Las zonas más pobres de L.A. reciben menos servicio de recolección de basura

Muchas de las zonas más pobres de L.A. reciben menos servicio de basura, muestra un análisis

En una mañana nublada del mes de mayo, los trabajadores de la ciudad recogieron neumáticos abandonados, muebles carbonizados y ropa sucia de un callejón en el sur de Los Angeles.

Los vecinos dijeron que era la primera vez que habían visto a un equipo de saneamiento de la ciudad visitar el callejón localizado en el East 108th Street en más de un año. Una residente dijo que unos clavos pincharon todos los cuatro neumáticos de su sedán después de que condujo a través del callejón. Otro residente le pagó a un contratista para despejar la entrada de un camino bloqueado.

Sus quejas señalan a un problema más amplio hacia lo que muchos consideran ser un servicio básico del gobierno. Desde el 2010, los equipos de saneamiento no han podido responder a más del 20% de las solicitudes de los residentes de Los Angeles para retirar los desechos ilegales de las aceras y los callejones, encontró un análisis del Times.

Los datos muestran que los residentes reciben dramáticamente diferentes niveles de servicio de limpieza de calles dependiendo de la zona donde viven: Más de un tercio de las peticiones para retirar basura de decenas de vecindarios localizados en el centro, noreste y sur de Los Angeles fueron ignoradas mientras que los trabajadores de saneamiento respondieron al 99% de las solicitudes de otras partes de la ciudad.

Mientras que algunas zonas ricas sufrían de mal servicio, la mayoría de los vecindarios con solicitudes insatisfechas eran de bajos ingresos.

Por ejemplo, Venice generó un número similar de solicitudes de recolección de basura como Pico-Union, pero menos del 60% fueron completadas en el vecindario del centro de la ciudad, en comparación con casi todas las solicitudes de la afluente zona del Westside.

Antes de que el equipo de saneamiento visitara el callejón del East 108th Street en el mes de mayo, el callejón había provocado 20 solicitudes de limpieza desde principios del 2014, con sólo dos completadas durante ese tiempo, muestran los registros de la ciudad.

“Estoy acostumbrado a la disparidad del servicio”, dijo Ron Smith, un residente del vecindario circundante de Green Meadows. “Va más allá del servicio. Las personas entienden que ciertas vidas son más valiosas que otras. El Westside recibe más atención y otros lados no. Pero me niego a aceptar eso”.

En respuesta a los resultados del análisis del Times, el alcalde Eric Garcetti dijo el viernes en una declaración que pondría en marcha una investigación interna hacia todas las solicitudes de servicio relacionadas con el vertido ilegal que se encuentran pendientes.

“Me siento decepcionado al saber que, a pesar de nuestros esfuerzos para abordar directamente las desigualdades, los tiempos de respuesta de servicios son inaceptables en partes de la ciudad donde la demanda de servicio es mayor”, dijo Garcetti. “Si es una avería en la tecnología o un retraso por años de negligencia, debemos esforzarnos más”.

Garcetti dijo que dirigirá al personal de tecnología de su oficina a “eliminar el retraso y reducir los tiempos de respuesta de servicio inmediatamente”. El alcalde señaló que su “iniciativa de Calles Limpias”, un programa lanzado esta primavera para darle prioridad a los esfuerzos de limpieza, está destinado específicamente “a asegurar que nuestro más alto nivel de servicio esté dirigido hacia los vecindarios con mayor necesidad”.

Desde que asumió su cargo en julio del 2013, Garcetti ha promocionado una agenda “De Regreso a lo Básico”, y le dio prioridad a los servicios básicos que afectan directamente la calidad de vida y la limpieza de la ciudad. En noviembre, los equipos de saneamiento comenzaron desplegando camiones de Calles Limpias para recoger la basura abandonada después de que el Ayuntamiento presupuestó $5 millones de dólares para limpiar las calles más sucias de Los Angeles.

Desde entonces, los funcionarios de saneamiento dijeron que los trabajadores han recogido más de 5,700 toneladas de basura de callejones y aceras llenas de desechos. También han procurado realizar una mejor asignación de los trabajadores basándose en la necesidad de los vecindarios.

Con una incrementada financiación y reorganización, el rendimiento de la ciudad parece haber  mejorado. Desde que Garcetti asumió el cargo, el 15% de las solicitudes se quedaron sin cumplir en comparación con el 27% de los 2 ½ años anteriores.

Pero los servicios de la ciudad todavía siguen el mismo patrón irregular. Tomen a Van Nuys y Boyle Heights, los cuales tuvieron un número similar de solicitudes. Desde que Garcetti fue elegido, el 30% de las solicitudes de la zona del lado este han estado pendientes en comparación con el 1% del vecindario del Valle.

Kevin James, el presidente de la Junta de Obras Públicas, reconoció las desigualdades pero afirmó que son el resultado de una mayor demanda para trabajadores de saneamiento en algunas zonas.

“Idealmente quieres ampliar el servicio en el mismo nivel, pero no vivimos en ese mundo -- vivimos en un mundo en donde algunas zonas tienen una necesidad más significativa que otras”, dijo James.

Los funcionarios de la ciudad encuentran difícil juzgar qué tan bien los trabajadores están limpiando las calles de Los Angeles. Citando los fallos tecnológicos que han perseguido a la oficina de saneamiento desde el lanzamiento del año pasado de los nuevos programas informáticos para darle seguimiento a las solicitudes de servicio, los funcionarios advirtieron que no podían garantizar la exactitud de los datos recopilados desde el otoño pasado.

Después de que el Times alertó a la agencia de saneamiento de la gran cantidad de solicitudes pendientes para recolección de basura, la oficina le pagó a 20 trabajadores temporales más de $13,000 dólares para visitar al azar varios miles de sitios con solicitudes de hace más de cinco años. Esas visitas, realizadas en junio, encontraron que muchos de esos lugares habían sido limpiados, pero los funcionarios dicen que no saben si los trabajos de limpieza fueron hechos por sus propios empleados u otras personas -- como trabajadores sin fines de lucro o voluntarios del vecindario.

Los problemas de seguimiento de datos llegan en un momento crucial para la agencia de la ciudad.

Para fin de año, el alcalde le ha ordenado a la agencia de saneamiento a construir un catálogo de las condiciones de limpieza de las calle de toda la ciudad. Eso requerirá que un equipo de inspectores examine cada calle y callejón de toda la ciudad y asigne una calificación que será  utilizada para darle prioridad a los esfuerzos de limpieza.

Leo Martínez, quien supervisa la recolección de recursos sólidos para la agencia de saneamiento, dijo que ha hablado con los residentes que se han quejado de que sus callejones no han sido limpiados en años.

La nueva iniciativa debería ayudar a eliminar la acumulación masiva de solicitudes de limpieza de basura, dijo.

“Este alcalde quiere una ciudad limpia”, dijo Martínez. “¿Qué se necesitará para que la ciudad llegue a donde todo el mundo sienta que estamos viviendo en un vecindario bueno y que los servicios están siendo repartidos de forma equitativa a través del tablero? Porque yo estoy en el sur de Los Angeles y no recibo estos servicios, pero si vives en Palisades si los consigues.

El problema del vertido ilegal de desechos ha sido empeorado durante los años por las variaciones burocráticas y los cambios en las prioridades de financiación.

La Agencia de Mantenimiento de Calles conocida como “Bureau of Street Services” una vez estuvo a cargo de la limpieza de los residuos vertidos sobre las calles, pero los fondos destinados para este trabajo fueron eliminados en el verano del 2012. La Agencia de Saneamiento desde entonces ha sido responsable de la recolección de la basura abandonada  cuando los residentes llaman para alertar a la ciudad. Después de que la limpieza de los callejones perdió sus fondos regulares, la basura comenzó a acumularse a través de toda la ciudad.

“En esos dos o tres años, mucho estuvo en el aire y en su mayoría no se proporcionó ningún servicio”, dijo el jefe de la agencia Enrique Zaldivar.

 Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

 

 

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°