Anuncio
Share

Huntington Memorial informó que cumplirá con la ley de muerte asistida, al menos por ahora

Los directores médicos de Huntington Memorial Hospital, en Pasadena, votaron una opción de exclusión de la ley de muerte asistida que entra en vigor esta semana. Sin embargo, es el directorio el que debe tomar una decisión final.

Los directores médicos de Huntington Memorial Hospital, en Pasadena, votaron una opción de exclusión de la ley de muerte asistida que entra en vigor esta semana. Sin embargo, es el directorio el que debe tomar una decisión final.

(Michael Owen Baker)

El hospital Huntington Memorial, en Pasadena, participará de la ley de suicidio asistido en California, cuando ésta entre en vigor, este jueves. Pero, en el futuro, esto podría cambiar.

Tal como se informó el mes pasado, los líderes médicos del centro de salud habían votado para que sus cientos de doctores y personal afiliado pudieran excluirse de la Ley para la Opción del Fin de la Vida, que le permite a los médicos prescribir medicamentos para acelerar la muerte de los adultos con enfermedades terminales.

Se esperaba que la junta directiva del hospital se expidiera acerca de la decisión de exclusión en su reunión del 26 de mayo pasado. Pero los altos mandos de Huntington buscan ahora proceder con extrema cautela, ya que el polémico asunto alcanzó conocimiento público.

“Es poco probable que Huntington Hospital tome una decisión respecto de su participación en el marco de la ley antes del 9 de junio, cuando ésta entre en vigor”, señaló Derek Clark, vocero de la institución sanitaria, a través de un correo electrónico. “Estamos en un proceso de reflexión y deliberación, y por ello no vamos a limitarnos a una línea de tiempo establecida”. Por el momento, remarcó, “Huntington Hospital cumplirá plenamente con la ley en relación con sus pacientes, y asegurará que ellos sean conscientes de todas las opciones para el fin de la vida y los cuidados paliativos que están disponibles, tanto de parte de nuestro hospital como de otros proveedores”.

Según una fuente con información privilegiada, a los doctores de Huntington se les comunicó que el directorio “ha remitido el asunto a un comité ad hoc para un mayor estudio del tema”.

La Ley para la Opción del Fin de la Vida, que se basa en la Ley de Muerte Digna de Oregón, permite a los médicos recetar medicación para acelerar la muerte de los adultos diagnosticados con enfermedades terminales y quienes tienen seis meses o menos de vida. El paciente debe ser capaz de ingerir el medicamento por sus propios medios.

Se espera que la mayoría -o la totalidad- de los hospitales religiosos en California rechacen la norma, por razones morales. Para instalaciones seculares, como Huntington, la pregunta es si ayudar a un paciente a poner fin a sus días es éticamente coherente con el compromiso de proteger el bienestar de las personas.

“Los hospitales están luchando para determinar cómo responder ante la ley”, afirmó Felicia Cohn, profesora de medicina de la Universidad de California, Irvine, quien también es directora de medicina bioética de Kaiser Permanente en el condado de Orange. “Hay sentimientos muy fuertes para todos los actores de este tema”, afirmó.

Kaiser respetará la medida, aseguró Cohn, pero le permitirá a los médicos excluirse. Sutter Health y UCLA han adoptado posturas similares. Sin embargo, Cohn expresó que Huntington no es el único hospital laico en dar señales mezcladas acerca de sus intenciones. “Hay tantas preguntas, tantos ‘qué ocurriría si…’, tantas preocupaciones”, dijo. “Creo que muchos hospitales en todo el estado afrontan dificultades parecidas”.

Tim Rosales, vocero de la organización Californianos Contra el Suicidio Asistido, señaló que no se sorprendió al ver apretones de mano entre los operadores de los hospitales seculares. “La industria de la salud está muy dividida en este tema”, aseguró. “La ley permite a los médicos y a los centros sanitarios eximirse de su práctica, y creo que muchos de ellos lo harán”.

En abril pasado, los directivos de Huntington aprobaron una modificación a una regla del hospital que decía: “Huntington Hospital ha elegido no participar de la ley, y por lo tanto ninguno de sus empleados, contratistas independientes u otras personas y entidades que trabajan en o con el hospital pueden participar de actividades vinculadas con la norma dentro de las instalaciones de esta institución, o mientras actúan dentro del alcance de cualquier relación laboral o contractual con Huntington Hospital”.

Cohn especuló con que la cláusula de exclusión generalizada podría haber tenido la intención de proteger a más de 800 médicos afiliados del hospital de tener que explicar a los pacientes terminales que no recibirán su ayuda bajo los términos de la nueva ley.

Matt Whitaker, director estatal para California del grupo de defensa de la muerte asistida Compassion & Choices, expresó que la dificultad para hospitales como Huntington no es que no están seguros acerca de qué es lo correcto, sino el miedo a lo desconocido. “Esto es totalmente nuevo”, dijo Whitaker. “La gente no sabe qué esperar. Hemos visto en otros estados que, una vez que los hospitales comprenden las experiencias de sus pacientes bajo una ley de este tipo, se logra una mayor comodidad con ella”.

Las sillas de ‘Oldchella

Otra actualización: se informó en días pasados que el organizador del festival de música Desert Trip -mordazmente apodado ‘Oldchella’, debido a la edad de las bandas de rock convocadas- había prohibido a los poseedores de boletos de admisión general llevar sillas y mantas al espectáculo.

La decisión no fue bien recibida por el público -también adulto- quien previamente había recibido la confirmación en línea de que no tendrían que sentarse en el suelo durante los tres días del evento, que se realizará en dos fines de semana consecutivos de octubre.

Finalmente, la feliz noticia es que, luego de que saliera a la luz el cambio de opinión del organizador, Goldenvoice se ha retractado. “Hemos escuchado fuerte y claro”, dice el email que la compañía comenzó a enviar a quienes compraron sus boletos, acerca de la política de ‘ni sillas ni mantas’. “Se permitirá el ingreso con pequeñas mantas y sillas con respaldo bajo, en áreas designadas del campo. Pedimos disculpas por la confusión causada con nuestra decisión anterior”.

Lindsay Lyons, vocera de Goldenvoice, prefirió no hacer comentarios al respecto, pero envió por correo electrónico una captura de pantalla del sitio web de ‘Desert Trip’ donde se reconoce esta política más complaciente. También proporcionó algunos ejemplos aceptables de ‘sillas de respaldo bajo’.

Entre los artistas que serán parte del show ‘Desert Trip’ se encuentran Paul McCartney, the Rolling Stones, Bob Dylan, The Who, Neil Young y Roger Waters.

¡A rockear!

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio