Anuncio
Share

No todos los latinos se sienten ofendidos por los comentarios de Donald Trump

Incluso con un tema tan emocionalmente cargado como lo es la inmigración -- y los comentarios de Donald Trump sobre el tema – la opinión de los latinos abarcan un amplio espectro.

Incluso con un tema tan emocionalmente cargado como lo es la inmigración -- y los comentarios de Donald Trump sobre el tema – la opinión de los latinos abarcan un amplio espectro.

(Spencer Platt / Getty Images)

Edward Morfín, un trabajador de mantenimiento de 57 años de edad, habla español con fluidez. Su apellido es muy común en México.

Pero cuando Donald Trump genero titulares en los medio de comunicación el mes pasado por decir que México envía inmigrantes criminales a este país, incluyendo a violadores, Morfín no estaba indignado -- estaba contento.

“Finalmente alguien se levantó y dijo lo que se tenía que decir”, dijo Morfín, quien se estaba relajando en una noche reciente en un festival de Albuquerque en el cual se presentaban grupos de cumbia y salsa y un desfile de automóviles clásicos. “Dijo lo que todo el mundo está pensando pero tiene miedo de decir en voz alta”.

Morfín difícilmente es la típica opinión pública latina. A nivel nacional, casi el 80% de los votantes latinos consideran que los comentarios de Trump son insultantes, de acuerdo a una reciente encuesta realizada por Univision, la red de noticias y entretenimiento en español.

Pero sus puntos de vista destacan una realidad que a menudo se pasa por alto en los debates políticos. Incluso en un tema tan emocionalmente cargado como lo es la inmigración, la opinión de los latinos abarca un amplio espectro.

Entre los record 28 millones de latinos que serán elegibles para votar en las elecciones presidenciales del próximo año hay grupos con distintas identidades culturales y políticas, incluyendo a los inmigrantes cubanos en Florida y generaciones de familias hispanas en Nuevo México y Colorado, muchos de los cuales adoptan los puntos de vista conservadores sobre los temas clave.

Esa complejidad de opiniones es una de las razones por la cual los estrategas republicanos esperan que con el candidato adecuado -- y un poco de suerte -- pueden revertir el patrón del abrumador voto latino para los demócratas. En Nuevo México, donde los latinos constituyen más del 40% de los votantes — más que en cualquier otro estado — los latinos republicanos han hecho avances considerables, aun cuando el estado votó por el presidente Obama en las últimas dos elecciones.

La gobernadora republicana Susana Martínez ha adoptado una postura enérgica sobre los temas de inmigración. Entre sus principales prioridades se encuentra el derogar una ley que otorgó licencias de conducir a los inmigrantes que se encuentran de forma ilegal en el país. Martínez ha tenido el apoyo de muchos latinos, incluyendo un gran porcentaje que remontan sus raíces no a los recientes inmigrantes sino a los exploradores españoles que se asentaron aquí en el siglo XVI.

Martínez y su teniente gobernador, otro latino republicano, han condenado los comentarios de Trump, los cuales llamó “cosas horribles que decir acerca de alguien o cualquier cultura”.

Cuando Trump anunció su candidatura presidencial en junio, dijo: “Cuando México envía a su gente, no está enviando a sus mejores... Están trayendo drogas. Están trayendo delincuencia. Son violadores. Y algunos, supongo, son buenas personas”.

Unas dos semanas después, Trump dijo que había estado atacando al gobierno mexicano, no a sus “personas fabulosas”.

En una entrevista, el teniente gobernador John Sánchez dijo que la retórica de Trump era “inexacta y muy divisiva” pero reconoció que los comentarios podrían resonar con algunos latinos.

“No creo que los hispanos responden de una forma monolítica”, dijo Sánchez, señalando que algunos inmigrantes latinos que obtuvieron la ciudadanía legalmente “sienten que es injusto que los ilegales lleguen aquí y corten la fila”.

Esa diversidad de opiniones y las limitadas encuestas hacen que sea difícil saber si los comentarios de Trump han dañado seriamente la reputación del partido republicano entre los latinos.

Para algunas personas, los comentarios suscitaron un temor de un creciente movimiento en contra de los inmigrantes. En los últimos años, las encuestas han demostrado que casi cada 3 de cada 4 votantes latinos creen que hoy en día existe un ambiente anti-latino y anti-inmigrante en los Estados Unidos.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio