El LAPD comenzará a usar cámaras corporales

Las muy esperadas cámaras que portarán los oficiales del LAPD se comenzaran a usar el lunes próximo

A partir del lunes, muchos oficiales de la policía de Los Ángeles llegarán a las calles con nuevos equipos: cámaras que llevarán en su cuerpo o Body Cameras.

Después de casi dos años de recaudación de fondos, pruebas y negociaciones políticas, la puesta en servicio del lunes marca un momento significativo para el tan esperado programa de cámaras del Departamento de policía. La ciudad planea adquirir y desplegar más de 7,000 dispositivos en los próximos meses, lo que hace de este programa el más grande en el país que utilizará las cámaras a gran escala.

El primer lote de cámaras — 860 dispositivos comprados con $ 1,5 millones provenientes de donaciones privadas-- se entregarán a los oficiales durante el mes siguiente, dijo el martes el oficial de información de la policía de Los Ángeles a la comisión de la policía.

Los oficiales que están trabajando en la Division Mission del LAPD, que cubre las ciudades de San Fernando Valley, incluyendo Sylmar y Panorama City — obtendrán sus cámaras el lunes, le dijo Maggie Goodrich a la Comisión. Los oficiales asignados a la división Newton del sur de L.A. comenzarán a utilizar las cámaras a mediados de septiembre, seguido por quienes trabajan en unidades especializadas, como la División Central de tráfico y SWAT.

El uso de las Body Cam por parte de la policía ha llamado la atención significativamente en los últimos meses, en medio de un acalorado debate nacional sobre la actuación de la policía. Los defensores de las cámaras dicen que ayudará a traer claridad a los polémicos encuentros entre oficiales y civiles, protegerá contra la mala conducta de los oficiales y ayudará a esclarecer los hechos para las personas que son falsamente acusadas de fechorías.

Pero la ansiedad persiste acerca del uso de la nueva tecnología por parte de la policía de Los Ángeles, particularmente el tema de quien podrá ver los videos y cuando los podrán ver.

La política de LAPD, aprobada en abril por un voto de 3-1 por la Comisión de la policía, permite a los agentes revisar el material antes de escribir sus informes o de dar declaraciones a los investigadores internos. Pero LAPD ha dicho que no está planeando exhibir públicamente las grabaciones a menos que sean parte de un procedimiento judicial, penal o civil.

Los críticos, incluyendo el capítulo del sur de California de la Unión Americana de libertades civiles (ACLU por sus siglas en inglés), dijeron que darle a los oficiales pero no al público la oportunidad de ver el material grabado, mina la rendición de cuentas para el cual están las cámaras destinadas.

La ACLU reiteró el lunes su postura en una carta enviada a la Comisión de la policía, en el que la organización dice que se sigue oponiendo al uso de las cámaras bajo la política aprobada porque "socava la confianza pública que las cámaras deberían estar edificando".

Robert Saltzman, Comisionado de la policía, expresó tener preocupaciones similares en la reunión del martes. Saltzman, que a principios del año votó en contra de la mencionada política, asaltando a preguntas a los oficiales del departamento sobre cuándo podrían los oficiales ver el material y por qué al público no se le permitiría.

"La combinación de esas dos políticas, para mí, es bastante problemática", indicó él.

Al finalizar la audiencia, sin embargo, Saltzman dijo que aunque tenía preguntas sobre la política, creía que las cámaras fueron "una gran idea".

"Esto es algo grandioso", expresó Saltzman.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°