Anuncio
Share

Loretta Sánchez podría necesitar ayuda de los republicanos para su contienda por el Senado

La congresista Loretta Sánchez se encuentra relegada en segunda posición detrás de su rival demócrata Kamala Harris en su candidatura por el Senado de los Estados Unidos.

La congresista Loretta Sánchez se encuentra relegada en segunda posición detrás de su rival demócrata Kamala Harris en su candidatura por el Senado de los Estados Unidos.

(Patrick T. Fallon / Para Los Angeles Times)

La congresista Loretta Sánchez, la demócrata famosa por desplazar al ultraconservador congresista republicano Robert “B-1 Bob” Dornan de su cargo en Orange County hace dos décadas, podría necesitar un poco de cariño de los republicano el próximo año.

Ese es uno de los desafíos a los que se enfrenta Sánchez en su candidatura por el Senado de los Estados Unidos en contra de su principal rival demócrata Kamala Harris, la fiscal general de California, y un grupo de republicanos menos conocidos y otros candidatos.

Para sobrevivir en junio a la segunda más importante elección primaria del estado, Sánchez necesita que dos de sus mayores bases de apoyo político, los californianos del sur y los latinos, desafíen su históricamente mediocre participación en las urnas, dicen los analistas. El apoyo del creciente grupo de independientes y moderados de California – en particular, los republicanos moderados -- también podría ser esencial.

El consultor político republicano Mike Madrid dijo que eso se debe a que los latinos en todo el estado tradicionalmente han tenido dificultades para atraer un amplio apoyo de los “Bernie Sanders progresistas blancos, viejos y ricos” que viven a lo largo de la costa de California, en donde se encuentra gran parte de la población.

“Durante los últimos 20 años, ella, junto con otros políticos latinos, han estado golpeando a los republicanos como si fueran una piñata. Ahora necesita sus votos”, dijo Madrid. “Será fascinante de observar”.

El elaborar una campaña que sea atractiva a este mosaico de votantes, muchos con opiniones divergentes sobre los impuestos, la inmigración y otros temas divisivos, podría ser difícil. Pero Madrid dijo que los latinos y los republicanos moderados si están de acuerdo en ciertos temas: la creación de empleos, el fortalecer la clase media y el mejorar las escuelas con tales acciones como el eliminar a los malos maestros y adoptar las escuelas “charter”.

“Esa es una combinación ganadora para los candidatos latinos en todo el estado”, dijo Madrid.

Sólo los dos primeros finalistas en la elección primaria, sin importar el partido, avanzarán a las elecciones generales de noviembre. Harris sigue siendo la presunta favorita, superando a Sánchez por dos dígitos en las más recientes encuestas de opinión.

Harris también ha recaudado más dinero y ha ganó la adulación de los demócratas. Además, proviene del Área de la Bahía, envidiada por su alta participación electoral. Los dos senadores de California, el gobernador y cinco de los otros siete funcionarios estatales tienen raíces en ese sólido segmento democrático del norte de California.

“Con los votantes tradicionales, la ventaja es para Harris”, dijo el analista político de la UCLA Matt A. Barreto, cofundador de la empresa de investigación y encuestas Latino Decisions.

Algo que podría ayudar a Sánchez será la elección primaria presidencial, dijo Barreto.

Incluso si los candidatos demócratas y republicanos ya han sido decididos antes de que vote California en el mes de junio, el nombre de Donald Trump estará en la boleta electoral. Su ardiente retórica en contra de los inmigrantes que se encuentran en el país ilegalmente podría conducir a más latinos a las urnas para votar en contra de los republicanos, dijo Barreto.

Sánchez podría decirle a los votantes, “Necesitan enviarme al Senado de los Estados Unidos para luchar por los derechos de los inmigrantes”, dijo Barreto.

“No ves que las personas salgan a las calles por cualquier otro tema”, agregó, refiriéndose a las 500,000 personas que realizaron una manifestación por los derechos de los inmigrantes en Los Angeles en el 2006.

La candidata presidencial demócrata favorita, Hillary Clinton, quien recibió un amplio apoyo entre los votantes latinos en su campaña del 2008, también podría aumentar la participación de los latinos en junio. En una encuesta de campo de los posibles votantes, publicada a principios de octubre, el 52% de los demócratas latinos dijeron que apoyan la candidatura presidencial de Clinton; en comparación con el 43% de los demócratas blancos que la favorecen.

A principios de este año, antes de que Sánchez se incorporara a la carrera, algunos miembros influyentes del Caucus Legislativo Latino de California expresaron su preocupación de que muchos líderes demócratas en el estado habían sido rápidos para apoyar a Harris. Desde entonces, Sánchez ha sido apoyada por muchos miembros de ese caucus, así como por los representantes demócratas, Tony Cárdenas y Lucille Roybal-Allard de Los Angeles, Norma Torres de Pomona, Juan Vargas de San Diego y Raúl Ruiz de Palm Desert.

Harris ha defendido incondicionalmente las llamadas “ciudades santuario”, algunas de las cuales limitan la cooperación de las autoridades locales con los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos. Y como fiscal general ha presionado para proporcionar una fuerte defensa legal para los menores no acompañados que emigran desde América Central.

“He realizado campaña en todo el estado dos veces”, dijo Harris el pasado fin de semana mientras hacía campaña en Escondido, “y mi experiencia son los temas por los que se preocupan las personas… traspasar las diferencias ideológicas”.

En ambas campañas para fiscal general, Harris dominó el Área de la Bahía y el predominantemente demócrata y rico en votantes Condado de Los Angeles. Pero perdió en los condados de Orange, San Diego, Riverside y San Bernardino.

Bill Carrick, un estratega para Sánchez, dijo que las encuestas de opinión muestran que ninguna de las mujeres es bien conocida en todo el estado, haciendo que la campaña sea difícil para ambas.

El segundo más importante sistema primario de California aumenta la imprevisibilidad. Aunque la elección todavía está a más de ocho meses, los republicanos todavía tienen que unirse detrás de un candidato del partido republicano; Los votos republicanos podrían fragmentarse lo suficiente como para que los demócratas capturen el primero y segundo lugar en junio.

De acuerdo a la encuesta de campo, Harris ocupaba el primer lugar con 30% de apoyo, y Sánchez tenía el segundo lugar con 17%.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio