Anuncio
Share

La educación financiera debe ser parte de la red de apoyo social del Condado de L.A.

Miles de residentes del Condado de Los Ángeles utilizan regularmente los servicios de prestamistas de dinero rápido o cobro de cheques. En la imagen, un cliente aguarda en línea en la oficina de un prestamista en Van Nuys, en 2010.

Miles de residentes del Condado de Los Ángeles utilizan regularmente los servicios de prestamistas de dinero rápido o cobro de cheques. En la imagen, un cliente aguarda en línea en la oficina de un prestamista en Van Nuys, en 2010.

(Los Angeles Times)

El Condado de Los Ángeles proporciona una “red de apoyo” para millones de residentes con problemas financieros debido a inconvenientes personales como la pérdida del empleo, una enfermedad, un accidente, o simplemente la expansión de la persistente pobreza. Esta red requiere de constantes refuerzos y remiendos, porque muchos otros sistemas de contención -provistos por el gobierno federal, la filantropía privada y una economía con abundantes trabajos- han dejado de funcionar.

Aproximadamente un tercio de los residentes del condado temen estar al borde del hambre o la falta de vivienda, según una encuesta realizada este año por Luskin School of Public Affairs, de UCLA. Casi la mitad de ellos carecen de suficientes ahorros o activos para mantenerse por encima del límite de la pobreza durante tres meses en caso de perder un trabajo.

Mientras tanto, casi tres de cada 10 residentes del condado no están ‘bancarizados’, lo cual significa que no poseen cuentas de cheques o de ahorros, o que aun contando con ellas dependen de los prestamistas de dinero rápido o el cobro de cheques adelantado para salir adelante. Al hacerlo, una porción de sus ingresos -que debería construir sus ahorros- se limita a financiar sus pagos. Esto, a su vez, implica que más gente caiga todo el tiempo por el precipicio y deba ser atendida por esta red.

¿Qué pasaría si el condado, además de mantener su red de contención en buen estado, trabajara para mantener a tanta gente alejada del precipicio financiero? Los gobiernos de otros condados, entre ellos San Francisco, y lugares como Seattle y Nueva York, han creado oficinas de capacitación financiera, que conectan a las personas que viven al día con servicios que los ayudan a construir ahorros y desarrollar una economía más inteligente.

A comienzos de este año, la Junta de Supervisores de L.A. comenzó a estudiar un programa similar aquí, para ser coordinado por el condado pero financiado en parte por un préstamo de Citi Community Development y por el ya existente presupuesto del Departamento de Asuntos del Consumidor. Es una buena idea; la junta debe seguir adelante con su plan y aprobar una prueba piloto por dos años del Centro de Capacitación Financiera (Center for Financial Empowerment).

Se trata de la creación de riqueza, no de la transferencia de ésta. En algunos casos, es tan simple como advertir a las personas que pueden mantener miles de dólares en sus bolsillos mediante el uso del Crédito Fiscal por Ingresos y el nuevo crédito estatal análogo. También es cuestión de conectar a la gente con la instrucción que necesitan para crear fondos para la universidad, o para iniciar y sostener un pequeño emprendimiento. El condado está en una posición única de coordinar los servicios que ya están disponibles, pero que no son suficientes, son desconocidos o inaccesibles para quienes más los necesitan.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio