Estados Unidos parece la elección perfecta para el entrenador de México Juan Carlos Osorio

Lo más probable es que Juan Carlos Osorio se vaya de México, pero, ¿a dónde irá? EE.UU es la elección perfecta

Cuando México llegó al Mundial en junio, la gran pregunta era hasta dónde llegarían. Ahora que el equipo se ha marchado, una vez más antes de lo esperado, la pregunta es: ¿cuánto tiempo durará su entrenador?

Juan Carlos Osorio es el quinto director técnico que más lejos ha llegado en la historia de México, pero rechazó una extensión de contrato hace seis meses y dice que ya ha hablado con varios pretendientes sobre un nuevo trabajo. Estados Unidos todavía está buscando un reemplazo permanente para Bruce Arena, quien renunció en octubre pasado, y Osorio ya ha expresado su interés.

Osorio sería una elección perfecta. Es bilingüe, ha pasado gran parte de su vida adulta entre los Estados Unidos y América Latina, y entiende la Major League Soccer (MLS), ya que ha entrenado a dos equipos allí. Es estudioso, innovador, cree en dar una oportunidad a los jugadores jóvenes y disfruta enseñando tanto como le gustan las X’s y las O’s.

“Hay directores técnicos que pueden administrar el vestidor. Hay otros directores técnicos u otros entrenadores que pueden dirigir a un equipo en los días de partido”, dijo Osorio la primavera pasada. “Puedo hacer todo eso. [Pero] lo que más disfruto es entrenar, entrenar a los jugadores para que sean mejores día a día”.

Cuando se le preguntó en la primavera si el trabajo de los Estados Unidos le interesaba, Osorio no dudó en contestar.

“Mucho”, dijo. “No hay secretos. Tienen buen talento en los Estados Unidos”.

En los últimos años, parte de este talento ha estado huyendo a México, con Osorio convenciendo al adolescente Jonathan González que se decidiera por México y al fenómeno de la academia Galaxy, Efraín Álvarez, que se uniera a los sub-17 de México. Osorio parece especialmente calificado para detener ese éxodo dado su historial de desarrollo de talento joven.

Ayudó a Hirving Lozano a convertirse de un jugador joven a una estrella de 22 años. Le dio al defensor Edson Álvarez, de 20 años, su primera gorra de selección nacional y lo jugó en los cuatro partidos de la Copa del Mundo. Al mediocampista Erick Gutiérrez y al defensor Jesús Gallardo les dio sus comienzos con la selección nacional.

Entonces, si decide seguir adelante después de casi tres años, dejará al equipo mexicano en una mejor forma que cuando lo encontró. Sin embargo, tuvo que librar algunos baches en el camino.

Después de quedar invicto en sus primeros 10 partidos con México, Osorio fue derrotado por Chile 7-0 en los cuartos de final de la Copa América Centenario, la mayor pérdida unilateral de El Tri. Sus equipos se desvanecieron en las semifinales de la Copa Oro y la Copa Confederaciones. Luego, un equipo que llegó a Rusia promocionado como el mejor en la historia de México demostró que no era mejor que los últimos seis equipos que México envió a la Copa Mundial cuando fue eliminado por Brasil en la ronda eliminatoria.

México es uno de los dos únicos países que ha llegado a los últimos 16 en los últimos siete Mundiales, pero es el único que no ha ganado un partido una vez que llegó allí. En Rusia, superó al entrenador alemán Joachim Low en el primer partido, cuando México venció a los actuales campeones del mundo, pero no tuvo respuesta para las tácticas defensivas de Suecia en la final del grupo, una vergonzosa derrota de 3-0. contra Brasil, su equipo sólo logró un tiro al arco.

Sin embargo, si ese es el último partido de Osorio con México, y la federación de fútbol soccer del país le pide que se quede, no será por los resultados que ha tenido. Los medios de comunicación mexicanos y los fanáticos imposibles de complacer han sido críticos con el entrenador desde el comienzo, lanzando una campaña de redes sociales con el hashtag #FueraOsorio – despidan a Osorio - solo unos meses después de haber sido contratado.

“Siempre será así”, dijo Osorio, el 12vo director técnico mexicano en los últimos 12 años. “Ahora mismo para mí, pero en el futuro para cualquier otro director técnico porque así es como son los medios de comunicación en México”.

El hecho de que el entrenador sea colombiano, y no mexicano, no ha ayudado.

Pero la honestidad y apertura de Osorio, sin mencionar su éxito, lo han hecho inmensamente popular entre sus jugadores, que cerraron filas alrededor de su entrenador y aprovecharon todas las oportunidades de entrevistas para atacar a sus críticos y alabar a su entrenador.

“Sabemos por lo que ha pasado, desde adentro”, dijo el capitán Andrés Guardado. “Sabemos lo duro que ha trabajado. Se merece [éxito]”.

Agregó el portero Guillermo Ochoa: Creemos en él. Sabemos de lo que somos capaces y él nos convence.

Carlos Cordeiro, el nuevo presidente de U.S. Soccer, y Earnie Stewart, recientemente contratado como gerente general del equipo nacional, no tienen prisa por elegir un nuevo entrenador. A finales de junio, extendieron los contratos del entrenador interino Dave Sarachan y sus principales asistentes hasta finales de 2018, una señal de que intentan tomarse su tiempo.

Osorio tampoco parece tener prisa.

“Esto es lo más irrelevante en este momento”, dijo media hora después de la derrota ante Brasil, el 2 de julio. “Acabamos de perder un partido muy importante. Es muy doloroso, así que vamos a esperar y ver qué pasa en los próximos días”.

Sin embargo, a espera de un aumento importante u otra concesión, parece obvio que Osorio abandone el puesto. La única pregunta ahora es ¿cuánto tiempo más se quedará el entrenador de México?

Si quiere leer este artículo en inglés haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°