Anuncio
Share

LAUSD deberá pagar $6 millones a dos niños que fueron sexualmente abusados por su maestro

Dos niños que fueron sexualmente abusados por el maestro de primaria del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD). Cada uno recibió $3 millones como compensación.

Un jurado de Los Ángeles deliberó durante sólo unas horas antes de decidir que el distrito escolar debería pagar a los niños mucho más de lo que se les había ofrecido como compensación por el abuso del que fueron parte por Paul Chapel III, un ex maestro de tercer grado en Telfair Elementary en Pacoima. Chapel está cumpliendo una condena de 25 años en prisión después de que en el 2012 fuera sentenciado por actos lascivos contra 13 niños.

El LAUSD aceptó la responsabilidad por contratación negligente, supervisión y retención de Chapel, quien fue acusado de besar y tocar a ambos niños – a uno en los genitales - durante el año escolar 2010-11. Pero se ofreció solamente $490,000 dólares para un niño y un poco menos para el otro. Los abogados de los demandantes solicitaron más de $5 millones para cada uno.

John Manly, abogado de los niños, elogió al jurado y arremetió contra el distrito escolar, diciendo que el LAUSD habría querido resolver el caso por mucho menos dinero.

“Esto es un duro golpe al distrito”, dijo Manly. “Lo que demuestra que los miembros del jurado en esta ciudad no van a respaldar a un distrito escolar que no enfrenta eficazmente a los abusadores”.

Funcionarios del distrito dijeron que estaban revisando el veredicto y que no tenían ningún comentario.

Craig Barnes, representante del distrito, dijo a los jurados que los niños habían terminado su tratamiento médico y que parecían estar bien, con buenas notas académicas, con sueños de convertirse en médicos y con aficiones a la patineta y al baloncesto. La compensación que ofrecieron ayudará a los chicos a pagar por atención médica, tutorías, visitas a universidades, escuela de verano, viajes y a pagar la inscripción en alguna de las mejores universidades, dijo Barnes.

Pero Vince Finaldi, quien también representó a los niños, recordó al jurado que uno de los muchachos testificó que aún tiene recuerdos desagradables y que sufre pesadillas donde Chapel lo persigue y que ya no confía en los profesores. El otro chico, aunque menos dispuesto a hablar sobre el abuso, está ansioso y temeroso de ser secuestrado, dijo el fiscal al jurado.

“Las cicatrices de abuso sexual no van a desaparecer”, dijo Finaldi. “Es como un asesinato emocional de una parte de su vida”.

Manly criticó la estrategia legal del distrito de tratar de atribuir algunos de los traumas de los niños a su ADHD, su dura vida en el barrio de Pacoima y la pérdida de seres queridos.

“Usaron su discapacidad como una espada contra ellos”, dijo.

Un punto clave de la discordia fue la validez de los respectivos expertos en ambas partes.

En su alegato final, Finaldi trató de poner en duda el testimonio de la perito del distrito, Janine Shelby, una especialista en trauma infantil y profesora asociada en el Centro Médico Harbor de UCLA . Shelby dijo al jurado que la investigación sugiere que la mitad de las víctimas de trauma tienden a recuperarse dentro de los primeros tres meses - pero ella reveló bajo interrogatorio juramentado que el estudio incluyó a adultos y que no se limita necesariamente a las víctimas de abuso sexual, dijo Finaldi .

Barnes, por su parte, criticó al experto de los demandantes, el psiquiatra Brian Jacks, de Beverly Hills, por desestimar mucha investigación actual sobre el trauma y basarse en sus propios juicios “especulativos”.

Chapel fue contratado por el LAUSD en 1988 y continuó trabajando a pesar de la detención y juicio penal por el presunto abuso sexual del hijo de sus vecinos en 1997. Ese caso dio lugar a un jurado en desacuerdo y la parte demandante decidió no volver a llevar el caso a juicio. Los funcionarios de educación del estado reinstauraron las credenciales de enseñanza a Chapel.

Sin embargo, varios maestros de la primera escuela en la que trabajó, Andasol Elementary en Northridge y en Telfair se habían quejado de su comportamiento, esto de acuerdo a documentos de la corte. Los maestros dijeron que Chapel colocaba niños en su regazo, cerraba la puerta de su salón de clases cuando había estudiantes dentro durante el almuerzo y recreo, además de intentar llevarlos a viajes de campo no autorizados.

En marzo del 2011, un padre se quejó ante el entonces director de Telfair Elementary, Alfonso Jiménez, acusando a Chapel de besar a los niños y niñas en la clase. Jiménez entrevistó a varios niños y confirmó las acusaciones, pero permitió que Chapel permaneciera en el salón de clases durante seis semanas más, hasta que fue retirado el 15 de abril.

Para más información sobre educación sígame en @TeresaWatanabe.

Traducción Diana Cervantes

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio