Anuncio
Share

Investigan a la policía de San Francisco por brutalidad y uso excesivo de fuerza

El jefe de la policía de San Francisco, Greg Suhr, durante una reunión de la Comisión de Policía de la ciudad, el miércoles 9 de diciembre de 2015.

El jefe de la policía de San Francisco, Greg Suhr, durante una reunión de la Comisión de Policía de la ciudad, el miércoles 9 de diciembre de 2015.

(Jeff Chiu / AP)

El Departamento de Justicia de Estados Unidos investigará al Departamento de Policía de San Francisco, que recientemente estuvo bajo la lupa tras haber disparado contra un joven afroamericano y por otro incidente en el que agentes mandaron mensajes de texto racistas y homofóbicos.

Representantes del departmento anunciarían los detalles de la investigación el lunes por la tarde. No se ha revelado en qué se enfocará la investigación.

En diciembre, oficiales de policía de San Francisco le dispararon y mataron a un joven afroamericano de 26 años, quien estaba armado con un cuchillo.

La muerte de Mario Woods fue grabada en un teléfono celular y ha provocado protestas en la ciudad. El sábado, cientos de personas marcharon en las calles, pidiendo el despido del jefe de la policía de San Francisco, Greg Suhr.

John Burris, abogado de la familia de Woods, dijo que pidió al Departamento de Justicia que investigara a los cinco agentes que le dispararon al joven. Él argumenta que actuaron como “pelotón de fusilamiento”.

“Esta es una oportunidad de oro para que todos observen al Departmento de policía de San Francisco”, dijo Burris en una conferencia de prensa.

Se esperaba que Suhr estuviera presente en la conferencia de prensa de lunes, así como el alcalde de San Francisco, Edwin Lee; también Brian Stretch, representante del Departamento de Justicia para el distrito norte de California; y Ronald Davis, director de la Oficina de Servicios de Vigilancia Orientados a la Comunidad del departamento.

En diciembre, un juez también determinó que los agentes que intercambiaron mensajes de texto de contenido racista y homofóbico, podían conservar su trabajo porque el Departamento de policía había tardado demasiado en abordar el asunto.

La decisión causó descontento y los agentes dijeron que apelarían la decisión.

“El hecho de que San Francisco se vea forzado a retener agentes de policía que demostraron racismo explícitamente, tendrá consecuencias para la reputación del departmento, la correcta administración de la justicia, y la confianza de la comunidad en la policía”, dijo el fiscal de distrito, George Gascon, después de la resolución.

En 2001, escándalos en el Departamento de policía de Los Ángeles motivaron al Departamento de Justicia a imponer una sentencia convenida al atribulado departamento.

La sentencia se tradujo en decenas de importantes reformas que la agencia de policía tuvo que implementar, así como frecuentes auditorías y monitoreos de la corte federal.

El castigo finalmente fue levantado en el 2009.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio