Anuncio
Share

Inquietud en el sector turismo de California por los cambios al programa de visas

La presidenta del Comité de Inteligencia del Senado Dianne Feinstein (D-California) hablando en Capitall Hill, en Washington.

La presidenta del Comité de Inteligencia del Senado Dianne Feinstein (D-California) hablando en Capitall Hill, en Washington.

(J. Scott Applewhite / Associated Press)

El jefe de un grupo que representa a las organizaciones de turismo de California, dice que está preocupado de que la industria de turismo, de más de $117 mil millones de dólares, del estado, podría verse afectada por un plan para cambiar un programa de visas tras los ataques terroristas en París.

La senadora Dianne Feinstein, D -California, dijo en una conferencia de prensa realizada la semana pasada que ella y el senador Jeff Flake, R-Arizona, después del Día de Acción de Gracias planean introducir una legislación que le prohibiría a cualquier persona que haya viajado a Siria o Irak en los últimos cinco años viajar a los Estados Unidos sin una visa tradicional.

Los recientes ataques terroristas en París han centrado la atención sobre el Programa de Exención de Visa, que existe desde hace casi 30 años, el cual le permite a las personas de 38 países, en su mayoría europeos, a visitar los Estados Unidos sin visas.

Los países participantes tienen que cumplir con las normas de seguridad, incluyendo la selección de los aspirantes con sus propias bases de datos de seguridad y el uso de documentos de viaje estandarizados, los cuales en algunos casos incluyen los datos biométricos del viajero. Más de 20 millones de personas utilizan el programa anualmente.

Los partidarios dicen que el programa requiere estándares más altos que el programa de visa normal y requiere más intercambio de inteligencia con los Estados Unidos. Los críticos dicen que deja la seguridad en las manos de otros gobiernos.

La presidenta de la Asociación de Viajes de California, Barbara Newton, y los líderes de varios consejos de turismo de California ya estaban en Washington para una reunión de la Asociación de Viajes de Estados Unidos cuando la noticia sobre la legislación se empezó a escuchar. Fueron al complejo del Capitolio para hablar sobre sus inquietudes con el personal de Feinstein antes de la conferencia de prensa

“Ciertamente apoyamos la seguridad y la protección de nuestros ciudadanos y de todas las personas alrededor del mundo”, dijo Newton por teléfono esta semana. “Pero no queremos que el gobierno haga algo que perturbe los negocios y los viajes”.

Un informe realizado en abril del 2015 para Visit California y la Oficina de Desarrollo Empresarial del gobernador estimó que el turismo atrajo más de $117 mil millones en gasto directo y $9 mil millones 300 mil en impuestos locales y estatales en el 2014.

“Obviamente, en California estamos muy preocupados por esta conversación y estamos asegurándonos de que las personas no actúen precipitadamente”, dijo Newton.

Varios países elegibles para la Exención de Visa, como Australia y Japón envían turistas internacionales a California, dijo. China, la fuente No. 1 de los viajes internacionales a California, no es parte del programa. California recibió cerca de 16 millones 500 mil visitantes internacionales en el 2014, de acuerdo a un informe de July Travel and Tourism elaborado para Visit California.

Newton dijo que las nuevas barreras para el turismo internacional afectarían a los restaurantes, a las empresas de alquiler de automóviles, los resorts e incluso a la recaudación de impuestos locales.

“Ha sido una gran y creciente parte del turismo y es absolutamente esencial para nuestro éxito como estado”, dijo.

El presidente de la Autoridad de Turismo de San Diego, Joe Terzi, dijo que los cambios propuestos por Feinstein y Flake son “muy agresivos” y que los funcionarios de viajes de California solicitaron la reunión para asegurarse de que los cambios sean para la seguridad pública, no sólo por temor sobre el programa.

“Entendemos que la seguridad es de primordial importancia... pero también queríamos asegurarnos de que la Senadora entendiera el gran impacto que tiene el turismo en nuestras comunidades”, dijo.

Jonathan Grella, el vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Viajes de Estados Unidos hizo eco de sus preocupaciones. En una declaración del 19 de noviembre instó al Congreso a abordar cualquier cambio deliberadamente.

“En los asuntos cruciales de seguridad por encima de todos los demás, el Congreso está obligado a ser tan clarividente y deliberativo como sea posible, y no caer presa de la respetada tradición de las reacciones exageradas, emocionales y apresuradas”, dijo. “Estamos preocupados de que los críticos [Programa de Exención de Visa] no están tomando el tiempo apropiado para escuchar a los expertos en seguridad, quienes mayoritariamente ensalzan los beneficios de seguridad del programa”.

La representante Zoe Lofgren (D-San Jose) dijo el lunes por teléfono que podría haber espacio para hacer cambios en el programa.

Por ejemplo, el saber si los países califican para la exención depende del porcentaje de solicitudes de visado que niega, “el cual básicamente no tiene mucho sentido como un criterio”, dijo Lofgren.

Y, la información biométrica de los visitantes no es revisada hasta que llegan a los Estados Unidos, en lugar de antes de que se suban a un avión, dijo.

Lofgren dijo que es razonable pedirles a más visitantes internacionales que pasen por el proceso de solicitud de visa normal.

Las personas que quieren viajar desde México deben tener una reunión en persona en un Consulado de Estados Unidos, pero aquellas personas procedentes de la mayoría de los países europeos sólo tienen que llenar una solicitud en línea.

“La mayoría del mundo tiene que ir y realizar una entrevista personas para conseguir un visa”, dijo Lofgren. “No es un reto insuperable”.

Feinstein, la demócrata más importante en la Comisión Selecta de Inteligencia del Senado, dijo durante la conferencia de prensa que reconoce que el programa es importante para los negocios y el turismo.

“Pero también creo que es el punto débil de nuestras políticas de seguridad nacional”, dijo. “Los terroristas podrían aprovecharse del problema, podría viajar de Francia a Siria como lo han hecho 2,000 combatientes, regresar a Francia, utilizar el programa de exención de visa y sin más trámites entran en los Estados Unidos”, dijo.

Feinstein dijo que el número de pasaportes perdidos o robados disponibles en el mercado negro demuestra por qué es necesario un mayor escrutinio.

La propuesta de ley de Feinstein también requiere de información adicional, como las huellas dactilares y las fotografías de los viajeros antes de su llegada en los Estados Unidos. Todas las personas utilizando el Programa de Exención de Visa tendrían que tener un pasaporte con un chip electrónico para almacenar los datos biométricos.

El programa necesita continuar operando, dijo el secretario de seguridad nacional Jeh Johnson, el domingo en el programa de NBC “Meet the Press”, pero pueden ser necesarios los cambios.

“Es un programa muy popular que las personas utilizan casi todos los días. Pero hay mejoras de seguridad que hemos hecho y debemos evaluar si se necesita hacer más y estoy feliz de tener esa conversación con nuestros amigos en el Congreso, también están interesados en esto.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio