner hasta que llegaron las autoridades.

Esta semana, la carta que la víctima dirigió al atacante y que se había leído en la corte en primera instancia, se difundió a través de las redes sociales, lo cual encendió una tormenta de críticas acerca del delito y la sentencia. La mujer, quien prefirió no darse a conocer, habló en todo momento a través de los fiscales del caso.

En la audiencia de sentencia, Persky afirmó que la prisión tendría “un grave impacto” en alguien de 20 años de edad. El juez no se ha pronunciado sobre el caso en público.

Dos veteranos consultores políticos demócratas, Joe Trippi y John Shallman, decidieron el pasado jueves unirse a la iniciativa y forzar una nueva elección para destituir al juez. Trippi cobró notoriedad nacional en 2004, cuando fue jefe de campaña de la candidatura presidencial del exgobernador de Vermont Howard Dean.

La Liga de Mujeres Legislativas de California ha sido también muy crítica del fallo de Persky en las redes sociales, y una de las líderes del grupo anunció un evento de recaudación de fondos para este viernes. “Tenemos recursos”, señaló la asambleísta Cristina Garcia (D-Bell Gardens), vicepresidenta de la organización. “Y tenemos la responsabilidad de usarlos”.

Garcia estima que el comité de acción política de la Liga de Mujeres podría recaudar hasta $200,000. “Estamos indignadas”, señaló la asambleísta respecto de la sentencia. “Cuando las víctimas oyen cosas como ésta, piensan que el sistema está en contra de ellas”.

Aunque Persky se hizo acreedor a un nuevo mandato por seis años en la corte del Condado de Santa Clara en la elección primaria del martes último, los jueces difícilmente son criaturas del mundo político. El nombre de Persky no apareció en la boleta porque no enfrentó ninguna oposición, y una revisión de los resultados de las elecciones del condado mostró que no hubo contendientes para este jurista de 54 años de edad desde que fue nombrado por el entonces gobernador Gray Davis, en 2003.

Dauber cree que se requerirán alrededor de 70,000 firmas de votantes del condado de Santa Clara para convocar a una nueva elección, en la cual se preguntará a los votantes si Persky debe ser destituido de su puesto y se les dará una lista de posibles candidatos para reemplazarlo.

El momento de la iniciativa para su destitución está en duda, en gran medida debido al calendario establecido, que indica que los jueces no pueden ser destituidos en los seis meses finales o los primeros 90 días de su mandato. Esto implica que la campaña estará en estado latente hasta finales de 2016, como mínimo.

El equipo político rápidamente ensamblado trabaja pro bono, pero el dinero para la campaña podría ayudar a impulsar la iniciativa, recolectar firmas y, en última instancia, a volverla más visible.

Garcia, quien comandó una iniciativa para destituir a los miembros del Concejo Municipal de Bell City luego del escándalo de corrupción de la ciudad, señaló que la organización de mujeres ha estado activa en varios frentes para defender a las víctimas de ataques sexuales y violencia doméstica. La asambleísta afirmó que las legisladoras están preparadas para hacer todo lo posible para ayudar en este tema. “Esto implica recaudar mucho dinero, pero estoy comprometida a lograrlo”, aseguró.

El sorpresivo apoyo para lo que comenzó como una pequeña protesta forzó a Dauber a apresurarse para evaluar cuáles serán los próximos pasos, en particular, cuándo y cómo usar el sistema político será la clave.

Hay quienes sugieren armar una campaña con voto escrito contra Persky el 8 de noviembre próximo, pero eso podría resultar en en una serie dispersa de votos contra un juez en funciones que, posiblemente de esta manera, prevalecería en su puesto.

Dauber precisó que su objetivo no es recusar al juez o acusarlo por conducta ilícita, sino utilizar el “aparato democrático” para realizar una discusión a fondo de la cuestión central en este caso. “Vamos a tener un debate exhaustivo y razonable de la emisión de la sentencia penal por el ataque sexual en el campus”, afirmó.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio