Anuncio
Share

Más de 300 personas implicadas en la mayor investigación por fraude de atención médica en el país

Eileen M.Decker, fiscal para la región de L.A., anuncia arrestos por fraude de atención médica.

Eileen M.Decker, fiscal para la región de L.A., anuncia arrestos por fraude de atención médica.

(Francine Orr / Los Angeles Times)

Varios médicos, un psiquiatra y un farmacéutico se encuentran entre las 22 personas del sur de California acusadas como parte de una investigación realizada a nivel nacional por una gran trama de fraude de atención médica dirigida mayormente a familias militares. La conspiración delictiva le costó a los contribuyentes del país millones de dólares, según anunció este miércoles el Departamento de Justicia de los EE.UU.

La investigación dio como resultado la mayor acción policial en su tipo en la historia de los EE.UU., con más de 300 personas involucradas a nivel nacional y más de $900 registrados en facturación fraudulenta, informaron las autoridades.

En el sur de California hay cinco médicos arrestados en causas que involucran $125 millones en complejos fraudes dirigidos contra Medicare y el plan médico militar. Los delitos se realizaban a través de facturación médica por procedimientos innecesarios y medicamentos especializados de alto costo.

Los cargos en 13 causas criminales presentadas en cortes federales de Los Ángeles y Santa Ana incluyen conspiración, lavado de dinero, coimas y robo de identidad, conforme detallan las acusaciones federales.

“Entre los acusados en los casos dados a conocer esta semana figuran un médico que supuestamente llevaba a cabo procedimientos innecesarios en sus oficinas en Temecula y Mira Loma, y presentó cerca de $12 millones en facturación a Medicare”, señaló la fiscal Eileen M. Decker. Dicho médico fue mencionado en los cargos federales como el Dr. Donald Woo Lee. El galeno, de 50 años de edad, está acusado de realizar procedimientos innecesarios en las venas de los pacientes, aún cuando éstos no tenían signo alguno de várices.

Los otros especialistas acusados son David Michael Jensen, de 65 años de edad, residente de Whittier; Kain Kumar, de 52 años y residente de Encino; Sang Kim, de 67 y con residencia en Porter Ranch y Samuel Albert, de 81 años de edad, de Laguna Beach.

Ninguno de los médicos pudo ser contactado para efectuar comentarios en este artículo.

La mayoría de las pérdidas en el sur de California están vinculadas con cinco casos de farmacias de preparados especiales, que combinan diferentes medicamentos en un sólo fármaco, señaló Decker. Las estafas son orquestadas por los vendedores conocidos en inglés como ‘cappers’, quienes reclutan pacientes y a veces emplean su identidad para obtener financiación médica del gobierno.

Decker señaló que a las farmacias se habían enviado decenas de prescripciones, generalmente para medicamentos contra el dolor, que tenían enormes reembolsos, a menudo más de $15,000 por receta.

Las prescripciones estaban preparadas para “pacientes” quienes, en muchos casos, no querían las medicinas, nunca habían visitado a los especialistas que las prescribían o no tenían idea de por qué se les recetaba ese medicamento, informó Decker.

Tricare, el programa de atención médica para militares, fue el primer objetivo de estos fraudes con farmacias, precisó la fiscal. “Las recetas se emitían con fines de lucro en lugar de para tratar al paciente”, dijo la fiscal.

John Garbino, un comercializador de 46 años y residente de Dana Point, fue acusado de recibir sobornos. Una farmacia de Palmdale que trabajaba con él recibió más de $46 millones por parte de Tricare en un lapso de seis meses, que finalizó en mayo de 2015, según registros judiciales.

En otra de las conspiraciones, el Dr. David Michael Jensen, de 65 años de edad, residente de Whittier y propietario de una farmacia en La Mirada llamada Valley View Drugs Inc., fue acusado junto con dos comercializadores por pagar y aceptar sobornos.

Los seguros de salud pagaron a la farmacia más de $20 millones, y la empresa abonó cerca de la mitad de esa suma a las compañías asociadas con los comercializadores, señala la acusación judicial. “Los pacientes eran peones de una trama de fraude”, afirmó Dave Jones, comisionado de seguros de California.

Anthony J. Orlando, en calidad de agente especial a cargo de la unidad de investigación criminal del Servicio de Impuestos Interno (IRS), aseguró que en uno de los fraudes el dinero fue lavado a través de un negocio de fontanería, un lavadero de autos y una compañía de fondos en custodia.

La mayoría de los acusados en el sur de California fueron arrestados este lunes y martes. Varios de ellos se entregaron a las autoridades, mientras que otras dos personas permanecen en libertad, se cree que en el extranjero, informaron los funcionarios.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio