Anuncio
Share

La muerte a manos de la policía de un abuelo de 73 años, provoca ira y angustia

Rubia Serna es consolada por sus hijos Jesse Serna, a la derecha, y Frank Serna durante el velorio de Francisco Serna, de 73 años.

Rubia Serna es consolada por sus hijos Jesse Serna, a la derecha, y Frank Serna durante el velorio de Francisco Serna, de 73 años.

(Felix Adamo / Associated Press)

La trágica cadena de acontecimientos comenzó el lunes por la mañana, cuando la policía de Bakersfield recibió una llamada al 911 diciendo que un hombre había amenazado a dos mujeres con una pistola.

Las autoridades llegaron a la parte sur de Bakersfield y encontraron a Francisco Serna, de 73 años, saliendo de una casa al otro lado de la calle. Una mujer inmediatamente señaló e identificó a Serna como el hombre que la había amenazado.

La policía dijo que Serna no obedeció la orden de un oficial que le indicó sacar las manos de su bolsillo. El oficial finalmente disparó siete veces, impactándolo en cinco ocasiones, según el informe del médico forense.

Cuando las autoridades registraron el cuerpo de Serna, no encontraron un arma. En cambio, recuperaron un oscuro crucifijo de madera. Los miembros de la familia revelaron más tarde que Serna sufría de las primeras etapas de la demencia.

La muerte de Serna ha provocado enojo y dolor en Bakersfield y la exigencia de una investigación federal sobre el caso.

Lyle Martin, que recientemente fue nombrado jefe de policía de Bakersfield, dijo que la policía está consciente de que la muerte de Serna ha sacudido profundamente a la ciudad.

“Este es un incidente muy trágico para su familia, para esta comunidad y para el Departamento de Policía”, dijo.

La muerte de Serna es el último de una serie de incidentes en los que la policía mató a personas desarmadas este año en los Estados Unidos. El caso también llega en un momento en que las agencias policiales están tratando de mejorar la forma en que manejan incidentes que involucran a personas con enfermedades mentales.

La policía de Bakersfield había visitado la casa de Serna ocho veces antes del tiroteo del lunes, y la mitad de las visitas fueron falsas alarmas de robo, dijo un portavoz de la policía. Su hijo, Rogelio Serna, le dijo a Los Angeles Times que su padre se confundía y activaba una alarma médica que provocaba la llegada de la policía.

Francisco Serna empezó a mostrar signos de demencia desde el año 2015 y ocasionalmente experimentaba delirios, dijo su hijo. Sus síntomas parecían más pronunciados en el último mes, recordó.

Unas ocho horas antes del tiroteo, un vecino le dijo a la policía que Serna estaba golpeando la puerta y las ventanas del vecino. El hombre dijo que Serna le agarró la mano, luego intentó arrastrarlo afuera y lo desafió a una pelea, dijo la policía.

El vecino dijo también que Serna mantuvo una mano en el bolsillo y actuó como si tuviera una pistola, aunque el vecino nunca vio un arma, dijo la policía.

Los familiares dijeron que creen que la muerte de Serna podría haberse evitado. Diferentes grupos comunitarios pidieron un mejor entrenamiento policial, una mayor transparencia en las investigaciones y una mayor diversidad en el departamento.

“Es difícil aceptar que la vida de nuestro padre terminó de manera brutal, abrupta y con violencia excesiva”, dijo un comunicado de la familia. “Sentimos que nuestro padre nos fue arrebatado en un momento en que nuestra familia debería estar celebrando las fiestas, los cumpleaños y los recuerdos familiares”.

Serna había trabajado en una plantación de algodón en McFarland, California, durante años y se retiró a mediados de los años 2000, dijo su hijo. Rogelio Serna dijo que sus padres se mudaron a Bakersfield hace unos ocho años, dejando la ciudad de Wasco para poder estar más cerca de sus hijos.

Mi papá no tenía un arma. Él era un abuelo retirado de 73 años, viviendo su vida ", dijo Rogelio Serna. “Debería haber estado rodeado de su familia, no de balas”.

En una vigilia el martes por la noche, la portavoz familiar, Cyndi Imperial, dijo que los familiares de Serna habían solicitado una investigación por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. También han pedido al fiscal general de California que designe a un investigador independiente.

El episodio comenzó a las 12:35 a.m., cuando una mujer llegó a su casa en la cuadra 7900 de Silver Birch Avenue – la misma cuadra donde vivía Serna - y comenzó a sacar unos objetos del vehículo de un amigo, dijo el jefe de policía.

Serna se acercó a la mujer, se puso detrás de ella y le hizo preguntas sobre el barrio.

Durante el intercambio de palabras, Serna tenía una mano en el bolsillo, dijo Martin. La mujer le dijo a la policía que vio un objeto de mango negro o marrón en su chaqueta y que creía que era un arma de fuego. Ese objeto era el crucifijo recuperado más tarde por las autoridades.

El amigo de la mujer abrió la puerta trasera del coche y permitió que Serna mirara adentro.

La mujer corrió hacia su casa y le dijo a su marido que llamara a la policía.. El marido le dijo a un despachador del 911 que un hombre afuera tenía un revólver y la había sacado, dijo el jefe.

Dos oficiales de policía respondieron justo después de las 12:40 a.m.

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio