Anuncio

Volkswagen llega al mayor acuerdo legal de una automotriz en la historia de EE.UU.

Un exhibidor de Volkswagen en el Salón Internacional del Automóvil, el 23 de marzo pasado.

Un exhibidor de Volkswagen en el Salón Internacional del Automóvil, el 23 de marzo pasado.

(Los Angeles Times)

Un juez federal aprobó un acuerdo por $14.700 millones en el caso de los engaños por emisiones, el mayor arreglo legal de una automotriz en la industria de los EE.UU.

La operación, aprobada este martes, proporcionará a cerca de 475,000 propietarios de vehículos Volkswagen y Audi con motores diesel de dos litros la oportunidad de que la firma recompre sus automóviles o los modifique, y buscar compensación adicional en dinero.

El juez de distrito Charles Breyer, en San Francisco, quien supervisó el pleito contra el fabricante de automóviles alemán, aprobó el acuerdo que fue propuesto en julio. El magistrado afirmó que la compensación fue “justa, razonable y adecuada”.

El caso de VW estalló hace un año, cuando la firma admitió que había instalado dispositivos “tramposos” en los autos diesel entre 2009 y 2015, que permitían que los motores liberen menos contaminantes durante las pruebas de emisiones que durante su uso normal en carreteras.

El escándalo involucró cerca de 600,000 coches en los EE.UU., incluidos 71,000 de California, y 11 millones de vehículos Volkswagen en todo el mundo.

La automotriz informó este martes que comenzará a aplicar la solución inmediatamente y que contratará a 900 personas para asistir con las recompras; la empresa pondrá a disposición un empleado especialista en este tema en cada uno de sus 652 concesionarios de los EE.UU.

El fabricante también tiene un sitio web, www.vwcourtsettlement.com, con detalles acerca de la solución y las instrucciones para las personas que posean o renten a largo plazo (lease) coches afectados. Los términos del acuerdo y una lista de vehículos implicados también están disponibles en el sitio.

El acuerdo es “un hito importante en nuestro camino para hacer las cosas bien en los EE.UU.”, señaló Hinrich Woebcken, presidente ejecutivo de Volkswagen Group of America Inc., en un comunicado.

Bajo el acuerdo, los propietarios de determinados vehículos diesel de dos litros hechos por Volkswagen entre 2009 y 2015 recibirán entre $12.500 y $44,000 de part de la automotriz, por la recompra de sus coches. Los arrendamientos de dichos vehículos podrán darse por finalizados sin penalización, y los arrendatarios también podrán solicitar compensaciones en efectivo.

En lugar de pedir la recompra de sus automóviles, los conductores también pueden optar por la posibilidad de que Volkswagen los modifique para que cumplan con las normas de emisiones, una vez que su método sea aprobado por la Junta de Recursos del Aire de California y la Agencia de Protección del Medio Ambiente. Los funcionarios federales señalaron que tal modificación no existe todavía, y que la empresa está trabajando en una solución.

Independientemente de si el conductor elige la opción de recompra o la modificación, los propietarios también recibirán un pago en efectivo de al menos $5,100 y hasta $10,000, dependiendo del modelo. Los 475,000 coches afectados por el acuerdo incluyen los populares Beetle, Golf, Jetta y Passat. Algunos Audi A3 también están cubiertos.

El acuerdo no cubre cerca de 90,000 vehículos con motores de tres litros que también tenían el software engañoso. Volkswagen, los reguladores y los abogados de consumidores aún están negociando una posible solución para estos automóviles.

En total, Volkswagen gastará $10,000 millones para comprar o modificar los VW y Audi diesel 2.0 en el país. La cifra final dependerá de cuántos propietarios aprovechen la oferta.

Volkswagen también pagará $2,700 millones a un fideicomiso para apoyar programas ambientales y reducir emisiones, y destinará $10,000 millones durante un plazo de diez años para invertir y promover los vehículos con cero emisiones.

El fabricante logró tres acuerdos separados pero relacionados entre sí: el primero con el Departamento de Justicia de los EE.UU., la oficina del fiscal general de California, la Junta de Recursos del Aire de California y la EPA; el segundo con la Comisión Federal de Comercio, y el tercero con los propietarios. Los acuerdos se desarrollan en paralelo.

La solución “pone en marcha un proceso público que desarrollará una serie de proyectos para mitigar los efectos perjudiciales del smog para la salud”, afirmó Mary Nichols, presidenta de la Junta de Recursos del Aire de California, en un comunicado.

Elizabeth Cabraser, la abogada principal de oficio para los consumidores de VW, aseguró “estamos muy contentos de que la corte haya otorgado aprobación final a este acuerdo histórico, que mantiene a Volkswagen como responsable por

su conducta ilegal y por abusar de la confianza de los consumidores”. La letrada explicó que antes de que los clientes elijan entre la recompra o la modificación de sus vehículos, serán notificados con la divulgación completa de los posibles efectos sobre la eficiencia del combustible y el rendimiento del coche.

A finales del mes pasado, Volkswagen acordó pagar a sus distribuidores estadounidenses hasta $1,200 millones para compensarlos por las pérdidas sufridas como consecuencia de este escándalo. Se espera que los distribuidores reciban cerca de $1.85 millones cada uno, pero éstos pueden optar por no participar de la operación conjunta y llevar a cabo sus propias demandas contra Volkswagen. Aún falta que un juez apruebe el acuerdo antes de que pueda entrar en vigor.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí


Anuncio