Anuncio

La presidenta de UC, Janet Napolitano, reiteró su intención de proteger a estudiantes inmigrantes

En la sesión de la Junta de Regentes en San Francisco, la presidenta de la Universidad de California, Janet Napolitano, reiteró su intención de proteger a los estudiantes que están en el país ilegalmente.

En la sesión de la Junta de Regentes en San Francisco, la presidenta de la Universidad de California, Janet Napolitano, reiteró su intención de proteger a los estudiantes que están en el país ilegalmente.

(Marcio José Sánchez)

La presidenta de la Universidad de California, Janet Napolitano, aseguró a los estudiantes inmigrantes que, a pesar del temor y la incertidumbre sobre las intenciones del presidente Trump, la universidad los protegerá.

“Los rectores de UC y yo hemos reafirmado nuestras intenciones de asegurar que cada rincón de la Universidad de California siga siendo acogedor, seguro e inclusivo para todos”, expresó Napolitano en una reunión de la Junta de Regentes llevada a cabo durante dos días en San Francisco.

Trump firmó órdenes ejecutivas este miércoles para endurecer los controles contra la inmigración ilegal, pero aún no ha actuado para poner fin al programa creado por la administración de Obama que aplazó la deportación de los jóvenes que están en el país ilegalmente. El programa, conocido como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), fue creado por Napolitano cuando se desempeñó como secretaria de seguridad nacional en el gobierno de Obama.

Funcionarios de UC indicaron que tienen la intención de luchar si Trump da por terminado con el programa, lo cual podría poner en peligro a unos 3,700 estudiantes de UC que viven en el país sin documentos legales.

Los regentes planean discutir el “potencial de litigio”, de las posibles respuestas universitarias a las acciones de Trump sobre la inmigración, informó el regente George Kieffer, quien además preguntó a los funcionarios de UC si tales respuestas serían legales. “Sabemos que el nuevo presidente tiene ciertas opiniones sobre la inmigración y DACA... Y nosotros nos opondremos a él de alguna manera. ¿Tenemos fundamentos legales sólidos para algunas de las acciones que vamos a tomar?”, preguntó.

“Todo lo que hagamos será investigado a fondo y fundamentado en la ley”, respondió Nelson Peacock, vicepresidente del sistema universitario para las relaciones entre el estado y el gobierno federal.

Un grupo de trabajo formado por Napolitano el día siguiente de la elección de Trump, en noviembre pasado, trabaja para desarrollar posibles respuestas a cualquier revocación del programa DACA, u otras acciones que podrían dañar a los estudiantes, explicó Julia Friedlander, asesora general adjunta de UC, quien se negó a dar detalles. “Hay una gran preocupación, pero tendremos que ver la letra pequeña”, de cualquier movimiento de Trump antes de responder, dijo. “La universidad tiene un compromiso con la igualdad de oportunidades, y haremos todo lo posible para cumplir con ese compromiso”.

Los funcionarios de la UC anunciaron en noviembre último que se negarían a ayudar a los agentes de inmigración federales, que no entregarán los registros confidenciales de los estudiantes sin órdenes judiciales ni suministrarán información para cualquier registro nacional basado en temas de raza, origen nacional o religión. Pero no declararon a UC como un “campus santuario”.

Paul Monge, alumno designado como regente y estudiante de derecho de UC Berkeley, afirmó que instará a los líderes de la UC a tomar “acciones audaces” para proteger a los inmigrantes en riesgo bajo el gobierno de Trump. También manifestó que si Trump revocara DACA y acabara con el acceso a los permisos legales de trabajo para los estudiantes, la UC de todos modos debería contratarlos. “Perder la autorización para trabajar sería devastador para los estudiantes”, afirmó. “Los tiempos únicos requieren soluciones únicas”.

Para Peacock, no parece que Trump se esté centrando en el programa DACA. El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, afirmó ante los periodistas el martes que el presidente comenzaría primero con el muro en la frontera con México y la deportación de criminales.

En otros comentarios, Napolitano instó a los regentes a aprobar un aumento de matrícula para ayudar a la universidad a mantener su calidad, en medio del aumento de estudiantes y la reducción de los apoyos estatales. “Se necesita más inversión para asegurar que esta generación de estudiantes, y las futuras, reciban la misma calidad de educación que los alumnos del pasado”, expresó.

La Junta de Regentes votó el jueves la propuesta para aumentar la matrícula a $11,502 para el año escolar 2017-2018, que representa un aumento del 2.5%, o $282. La cuota de servicios estudiantiles aumentará en $54, a $ 1,128. El incremento sería el primero del sistema UC desde el año escolar 2010-2011. La ayuda financiera cubriría los aumentos para dos tercios de los casi 175,500 estudiantes universitarios residentes en California.

Los miembros de varios sindicatos que representan a los trabajadores de la UC estuvieron presentes en la reunión, el miércoles, para pedir a los regentes un salario más alto, mejores condiciones de trabajo y un retorno al plan tradicional de jubilación fija, en lugar de un plan estilo 401(k) para los nuevos trabajadores.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio