Anuncio
Share

Mató a una pareja de ancianos para robarles el celular

Un cartel muestra al sospechoso y las víctimas, en una conferencia de prensa realizada en mayo de 2015.

Un cartel muestra al sospechoso y las víctimas, en una conferencia de prensa realizada en mayo de 2015.

(Kareen Wynter / KTLA)

La oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles acusó a un transeúnte de asesinato y lo responsabilizó por golpear a una pareja de ancianos, en La Verne, hasta causarles la muerte con el fin de robarle a la mujer el teléfono celular.

Luke Fabela, de 23 años de edad, fue acusado por el asesinato de Shirley Isom, de 74, y de Armie “Troy” Isom, de 89, dueños de una empresa de construcción, quienes fueron hallados en su propiedad en Roughrider Road, el 26 de diciembre de 2014.

En un comunicado difundido ayer, los fiscales afirmaron que la pareja fue asesinada “por un teléfono celular”. Nada más había sido sustraído de la propiedad de 80 acres, a excepción del dispositivo móvil de Shirley Isom, afirmaron.

Shirley Isom, quien sufrió heridas de arma blanca y golpes con objetos cortantes, falleció en la escena del delito, que las autoridades definieron como un ataque extremadamente sangriento. Su esposo fue trasladado a un hospital, donde murió más tarde ese día.

Fabela fue acusado con dos cargos de asesinato con la circunstancia especial de múltiples asesinatos durante un robo; un cargo de robo en segundo grado y un cargo de robo residencial en primer grado.

Los fiscales decidirán más adelante si pedirán la pena de muerte, afirmó la oficina del fiscal de distrito en el comunicado dado a conocer ayer. Las autoridades informaron que un jardinero llamó a la policía al descubrir a la pareja dentro de la casa. Los vecinos relataron a los investigadores que vieron a un hombre, vestido con una sudadera y cargando una mochila grande, alejarse de la propiedad poco después.

Las pruebas de ADN obtenidas a partir de una muestra de prisión llevó a los investigadores hacia Fabela, quien había estado preso y detenido bajo sospecha de robo de vehículos en San Bernardino unas pocas semanas después de los asesinatos. Detectives del Sheriff del condado de Los Ángeles anunciaron en mayo pasado que el ADN había vinculado a Fabela con el caso, y que éste ya se encontraba detenido en una prisión estatal luego de declararse culpable del robo de los vehículos.

El teniente Dave Coleman, del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles, declaró a The Times el año último que los Isom no conocían a su asesino, y que habían sido golpeados y apuñalados hasta morir cerca de la puerta principal de su hogar.

Fabela tiene un largo historial de delitos contra la propiedad, entre ellos robo y hurto, así como una condena por violencia doméstica. El hombre no tenía residencia fija y había vivido con parientes y conocidos en Claremont, Pomona, Montclair, La Verne, San Bernardino y en otros lugares, detallaron las autoridades.

El Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles continúa su investigación sobre el caso.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio