Anuncio
Share

Poco efectivo el plan presentado por la superintendente del LAUSD para las escuelas de Los Ángeles

La superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), Michelle King, se dirige al personal en su primer discurso sobre el “estado del distrito”, celebrado el pasado 9 de agosto en James A. Garfield High School.

La superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), Michelle King, se dirige al personal en su primer discurso sobre el “estado del distrito”, celebrado el pasado 9 de agosto en James A. Garfield High School.

(Los Angeles Times)

Es difícil imaginar cómo un plan estratégico para el segundo distrito escolar más grande del país podría ser menos estimulante que el que presentó la superintendente Michelle King. El proyecto que ofreció para el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) dejó a la Junta Escolar tan poco impresionada que no está claro si los miembros se molestarán en rechazarlo en su reunión del martes. También podrían ignorarlo por completo.

En la versión más reciente, King incluyó el objetivo que la Junta le pidió después de haber visto un proyecto anterior: aumentar el índice de graduación al 100%. De hecho, lo agregó tantas veces que es el titular que aparece en 12 de las 24 páginas del documento. Pero ese ambicioso objetivo en realidad no significa nada porque el plan no fija una fecha para lograrlo ni una estrategia específica para conseguirlo.

El documento está repleto de vocablos empleados por educadores, como “Empoderar a los interesados como socios igualitarios en la toma de decisiones y acciónes” y “Proporcionar instrucción de calidad mediante el dominio de los estándares del contenido de California y los marcos reglamentarios para mejorar los resultados de los estudiantes”.

En una reunión celebrada la semana pasada, la Junta lucía aburrida al escuchar el informe, aunque parecía darle a King tácita libertad para seguir adelante por su cuenta, sin participar ni comprometerse. Esa actitud, sería reprobable; la Junta debe estar de acuerdo con King sobre la dirección del distrito y, si no lo está, debe ayudarla a moverse en otra dirección. Lo que no puede hacer es eludir la responsabilidad de lo que ocurre y que está bajo su supervisión.

El informe alcanza su mejor momento cuando expone los planes que se pueden realizar, tales como un aumento considerable en el número de escuelas magneto y los programas de inmersión bilingüe, que han sido populares entre los padres de familia -e impidieron que un mayor número de estudiantes abandone el distrito-, y representan muchos de los mayores éxitos académicos del LAUSD. Lamentablemente, esos detalles son rarezas en un documento que habla principalmente en términos vagos sobre el perfeccionamiento de la formación de docentes, la participación de los padres y otras cuestiones.

Sin duda King produjo un resumen útil y completo de lo que se necesita mejorar en el LAUSD, pero lo que no hizo es presentar un plan estratégico.

¿Qué sucederá mañana? ¿Y el próximo mes? Un verdadero plan permitiría que un recién llegado se pueda hacer cargo y saber cuál es el próximo paso en la agenda. King sostiene que elaborará ese proyecto, pero el tiempo es corto; el distrito ya casi está a la mitad del primer año de este plan de tres años.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio